16 de agosto de 2022

LAS PASO DEL DOMINGO QUE VIENE EN SANTA FE ADQUIEREN UN INTERÉS ESPECIAL EN EL ESCENARIO POLÍTICO

El turno electoral plantea como certeza una escasa rivalidad interna. Sólo habrá competencia electoral en el Frente Progresista, entre Lifschitz y Barletta, y en el Frente Renovador, entre Cachi Martínez y Eduardo Buzzi. El peronismo y Pro presentaron un solo candidato

73157En el último tramo de la campaña electoral en Santa Fe se rompió el cerco provincial. Y las PASO adquirieron una tonalidad diferente, con el desembarco de los candidatos presidenciales del Frente para la Victoria, Pro y el Frente Renovador. Después de la victoria del kirchnerismo en Salta, las PASO en Santa Fe, junto con Mendoza, se convierten en un segundo round para los presidenciables.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, visitó anteayer esta provincia para respaldar a Omar Perotti y hoy volverá a estar por un par de horas en Rosario para caminar por la peatonal junto al rafaelino. Mauricio Macri realizó un raid por radios y canales de TV donde su voz se escuchó mucho más que la de Miguel Del Sel. Sergio Massa hará lo mismo hoy con el postulante a la intendencia, Alejandro Grandinetti. El Frente Progresista, que gobierna el distrito, quedó huérfano de un anclaje nacional, después de que Hermes Binner bajara su postulación.

Las PASO del domingo próximo en Santa Fe se transformarán en una fotografía en alta definición que mostrará cómo se configura un escenario político particular.

El Frente Progresista pone en juego, con el duelo entre Miguel Lifschitz y el radical Mario Barletta, su continuidad tras las gestiones consecutivas de Binner y Antonio Bonfatti. Pro buscará con Del Sel hacer pie en una provincia cuyo resultado puede ser un envión para la aspiración presidencial de Macri. Y Perotti tratará de evitar que la elección se polarice para llegar a ser competitivo en las generales del 14 de junio, con el optimismo -según su visión- de un crecimiento sostenido.

El turno electoral plantea como certeza una escasa rivalidad interna. Sólo habrá competencia electoral en el Frente Progresista, entre Lifschitz y Barletta, y en el Frente Renovador, entre Cachi Martínez y Eduardo Buzzi. El peronismo y Pro presentaron un solo candidato.

Las encuestas coinciden en la presencia de un alto número de indecisos. Los distintos sondeos los ubican entre 20 y 30% del electorado. Todos los candidatos a gobernador engranaron a la seguridad como eje de la campaña.

Todos los sondeos coinciden en que Lifschitz le ganará al radical Barletta. Las miradas en el Frente Progresista están depositadas con atención en la suma de los votos de ambos candidatos, que aspiran a sacarle una luz de ventaja a Del Sel. La preocupación se centra en qué camino tomará Barletta después de las PASO, con el telón de fondo del acuerdo nacional entre Pro y la UCR, que en Santa Fe no tuvo mucho impacto por el peso de la alianza electoral con el socialismo, que lleva más de 20 años. Pero el ex intendente santafecino no ha sido explícito y dejó sembradas ciertas dudas sobre el futuro.

En Pro aspiran a que Del Sel sea por primera vez el candidato más votado. El ex Midachi ya dejó de ser una sorpresa electoral y tiene otras responsabilidades. Su estrategia en el último tramo de la campaña fue mostrarse junto a los cuadros técnicos que le aportó Macri y hablar menos en público. El atributo de su espontaneidad se desdibujó con desaciertos que lo llevaron a tener que explicar los chistes. En Pro aspiraban a que Carlos Reutemann tuviera una participación más activa en la campaña.

Perotti, candidato del Frente Justicialista para la Victoria, tiene el desafío de amalgamar al peronismo y transformarse en una opción competitiva, sin los límites del kirchnerismo más puro. El rafaelino debe superar el 20% para evitar que se polarice la elección general entre Lifschitz y Del Sel. Hasta ahora no cuenta con un respaldo explícito de la Casa Rosada, una condición que lo excluye del uso del aparato kirchnerista. En cambio, sí aprovecha el apoyo de Scioli, quien a último momento declaró su respaldo.

En el Frente Renovador la pelea será por un umbral muy bajo. Martínez y Buzzi tercian por absorber los disconformes con Pro y el peronismo. Ante la debilidad de los postulantes, Massa apuesta a los candidatos en Santa Fe y Rosario, con Alejandro Grandinetti como candidato a intendente.Fte.lanación