jueves 30 de mayo de 2024 18:48:43

ECONOMÍA: EMPEÑA, VENTA DE DOLÁRES Y DE ORO “LA CLASE MEDIA QUEMA AHORROS PARA LLEGAR A FIN DE MES”

En plena economía de guerra, los bolsillos continúan adelgazándose y el argentino de a pie agota todos los recursos posibles para satisfacer sus necesidades básicas. La carrera contrarreloj de Milei

Dentro de tres días se conocerá el dato de inflación de marzo. El ministro de Economía, Luis Caputo, señaló que “la inflación de marzo va a estar en torno al 10%”. Dato que celebran de antemano. Sin embargo, hay una realidad para el argentino de a pie: la plata no alcanza. La clase media no llega a fin de mes y el clima social se va enrareciendo. El presidente Javier Milei juega una carrera contrarreloj.

Según un estudio de la consultora Moiguer -especializada en consumo- el 52% de los argentinos debió utilizar ahorros para pagar gastos del presupuesto cotidiano. Para graficar, las familias salieron a vender joyas de oro, sacar los dólares de abajo del colchón y cambiarlos por pesos, y empeñar cualquier artículo de valor personal para tener liquidez y afrontar sus responsabilidades de pago.

El 52% de los argentinos debió utilizar ahorros para pagar gastos del presupuesto cotidiano.
¿Oro y dólares? Afuera
En este sentido, el economista y director de la consultora que lleva su apellido, Fernando Moiguer, expresó en diálogo con MDZ que: “Hasta ahora, la clase media está haciendo un esfuerzo cada vez mayor, cada vez más importante, intentando acompañar un ajuste que es mucho más intenso del que imaginó. ¿Qué hacen? Sacan lo que tienen atesorado. Sacan dólares del “canuto” -pequeñas tenencias de divisas-. Venden lo que pueden vender. Están estirando para llegar. Y cada mes, venden distintas cosas. Semana a semana, cada familia, saca el ahorro que tenía y lo liquida”.

Por su parte, Miguel Calvete, vicepresidente de la Confederación de Comercios y Servicios de la República Argentina, y presidente del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM), se expresó en la misma línea e indicó que “la gente vende lo que sea que tenga de ahorro”.

“Hay gente que vende oro porque lo heredó, otros que tienen sus ahorros en dólares”, añadió el especialista, quien además detalló que esta nueva tendencia toma fuerza.

La motosierra llegó a las familias: qué cosas dejan de consumir para llegar a fin de mes
INDECOM realizó un estudio en la calle Libertad, en algunos puntos de Belgrano, en la zona de Corrientes y Pueyrredón, y el Banco Ciudad, y la conclusión que sacaron es que” la venta de oro aumentó muchísimo, sobre todo en la calle Libertad (CABA)”.

Incluso, según datos oficiales del Banco Central de la República Argentina (BCRA), entre enero y febrero 405.000 personas vendieron los dólares que tenían debajo del colchón al tipo de cambio oficial.

La gente vende dólares y oro para hacerse de dinero y pagar sus cuentas.
Cómo funcionan los empeños
Una de las tendencias que volvió a picar en punta con la crisis es la de empeñar objetos de valor. Es decir, el interesado deja algo propio como garantía de la devolución de un préstamo. En esto, el líder en el mercado formal es el Banco Ciudad, que al ser consultado sobre la cantidad de empeños que registran, indicó que entre enero 2024 y marzo 2024, estuvieron en niveles similares a los registrados el año pasado.

Desde la entidad financiera detallaron: “Durante el año 2023, los créditos pignoraticios (relativo a dejar algo en prenda) llegaron a casi 4.000 operaciones por unos $700 millones y, en lo que va de 2024, se registraron unas 1.100 operaciones por unos $126 millones. El Banco Ciudad ofrece préstamos con garantía de alhajas de oro -anillos, pulseras, relojes, etc.- previo tasación de las mismas, las cuales serán garantía del crédito. Los plazos de financiamiento van desde 3 hasta 24 meses, a una tasa de interés fija”.

Gargantilla empeñada en Banco Ciudad.
“Las personas que toman préstamos pignoraticios son de distintos niveles socioeconómicos, desde sectores de menores recursos que aprovechan esta modalidad para acceder a un crédito, y también la clase media y media-alta porque son bienes que no utilizan o prefieren obtener el dinero para afrontar gastos o para otros destinos”, especificaron.

Aquellos interesados en obtener este tipo de créditos pueden concurrir al espacio de arte del Banco Ciudad ubicado en Av. Cabildo 3061, en el barrio de Núñez de la Ciudad de Buenos Aires.

Reloj empeñado en Banco Ciudad.
Crece el malhumor social
La restricción domina el acto de compra en la clase media. Un importante porcentaje de los consumidores declaró que, en los últimos 30 días, redujo gastos de su presupuesto habitual y, además, no realizó consumos prescindibles (gastos en salidas, restaurantes/delivery, cine, teatro, compra de tecnología/electro, compra de ropa/calzado).

Sin embargo, pese a estas estrategias, gran cantidad de argentinos debió liquidar lo que pudiese con tal de hacerse de unos pesos y llegar a fin de mes. “El humor social va a cambiar cuando se terminen los ahorros de la gente, y esos ahorros se terminan cada vez más rápido”, sostuvo a MDZ Calvete.

Peor es el panorama de los sectores más vulnerables. Hoy, prácticamente, hay un 60% de chicos que están en la pobreza, muchos de ellos suprimen comidas principales por alguna colación. En el caso de jubilados, por ejemplo, se registra una discontinuidad en tratamientos y muchos dejan de comprar medicamentos.

En algunas capas de la población crece la supresión de comidas principales por alguna colación.
Sebastián Menescaldi, director asociado de la consultora EcoGo, analizó en diálogo con MDZ: “Hay algo que Milei logró concientizar, y es que esto es insostenible, hay que cambiarlo. Por eso, hoy mantiene un apoyo bastante importante, pero la verdad es que ya te empieza a apretar el cinturón”.

Y continuó: “El Presidente está jugando al límite y hay que ver la tolerancia social. Todos dijimos ‘fue un solo trimestre’, estamos soportando. Pero si se viene un segundo trimestre, lo que te va a pasar es que como muchas empresas van a empezar a recalcular. Y ya tenés empresas que están empezando a meter retiros voluntarios, sacar turnos, echar gente que lo llaman eufemísticamente, ‘aumentar la productividad'”.

“Un jubilado que no tiene una contención familiar o un contexto determinado no puede vivir. En verdad, es todo muy complicado. Yo creo que el Gobierno tiene un crédito de 60 o 90 días máximo, como para mostrar la luz al final del túnel”, expresó Calvete.

Y Moiguer sumó: “No olvidemos que el apoyo a Milei, si bien sigue siendo masivo, es un apoyo en un bordecito. Hay un 55%, 60% de la población que lo está apoyando. Ese porcentaje puede nivelarse y transformarse en un empate o irse para el otro lado”.

En conclusión, la sociedad considera que el nivel de ajuste de la economía está resultando poco o nada tolerable para su hogar. Por su parte, el Ejecutivo se niega a emitir dinero y busca que los argentinos “quemen” sus ahorros para monetizar la economía. El tema es hasta cuándo será sostenible este juego. Para los especialistas, se vuelve prácticamente una obligación para el Gobierno libertario dar señales de alivio y lograr que los buenos índices macroeconómicos que tiene empiecen a impactar en los bolsillos.Fte.mdz