martes 22 de septiembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

JUSTICIA: En causa de Homicidio piden 18 años para el dueño de Pinar de Rocha

La fiscalía de juicio pidió hoy que se condene a 18 años de prisión al dueño del boliche “Pinar de Rocha”, Daniel Bellini, por el crimen de su pareja, la bailarina Morena Pearson, quien en 2008 murió de un balazo en la cabeza dentro de la casa de la pareja en Morón.

Al comenzar la etapa de alegatos, los fiscales Adrián Flores y Marcelo Varona Quintián le atribuyeron al imputado los delitos de “homicidio simple agravado por el uso de arma en concurso real con portación ilegal de arma de fuego”.

A su turno, el abogado del particular damnificado, Pablo Dobantón, coincidió con la fiscalía al presentar su acusación ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 5 de Morón, y solicitó la misma pena por los mismos delitos.

En tanto, los fiscales también pidieron al tribunal que se extraigan las actuaciones correspondientes para investigar la presunta comisión de “falso testimonio” por parte de dos empleadas domésticas de la casa de Bellini y del encargado de proveer y mantener el funcionamiento de las cámaras de seguridad del boliche.

También requirieron que se investigue por “encubrimiento” a cinco testigos allegados al imputado, entre ellos al jefe de seguridad de “Pinar de Rocha”, Ariel Rogoz.

Es que, para los fiscales, la defensa del imputado se “dedicó a ensuciar” el desarrollo del debate a través de testigos que “mintieron”.

Varona Quintián clasificó a estos “testigos falsos” en tres grupos: los empleados domésticos, los que trabajaban en el boliche y los más allegados a Bellini.

“(Esos testigos) Coincidieron en frases que parecían sacadas de un guión”, expresó el fiscal que consideró que quedó “cabalmente” probado que el acusado “la siguió (a la víctima) y le dio muerte en su domicilio”.

Flores y su colega también señalaron que las imágenes del momento del hecho captadas por las cámaras de seguridad que apuntaban hacia la casa de Bellini fueron borradas, al igual que los mensajes de texto enviados por la víctima y que inculpaban al acusado, aunque estos últimos pudieron ser recuperados.

Respecto de esta cuestión, Iván Tellnow, un ex bailarín de “Pinar de Rocha” y amigo de Morena y de Bellini, había declarado en el debate que la madrugada del hecho recibió de la víctima dos SMS que decían: “Me separé de Dani porque cree que estoy con vos” y “Me quiere matar”.

Además, los fiscales destacaron que los peritajes demostraron que en el vestidor donde se encontró a Pearson baleada cabía otra persona que fue la que la atacó.

También recordaron el testimonio de una psicóloga que declaró en el debate que de los “diez mil casos” de bulimia que trató “sólo tres o cuatro” terminaron en suicidio, en referencia a la versión del móvil del suicidio propuesto por la defensa.

En ese sentido, en una de las últimas audiencias del debate, Oscar Roca, guardaespaldas de Pearson, declaró que la víctima le había anunciado que se iba a suicidar y en una oportunidad le exhibió la bala con la que se iba a “volar la cabeza”.

Por su parte, Dobantón también criticó la estrategia del acusado al considerar que se asistía “al cierre del telón de esta escena de defensa actuada por Daniel Bellini” y, sobre eso, afirmó que “hubo actores de reparto” que fueron algunos de los testigos que el imputado propuso.

Tras escuchar los argumentos de la fiscalía y la querella, los jueces Claudio Chaminade, Susana De Carlo y Osvaldo Cedarri pasaron a un cuarto intermedio hasta el lunes próximo cuando será el turno del alegato de la defensa, compuesta por los letrados Roberto Babington, Mario Di Caprio y Raquel Hermida Leyenda.

El hecho ocurrió la madrugada del 21 de marzo de 2008 cuando Bellini y Morena discutieron en “Pinar de Rocha”.

Según admitió el propio imputado, el motivo de la discusión fue que él la retó porque la vio bailando muy provocativamente con un amigo, también bailarín, en el VIP del boliche y eso le molestaba por “una cuestión de imagen”.

Según la versión de Bellini, en la casa donde convivían con la hija de dos años de ambos, ubicada a 100 metros del boliche, sobre la calle Brasil 10 de Villa Sarmiento, partido de Morón, él le dijo que la relación estaba terminada, que se separarían y volvió a Pinar de Rocha a tener una reunión con un abogado.

Siempre según los dichos de Bellini, cuando regresó a su casa, minutos antes de la 6 de la madrugada, encontró a Morena tirada en el vestidor de la habitación sobre un charco de sangre, con un tiro en la cabeza y una pistola abajo de su pierna derecha.

El fiscal de Morón a cargo de la instrucción, Matías Rappazzo, rechazó la hipótesis de que se había tratado de un suicidio y comenzó a sospechar de Bellini, tras lo cual llegó a reunir un cúmulo de indicios que lo llevaron a acusarlo de homicidio.Por Luis Sangiorgio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.