martes 18 de mayo de 2021 🕒 11:54:45
El tiempo - Tutiempo.net

JUSTICIA: La depresión pudo mas que la sed de venganza

581773_480854685301369_242193326_n (1)Artículo producido por el Abogado penalista Dr. Hugo López Carribero. Dice la Constitución Nacional que las cárceles de la Nación serán sanas y
limpias, para seguridad y no para castigo de los presos alojados en ellas.

Es comprensible que si usted ha sido víctima de un delito, tenga la
atendible expectativa del sufrimiento de aquel delincuente que entró a su
casa y lastimó a su hijo.

No lo justifico, pero insisto: es comprensible y atendible. Pues, de ser
así, lo narrado en el capítulo le dejará un sabor amargo.

La banda de “Los Hormigas” dedicaba su actividad delictiva a ingresar a
casas de familia, portando de importantes armas de fuego, acostumbraban a
actuar en forma organizada y asociada, al menos eran cinco los
integrantes. Todos encapuchados, se autodefinían como “trabajadores
prolijos”, pues a lo largo de diez meses no habían tenido ninguna víctima
fatal, ni tampoco ninguno de ellos había muerto en los sucesivos asaltos.

Sin perjuicio de ello, los robos se destacaban por su virulenta violencia.
Una violencia feroz y despiadada que aterrorizaba a las familias desde el
primer segundo del atraco. Esto también explicaba la ausencia de muertos.
Los damnificados no se resistían, era en vano tan sólo pensar en hacerlo.
El menor de la banda era Braian Centurión, tenía 19 años y 72 robos.
Braian se sentía descontento con el deber de obedecer órdenes del jefe de
Las Hormigas. En cada golpe el joven, observador obsesivo, se convencía
más y más de poder actuar en soledad, y consecuentemente no tener que
dividir el producido del robo. La bronca de las órdenes le producía un
nudo en la garganta. La ansiedad desbordaba sus frenos inhibitorios. Al
fin la seguridad de sus actos determinó su conducta solitaria.

Una noche, el joven, sin que nadie lo supiera, salió de su casa,
silencioso y mirando de reojo. Era invierno, estaba bien abrigado y
llevaba una gorrita con la visera para la nuca. Tan seguro estaba de su
conducta y decisión que hasta dejó debajo del su colchón la capucha,
pegada al suelo de cemento, pues no tenía cama. Esa noche, el destino le
indicó que nunca debió salir de su guarida.

La familia Iriarte ingresaba con su automóvil a la casa de la Av. Gaona,
en el barrio de Flores. El rodado había terminado de entrar al garage y el
portón eléctrico estaba a medio cerrar. Arma en mano, Braian se deslizó
por el espacio que quedaba y logró ingresar.

Pedro Iriarte, advertido por los gritos de su esposa y su hija, descendió
del auto con su pistola 9 milímetros. El tiroteo dejó como trágico saldo a
las dos mujeres muertas, y a Pedro Iriarte mal herido. El joven forajido
logró huir del escenario sangriento. Pedro Iriarte nunca pudo olvidar el
gran tatuaje que el joven tenía en su mejilla con forma de araña.

Así las cosas, lejos de desanimarse, Centurión, en los días sucesivos,
continuó con la misma modalidad de robos. Solitario, atacaba a familias
indefensas, generaba daños psicológicos y psiquiátricos, además de
despojos dinerarios que en familias de clase media significaban la
antesala a la miseria.

Un delincuente puede robar mucho durante mucho tiempo, pero no puede robar
eternamente. Esto es una ley no escrita, pero una ley que el malviviente
conoce, aunque no siempre la respeta.

Confiado, los robos de Braian eran cada vez menos intimidatorios, menos
violentos y con menor agresividad. Igualmente conseguía lo que iba a
buscar.

Esa excesiva confianza lo llevó un día a la cárcel de Villa Devoto,
acusado del último robo. Los demás quedaban impunes.

Cuando ingresó a la unidad carcelaria lo invadió un sentimiento de
resignación. Tal vez con 6 ó 7 años de prisión pudiera recuperar la
libertad. Después de todo no era tanto tiempo. Era mucho daño el que había
generado en las calles.

El jefe de la cárcel de Villa Devoto acostumbraba a entrevistar
personalmente a los nuevos presos. De allí se establecía, de acuerdo a las
reglas de la sana crítica, el pabellón de alojamiento; las medidas de
mediana o máxima seguridad; la distinción de delincuentes primarios de los
reincidentes; jóvenes de adultos, etc.

Esa tarde, Braian Centurión ingresó desafiante al despacho del jefe
carcelario. El joven de pie y con las manos esposadas detrás de su
cintura. La araña en su rostro, hasta parecía que caminaba. El jefe era
viudo, se llamaba Pedro Iriarte. Braian no lo reconoció.

Iriarte se puso de pie, aguantó la respiración. Comenzó a sudar, le bajó
la presión, tuvo náuseas. Pidió que saquen al preso inmediatamente de su
despacho. Luego se sentó, no sabía qué hacer. Hubiera querido estar en el
cementerio con su esposa y su hija. Bajo tierra, la paz mortal hubiese
sido su refugio más dulce.

Pedro Iriarte no lograba reaccionar. Pensaba cómo tomar venganza, ahora
que lo tenía todo al alcance de sus manos. Pensó en alojar al preso en el
pabellón número 1, el más violento, haciendo saber a los demás reos que
Centurión había violado a una niña, los presos se encargarían de hacer lo
suyo. Pensó en alojarlo en el hospital penitenciario, donde las
probabilidades de contraer una enfermedad respiratoria letal, son casi
absolutas, en tal caso la muerte sería lenta, una vida consumida con
ensañamiento. Pensó y pensó, pero no se decidió por ninguna alternativa.

A las 20 horas, los guardias de la jefatura escucharon un disparo
ejecutado dentro del despacho de Iriarte. El suicidio fue la herramienta
que lo catapultó junto a sus seres queridos. Se mató con la misma arma que
años atrás había intentado defender a su esposa y a su pequeña hija. La
depresión pudo más que la sed de venganza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.