18 de agosto de 2022

SEGUN UN INFORME DE LA UCA POR LAS MEDIDAS DEL GOBIERNO CRECE LA POBREZA EN EL PAÍS

El 48% de los hogares urbanos del país -54% de la población- se ve afectado por al menos una de las formas de pobreza estructural

La Universidad Católica Argentina (UCA) presentó ayer la actualización del informe del Observatorio de la Deuda Social Argentina. Advierte que, por la escalada generalizada de los precios, «el mayor riesgo social no sólo lo están experimentando los segmentos de la población más vulnerables, que dependen de la ayuda social, sino también los millones de hogares que fundan su subsistencia en trabajos precarios, pequeños comercios y trabajadores eventuales». Son sectores que «no han sido objeto de una especial protección social frente a la actual fase de caída del consumo, el aumento de los precios y el mayor riesgo de despido o caída de la actividad». Los llama «nuevos pobres», que, según el informe, «emergen de medidas normalizadoras adoptadas por el actual gobierno».En la presentación del informe, en la sede de la UCA en Puerto Madero, Agustín Salvia, director del OSDA, destacó el efecto de la inflación sobre la pobreza: «Los precios siguieron creciendo antes, durante y después de la devaluación, y hubo poco respaldo del sector empresario de nuestro país».Es significativa la advertencia de que hay más de un millón de personas en situación vulnerable, con empleo. Respecto de la proyección de las cifras informadas ayer sobre el segundo trimestre del año,  que «durante este segundo trimestre ya hay aumentos de sueldo, pero también hay que analizar cómo reaccionaron los hogares. No hay pérdidas masivas de empleo, pero sí se perdieron muchos. Se podría decir que se agravó la situación por la recesión y el menor nivel de empleo mas inflación, pero también hubo medidas compensatorias», sostiene el especialista.s precarios, que caen o pueden caer en la pobreza sin ninguna contención por parte del Estado. Los principales datos relevados a diciembre de 2015 e incluidos en el informe son:

El 6% de la población sufría indigencia extrema y, más ampliamente, entre el 24 y el 29% (según la fuente de datos que se utilice) se encontraba en situación de pobreza por ingresos.

El 48% de los hogares urbanos del país -54% de la población- se ve afectado por al menos una de las formas de pobreza estructural: inseguridad alimentaria (15%), tenencia irregular o vivienda precaria (22%), falta de acceso a la red de agua corriente y servicios sanitarios (17%), enfermedades crónicas sin cobertura médica (20%), exclusión de la seguridad social (25%) o exclusión educativa (20%).

Entre 2010 y 2015 se produjo un leve descenso de la proporción de empleo pleno de derechos. Se redujo la tasa de desocupación, pero aumentó el subempleo inestable.Fte.Lanación.com