viernes 1 de marzo de 2024 08:58:35

MÁXIMO KIRCHNER PRESENTÓ UN PROYECTO DE LEY PARA EVITAR UNA EVENTUAL PRIVATIZACIÓN DE AEROLÍNEAS ARGENTINAS

Actualmente, la compañía de bandera es presidida por Pablo Ceriani, un dirigente de La Cámpora, espacio liderado por el propio Máximo

El Diputado Nacional Máximo Kirchner, presentó este martes un proyecto de ley que apunta a prohibir la transferencia de las acciones de Aerolíneas Argentinas sin la autorización del Congreso Nacional. A través de una modificación de la Ley 26.466, el presidente del PJ Bonaerense se busca blindar la compañía de bandera para hacer mucho más difícil cualquier intento de privatización.

La iniciativa establece “la prohibición de la transferencia de las acciones sin la autorización del Congreso de la Nación votada por las dos terceras partes de sus miembros”. “En el contexto actual, donde los candidatos de Juntos por el Cambio y La Libertad Avanza hablan de privatizar empresas públicas, entre ellas Aerolíneas Argentinas, resulta prioritario garantizar su protección”, argumentan cerca del líder de La Cámpora, según NA.

La presentación de este proyecto ocurre apenas horas después del acto en Ezeiza donde la vicepresidenta Cristina Kirchner y el ministro de Economía y precandidato presidencial de Unión por la Patria, Sergio Massa, defendieron el rol que juega la aerolínea estatal en el mercado aerocomercial del país en términos de conectividad y federalismo.

Aerolíneas Argentinas y su privatización en los 90

Aerolíneas Argentinas fue un caso testigo de las privatizaciones en la década del 90, siendo vaciada por el Grupo Marsans que había dejado de invertir pese a ganar ingentes fortunas por las operaciones de vuelo. Hacia 2008, con la empresa en bancarrota, el Estado argentino tuvo que hacerse cargo del pago de los salarios de los trabajadores de Aerolíneas Argentinas y también del combustible de los aviones.

En esa situación límite, el gobierno de Cristina Kirchner tomó la decisión estratégica de recuperar la compañía aérea mediante su estatización, aprobada tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. Finalmente, el 17 de diciembre de 2008 se sancionó la Ley 26.466, declarando de utilidad pública y sujetas a expropiación las acciones de las empresas del grupo.

Los fundamentos del proyecto de Máximo Kirchner

En los fundamentos del proyecto de Máximo Kirchner se señala que “si bien la Ley 26.466 declara la utilidad pública de las acciones de Aerolíneas Argentinas S.A., no previó un mecanismo que limite la transferencia de aquellas acciones, por lo que es necesario establecer el alcance de dicha utilidad y plasmar una de las voluntades de la ley – o el espíritu o finalidad”.

“En el marco de la campaña electoral, los principales candidatos a la Presidencia de la nación (-Javier- Milei, -Horacio Rodríguez- Larreta y -Patricia- Bullrich) han dejado en claro sus pretensiones privatizadoras, de ajuste y quita de subsidios en relación con Aerolíneas Argentinas. Se trata de discursos irresponsables, alejados de la mirada estratégica y de la realidad de la empresa”, subraya el texto de la iniciativa.

En este marco, el proyecto de ley impulsado por Kirchner pretende proteger la empresa, ahuyentar a los “fantasmas privatizadores” y “poner límites a quienes disfrazados de eficientes gestionadores privados lo único que han hecho es utilizar al Estado como la fuente de financiamiento de pingües negocios personales en detrimento de nuestro país y de los argentinos y argentinas”.

“Una vez más, pretenden convencer a los argentinos y argentinas con falacias basadas en argumentos que ya esgrimieron durante los años ‘90 y que permitieron la privatización de empresas que gestionadas por el sector privado no obtuvieron resultados y generaron desempleo, falta de conectividad, vaciamiento y el abandono de recursos estratégicos para el desarrollo”, se advierte.

Algunos números clave de Aerolíneas Argentinas

El proyecto aporta algunos datos claves sobre la importancia estratégica de Aerolíneas Argentinas en términos de “expansión del mercado local”. “Sólo en materia de conectividad, la aerolínea de bandera es el principal motor de la expansión del mercado local, pasando de transportar 5.700.000 en 2008 pasajeros a 11.685.000 en 2022 y con expectativa de superar en 2023 los 13.500.000 pasajeros, cifra que sería récord para la compañía”, se destaca.

En cuanto al impulso que el transporte aéreo genera en la economía, en 2022 Aerolíneas Argentinas aportó US$ 6.000 millones al PBI nacional, y además tuvo la pérdida más baja desde la reestatización: US$ 246 millones. “No sólo se está logrando que la compañía requiera menores aportes, también su peso relativo en el presupuesto nacional se achica año tras año”, indicó la iniciativa.

Durante 2022, los aportes del Estado a la empresa fueron de US$ 353 millones, lo que representa el 50% de lo recibido en 2021. Aerolíneas Argentinas recibió solo el 65% del presupuesto proyectado para ese año. De un presupuesto de $ 72 mil millones, aprobado por la ley de presupuesto, solo se utilizaron $ 47 mil millones, pero Aerolíneas Argentinas giró al Tesoro $ 83.000 millones en impuestos pagados.

“Esto significa que si Aerolíneas no existiera, el Tesoro perdería $ 36.000 millones de recaudación de impuestos. Y este año es mayor la diferencia: el tesoro giró $ 6.000 millones y Aerolíneas transfirió $ 82.000 millones”, se ponderó. Se trata además de la única empresa que vuela a todas las provincias del país, conectando Buenos Aires con 38 destinos de cabotaje y a 21 destinos internacionales. Cuenta con 43 rutas entre ciudades sin pasar por la capital, y hay 21 rutas troncales a las que no llega ninguna otra aerolínea.