El tiempo - Tutiempo.net

SANTA FE: El Ministro de Seguridad admitió que perdió el control de la policía

Publicación: 26/10/2012

La crisis del sistema de seguridad en la provincia de Santa Fe sumó ayer un nuevo eslabón conflictivo luego de que Raúl Lamberto, ministro de Seguridad de la provincia, reconociera implícitamente que perdieron el control y el mando sobre la policía. La dimisión y posterior detención del ahora ex jefe Hugo Tognoli , por su supuesta […]

La crisis del sistema de seguridad en la provincia de Santa Fe sumó ayer un nuevo eslabón conflictivo luego de que Raúl Lamberto, ministro de Seguridad de la provincia, reconociera implícitamente que perdieron el control y el mando sobre la policía.

La dimisión y posterior detención del ahora ex jefe Hugo Tognoli , por su supuesta vinculación con el narcotráfico y la trata de personas, no parece ser sólo un sobresalto institucional para el gobierno del socialista Antonio Bonfatti . La realidad indica que la situación dentro de la policía provincial se asemeja demasiado a la que años atrás caracterizó a la policía bonaerense, con comisarios millonarios y envueltos en causas en las que se investiga su relación con el hampa.

Ayer, el ministro Lamberto admitió ante los legisladores provinciales que después de la destitución de Tognoli el gobierno se enfrentó a una situación crítica. “Necesitamos retomar el mando, el control y la disciplina de las fuerzas”, dijo.

Según relataron los legisladores que escucharon la exposición de Lamberto, también está en curso una investigación contra el sucesor de Tognoli, comisario mayor Cristian Sola, por enriquecimiento ilícito.

El mismo requerimiento, según las expresiones del ministro, abrió la división Asuntos Internos contra una decena de oficiales de alta gradación, muchos de los cuales aún integran la plana mayor de varias de las 19 unidades regionales en las que está dividida la provincia.

“Se han ofrecido pruebas y testimonios; supongo que todo tendrá vínculo con la causa en la que se lo investiga a Tognoli. Los datos los va a evaluar el juez de la causa, Héctor Vera Barros”, dijo Lamberto.

El funcionario justificó la decisión de colocar a Sola en reemplazo de Tognoli “porque es un comisario capacitado, aunque esto no significa que se den cheques en blanco”, dijo.

Para Lamberto, desde el punto de vista operacional, el comisario Sola “es la persona que está en condiciones de poner disciplina en la fuerza”, lo que para algunos legisladores de la oposición sonó contradictorio con la confesión del propio ministro de la investigación por enriquecimiento ilícito que pesa sobre el nuevo jefe.

Lamberto también agregó que “son varios los jefes policiales que están en estudio” desde hace mucho tiempo en la Dirección de Asuntos Internos.

No obstante, el titular de la cartera de seguridad aclaró que “la averiguación por sí misma no significa que haya ilegalidades, porque si los comisarios investigados justifican su patrimonio, no tienen nada que temer”.

Los justicialistas no ocultaron su insatisfacción luego de la explicación del ministro Lamberto. El diputado Eduardo Toniolli (PJ-Bloque Movimiento Evita), en diálogo con LA NACION marcó una contradicción entre lo que dijo el gobernador Antonio Bonfatti y las expresiones de Lamberto.

Explicó que mientras que el titular del Poder Ejecutivo sostuvo que no había tenido ningún tipo de indicio ni información sobre la investigación a la que era sometido Tognoli, el ministro admitió que había una denuncia que había sido presentada en una sede judicial.

Según explicó Toniolli, el defensor general penal, Gabriel Gamón, y el fiscal de la Cámara Penal de Rosario, Guillermo Camporini, recibieron hace algunos meses un anónimo -se especula que provendría de la misma policía- en el que se denunciaban las vinculaciones de los jefes policiales con el narcotráfico y la trata de personas.

“Creo que hay una crisis de la seguridad en la provincia. Más allá de este hecho puntual, desde enero venimos señalando que la violencia, principalmente en los cordones sur y oeste de Rosario, tiene que ver con el alto poder de fuego de las bandas y la connivencia de los narcos con miembros de la seguridad santafecina”, amplió Toniolli. El legislador mencionó lo que a su criterio fue “otro error” del gobierno socialista.

“No se puede nombrar como jefe al segundo cuestionado, más aún sabiendo que tiene un expediente abierto por enriquecimiento ilícito. Ascenderlo es toda una definición. Se optó por un esquema que está bajo la lupa”, apuntó.

Ante una consulta de este diario, Toniolli mencionó que se propuso al socialismo que intervenga la policía provincial, que designe a un civil en el cargo por 90 días, para luego determinar los cambios a realizar, entre otros, la creación de la policía judicial.

“Estamos decepcionados porque se ha perdido una oportunidad histórica de avanzar en la posibilidad de resolución de la principal preocupación de la sociedad santafecina, la inseguridad, de ir por la jerarquización y la profesionalización de la policía de Santa Fe y la formulación de un programa real de seguridad pública”, destacaron los diputados de Unión Pro Federal Raúl Fernández, Alejandra Vucasovich, Norberto Nicotra, Federico Angelini, Germán Mastrocola y Demetrio Álvarez.

Por su parte, el diputado Maximiliano Pullaro (UCR) reconoció que la provincia se encuentra ante “un momento muy grave”. “Tenemos que aprovechar y ver esta realidad como una oportunidad para salir adelante con la ayuda de todos los sectores políticos”, dijo. Pullaro, en declaraciones televisivas, sostuvo además que la responsabilidad no es sólo del gobierno provincial, sino también de la Nación porque la “droga ingresa por la frontera”.

Mientras Tognoli sigue detenido ( el juez Vera Barros le denegó la excarcelación ), la fiscal federal subrogante Liliana Bettiolo, a cargo de la Fiscalía Federal de Primera Instancia N° 2 de Rosario, tomó ayer declaración testimonial a Alberto Martínez, de la Asociación Profesional de la Policía (Apropol), y a Norma Castaño (Madres Solidarias), quien hace dos años denunció que Tognoli tenía relaciones con el narcotráfico.

Así, la bola de nieve crece. Sólo se sabe cuándo comenzó, no cuándo terminará.

OTRO COMISARIO QUISO DECLARAR EN LA CAUSA

SANTA FE.- El jefe de la comisaría 2ª de la policía de Rosario, comisario Néstor Juan Fernández, se presentó ayer, de manera espontánea, en los Tribunales Federales de esa ciudad, pero no le recibieron la declaración testimonial al no estar involucrado en la causa que investiga al ex comisario Hugo Tognoli.

Fernández fue mencionado por el abogado defensor del ex jefe de la policía provincial, Eduardo Jauchen, como el poseedor de una clave para ubicar a un vehículo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) que investigaba a un narco. Frente a esa situación pública, el comisario buscó presentar un escrito con su testimonio.

El comisario Fernández era uno de los seis policías de drogas que tenían asignadas claves para acceder al Registro Nacional Automotor. Más allá de su situación en este caso que conmueve a esta provincia, Fernández tuvo en los últimos días trascendencia mediática por ser el comisario que ordenó la investigación sobre Raúl Viatri, hermano de Lucas, conocido futbolista y delantero de Boca, tras el robo en la casa del suegro de otro futbolista, Maximiliano Rodríguez, quien actualmente se desempeña en Newell’s.

UNA FUERZA BAJO OBSERVACIÓN

La cúpula de la policía de Santa Fe, cuestionada

 

  • HUGO TOGNOLI Ex jefe de la policía de Santa Fe
    Renunció y fue detenido como sospechoso de tener vinculaciones con bandas de narcotraficantes. Su caso lo descubrió una investigación de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.Fte.lanacion

 

 

  • CRISTIAN SOLA Jefe de la policía de Santa Fe
    El ministro de Seguridad de Santa Fe, Raúl Lamberto, aseguró que la Dirección de Asuntos Internos de la policía investiga el patrimonio de varios comisarios, entre ellos Sola

Deja una respuesta