20 de agosto de 2022

EL ARZOBISPO MONSEÑOR ALBERTO BOCHATEY DE LA PLATA FESTEJÓ LA DECISIÓN DEL PAPA

Monseñor Alberto Bochatey, puntualizó que el gran cambio que incorpora Francisco es el de «extender» este poder, que ahora llegará a cualquier religioso del mundo sin importar su escalafón.

Fiel a su estilo el papa Francisco volvió a «hacer lío» y marcar un punto de inflexión en la Iglesia católica a través de uno de los temas más controvertidos del último tiempo, tanto dentro como fuera de la religión: el aborto.

El Sumo Pontífice le dio caracter permanente a una medida que hasta el lunes, se pensaba que regiría sólo durante este año del jubileo de la Misericordia -que finalizó el domingo pasado-. A partir de ahora, todos los curas estarán habilitados para absolver a los fieles del pecado del aborto, indefinidamente.

«Existía el permiso para perdonar el aborto, pero no era para todos los sacerdotes«, le explicó a Infobae el arzobispo auxiliar platense, Monseñor Alberto Bochatey, quien puntualizó que el gran cambio que incorpora Francisco es el de «extender» este poder, que ahora llegará a cualquier religioso del mundo sin importar su escalafón.

Bochatey se mostró conforme con la inciativa, que considera un paso lógico en relación al recorrido que viene haciendo la Iglesia desde el 13 de marzo de 2013, fecha de la asunción de Francisco. El arzobispo encuadra así la medida en la concepción de que «quien se sienta a confesar un aborto, es alguien que está arrepentido», poniendo el foco en el fiel, en su arrepentimiento y en su derecho a ser perdonado.

Fue en la carta apostólica Misericordia et misera, el documento de conclusión del Jubileo extraordinario, donde Jorge Mario Bergoglio dio las indicaciones para esta nueva forma de concebir el pecado del aborto, y facultó a todos los sacerdotes con el poder de su absolución.

«Para que ningún obstáculo se interponga entre la petición de reconciliación y el perdón de Dios, de ahora en adelante concedo a todos los sacerdotes, en razón de su ministerio, la facultad de absolver a quienes hayan procurado el pecado de aborto. Cuanto había concedido de modo limitado para el período jubilar, lo extiendo ahora en el tiempo, no obstante cualquier cosa en contrario», escribió el pontífice.

«Antes era todo muy rígido, el aborto no era una posibilidad, después muchos obispos otorgaban a sacerdotes de su diócesis el permiso», aclaró el Arzobispo plantense sobre la existencia previa -pero limitada- de este tipo de perdón.

Además en esta línea hace hincapié tajantemente en que no cree que ningún integrante de la iglesia católica, «pueda estar en contra» o llegar a ofenderse por esta decisión.

Según la doctrina católica, el aborto es un pecado grave que comporta excomunión y hasta esta nueva concepción del perdón que el papa Francisco extendió desde el lunes pasado a todos los curas indefinidamente, sólo lo podía absolver después de que lo autorizase un obispo o el mismo pontífice.

«Está generalizando, lo hace para todos, es un momento muy lindo porque es un año donde se ha estado meditando en torno a estas cuestiones. Sin dudas además es un signo muy positivo para la Iglesia«, admitió Bochatey a Infobae, visiblemente en consonancia con la mirada del Santo Padre.Fte.Infobae