26 de noviembre de 2022

ECONOMÍA: LA DEUDA ARGENTINA EN DÓLARES SUBIÓ 12% EN NOVIEMBRE AQUÌ LOS 4 FACTORES QUE INCIDIERON PARA QUE SUBAN LOS PRECIOS

Los títulos en moneda extranjera sorprendieron con el reciente rebote, que contribuyó a una caída de 200 puntos básicos en el riesgo país

Se acerca el fin de año y la época de balances para determinar cuáles fueron las apuestas inversoras que dieron mayor rentabilidad. En noviembre se observó un repunte de los dólares alternativos, cierta dificultad para la renovación de vencimientos de deuda en pesos y una pausa en el rebote de las acciones. Pero las cifras sobresalientes pasaron los bonos en dólares, que anotan una ganancia promedio de 12% para los Globales con ley extranjera, y del 9% para los Bonares con ley argentina. Mercados: las acciones argentinas retroceden hasta el 5% en Wall Street

En ese aspecto, también se convalidó una caída de unos 200 puntos básicos en el riesgo país de Argentina, ahora en la zona de los 2.400 puntos.

No obstante, hay que tener en cuenta que los bonos en dólares, emitidos con la reestructuración con acreedores privados en agosto de 2020, aún acumulan una pérdida del 20% en 2022, un año donde los principales indicadores de Wall Street restaron entre 7 y 29 por ciento

Javier Timerman, socio de Adcap Grupo Financiero, pone el foco en el mayor apetito por el riesgo inversor como un reciente factor alcista para los bonos en dólares de la argentina. “Con lo que hizo el mercado de renta fija en el mundo este año con la suba de tasas agresivas, creó oportunidades en los mercados. Si la Fed estabiliza la suba de tasas en torno al 5%, hay un sinfín de oportunidades en activos que van a experimentar un rally mucho más atado al rally de los Treasuries. Compañías en México, en Sudáfrica; todo eso le hace competencia a los activos argentinos. Entonces, en un escenario como este, es difícil pedirle a un inversor que mire Argentina”.

“Pero si uno puede pensar en términos de mediano plazo, a estas paridades, después del default, hay un rally en la renta fija que hace que la Fed deje de subir la tasa y se estabilice. A estos precios y en dólares la Argentina me parece un gran trade”, agregó Timerman.

Lucas Yatche, Head of Strategy and Investments de Liebre Capital, afirmó que “las mejores noticias externas vienen favoreciendo a los bonos soberanos en dólares que luego del rally de las últimas semanas ya se acercan a los máximos de la era Massa. Recordemos que gran parte de la caída marcada a lo largo del 2022 fue explicada por eventos externos desfavorables, mientras que el cambio de tendencia reciente se generó tras mejores datos inflacionarios de Estados Unidos y un tono de la Fed menos hawkish”.

Los analistas coinciden en cuatro factores que generaron el rebote de los precios de los bonos en dólares.

1) Impulso externo

La reciente recuperación de los bonos argentinos se asoció con un desempeño positivo alcanzado por todos los bonos de mercados emergentes, luego de una serie de alzas en la tasa de la Reserva Federal de EEUU y también de máximos desde 2008 para las tasas de los bonos del Tesoro norteamericanos.

Los expertos de Balanz Capital enfatizaron que “los buenos datos de inflación de octubre en Estados Unidos trajeron optimismo entre los activos de riesgo, dándole impulso a la renta fija. El reporte de inflación de octubre en Estados Unidos mostró distintos signos de relajación en la suba de precios, lo que alimentó la expectativa de un cambio hacia una postura más blanda por parte de la Fed. Otros indicadores relevantes, como los precios al productor del mismo mes, reforzaron el optimismo, lo que impulsó un retorno de 5,31% en la renta fija global en el último mes, medida a través del índice de Bloomberg. De todos modos, parece apresurado incorporar un cambio de rumbo por parte de la Reserva Federal mientras la inflación no muestre una marcada y consistente desaceleración, algo que no lo asegura un sólo dato”.

2) Efecto “contado con liqui”

La suba del tipo de cambio implícito en los precios de activos bursátiles que se produjo en noviembre renovó la demanda de deuda en dólares. Agustín Honig, CEO de Banza, explicó que “en el contado con liquidación no hay movimientos graduales sino abruptos, como vimos ahora, y va saltando de rango para volver a estabilizarse siempre en un nivel más alto. Ahora, con el exceso de pesos que hay en el mercado, estamos viendo muchos inversores y a muchas empresas comprando bonos Globales contra pesos, lo que genera tensión en el contado con liqui. Pero creemos que es una buena inversión, dado el precio de los bonos, para estar cubierto”.

“Después del rally de los bonos Globales, llegamos quizás al tope del rango de trading en los niveles actuales. Cuando hablamos con inversores del exterior, vemos que hoy tienen muy poco foco en Argentina frente al rendimiento de la deuda soberana de países con mejor calificación crediticia y mejor historia económica y fiscal. Argentina no les resulta atractiva. Clientes nuestros institucionales del exterior están muy enfocados en renta fija más que en renta variable, y en algunos soberanos hay muy buen retorno para los próximos años. La Argentina está fuera del radar frente a esas alternativas”, advirtió Honing.

Lucas Yatche apuntó que “la sensibilidad de emergentes con Estados Unidos es muy alta y nuestro beta con emerging markets también lo es. En tanto, las paridades en niveles de subsuelo y el contado con liqui retrasado -antes y después de la reciente suba- generaron oportunidades para los inversores que buscan hacer tasa en moneda local. Aún tras los movimientos recientes del contado con liqui, asumimos que de mantenerse la estrategia del Gobierno de intentar evitar acelerar el tipo de cambio oficial mediante restricciones cambiarias, los dólares financieros deberían avanzar a una mayor velocidad promedio en los próximos meses asumiendo el atraso contra el resto de las variables y la brecha actual. Se vienen semanas de suma volatilidad, en un marco donde las licitaciones del Tesoro y las Reservas Netas jugaran un rol fundamental en los movimientos de los diferentes tipos de cambio”.

3) Pesos que se dolarizan

No es novedad que el excedente de pesos que hay en la economía busca alternativas rentables en la Bolsa y de un modo u otro presiona a la suba de las cotizaciones. En este menú, los bonos en dólares, que vienen de un “piso” de precios, brindan a la vez protección contra la devaluación de la moneda doméstica. Para el economista Gustavo Ber, la “fuerte recuperación de terreno de los últimos tiempos” estuvo “impulsada a partir de apuestas tácticas que apuntan a usufructuar de las castigadas valuaciones, posiblemente condicionados por los recientes ruidos políticos que afectaron a los activos brasileños”.

“Dicho mayor apetito llegó más allá del incierto escenario político -en medio de campañas e internas anticipadas en las principales fuerzas políticas- y serios desafíos económicos a administrar, entre los cuales se destaca una dinámica de ‘menos dólares, más pesos’ que requiere urgentes definiciones para evitar derivar en renovadas tensiones financieras”, añadió Gustavo Ber.

4) Movimientos de arbitraje

La “montaña” de vencimiento de bonos del Tesoro en pesos acrecentó la incertidumbre de los tenedores de deuda acerca de lo que sucederá después de las elecciones presidenciales de 2023. Por ese motivo, el desarme de carteras en estos bonos tuvo correlato en una mayor demanda por los bonos en dólares. Y dentro de éstos últimos, un repunte de precios en aquellos emitidos con ley extranjera -los Globales- por encima de los bonos con ley Argentina -los Bonares-.

“El problema va a estar el año que viene, cuando el Gobierno ya no pueda colocar deuda antes de las elecciones, y se vea obligado a emitir instrumentos con vencimiento fin de 2023 o 2024. Si la oposición no se compromete a pagar en tiempo y forma la deuda en caso de que asuman, es probable que al Gobierno se le complique ‘rollear’ la deuda el año que viene y haya una nueva corrida al mercado de deuda en pesos” comentó Ignacio Morales, analista de Negocios Financieros de Wise Capital. Fte. I