sábado 22 de junio de 2024 04:08:19

LAS NEGOCIACIONES SECRETAS DE LOS HOMBRES DE SERGIO MASSA CON EL FMI POR LA FALTA DE DÓLARES POR MARCELO BONELLI

No hay forma de cumplir las metas de marzo. El Central está US$ 4.000 millones debajo de lo previsto. Como la sequía puede salvar el acuerdo y el ojo de Washington en la situación política

El equipo económico y el FMI negocian en secreto una revisión de metas en el único acuerdo que evita que la Argentina explote. Las negociaciones están referidas a una cuestión: los compromisos que asumió la Casa Rosada sobre los dólares y acumulación de reservas. El tema comenzó hace dos semanas en Buenos Aires y ahora es la principal cuestión que aborda la misión argentina en Washington.

Clarín confirmó que, en total secreto, Gabriel Rubinstein Leo Madcur mantienen conversaciones con Luis Cubeddu para modificar la pauta de acumulación de reservas para el próximo semestre. Ambos -en principio- estarían negociando la meta de marzo. Se explora un pedido de waiver o un reclamo para utilizar una híbrida “cláusula de contingencia” por la sequía. Sergio Massa tratará en las próximas horas la situación con la propia Kristalina Georgieva y la influyente Gita Gopinath, la vice del FMI.

La cuestión es sencilla: las cifras previstas son inalcanzables y podría poner en jaque todo el acuerdo político con el FMI. El convenio con Washington es una de las pocas anclas que tiene el tembladeral de la economía.

Este diario pudo saber que el FMI no quiere “hacer olas” y estaría dispuesto a abrir esa negociación política. De hecho, lo propusieron sus técnicos. Argentina se comprometió a acumular en marzo U$S 7.800 millones. Miguel Pesce ahora admite que solo tiene US$ 4.000 millones. Informes que circulan en Adeba son mas dramáticos: esos documentos para los “jefes ” insisten en que el BCRA solo tiene US$ 3.000 millones.

En otras palabras: Argentina se encamina a incumplir el convenio con Washington, porque faltan unos US$ 3.000 a US$ 4.000 millones. Ashvin Ahuja viajó a Buenos Aires a mediados de febrero. El hermético emisario del FMI se concentró en esa cuestión. Las metas y el desembolso de diciembre ya están aprobados. Ese tema está cerrado y solo falta acordar procedimientos técnicos y la fecha de aprobación por parte del “board” del FMI. Por eso, el emisario de Washington se centró en el tema más caliente para la economía: la falta de dólares, el turbulento mercado cambiario y la evolución del billete verde. En febrero, el BCRA acumula una pérdida de US$ 900 millones.

Gabriel Rubinstein, el vice de Massa que negocia con el Fondo.

Gabriel Rubinstein, el vice de Massa que negocia con el Fondo.

Ashvin Ahuja mantuvo un encuentro secreto con las cerealeras. Fue en Economía, el martes 14 . El burócrata hindú preguntó a quemarropa: “¿cómo será el impacto real de la sequía sobre las reservas?”. El anfitrión Leo Madcur mantuvo silencio. Como anticipó Clarín, estaba Gustavo Idigoras (jefe de las cerealeras) y Miguel Simioni, titular de la Bolsa de Rosario. Ambos desplegaron mapas e informes confidenciales de las “multi” sobre la sequía. En esos gráficos, el territorio está con “rojo furioso”. La conclusión: las cifras privadas son peores que las del gobierno. Idigoras afirmó: “la pérdida podría superar los US$ 10.000 millones”.

Simioni concluyó: “en el segundo trimestre van a faltar dólares y el mercado estará turbulento”. Madcur no se inmutó. El jefe de asesores de Massa estaba satisfecho. Se prepara el terreno para la negociación.

El hindú Ahuja habría elevado un informe a Washington. Ese “paper” diría que Argentina se encamina a incumplir esa parte crucial del acuerdo y propone empezar a negociar una solución política para que no se caiga el convenio con el FMI. También sugiere una medida polémica: “mas torniquete ” a las importaciones.

La reacción obedece a que la Casa Blanca no quiere “cortocircuitos”. En Washington desaprueban al gobierno de Alberto y Cristina. Pero tienen un objetivo estratégico: que no haya bomba que eclosione y que así Alberto entregue la Casa Rosada al nuevo presidente electo.

El tema salió este jueves en la cumbre entre Massa y el subsecretario del Tesoro Jay Shambaugh. A ambos no los une el amor, sino el espanto. Massa está caliente con Alberto. Lo acusa de dilapidar su esfuerzo y de complicar la gestión con su capricho de ser reelecto. En eso está alineado con la Vice.

Los gurkas de Cristina -sus marionetas preferidas como Oscar Parrilli y el Cuervo Larroque- dejaron trascender que la Vice “está podrida” de Alberto. En su oficina del Senado así lo traducen: “Cristina espera paciente el momento para agarrarlo del cogote y no soltarlo”.

Ambos -Massa y Shambaugh- también trataron un tema sensible. EE.UU. va a reemplazar al jefe del Banco Mundial y pretende nominar como sucesor a Ajay Banga, ex CEO de Mastercard. Massa comprometió el voto argentino a EE.UU. y no al candidato de Europa.

Cubeddu -el jefe de Ahuja y auditor del FMI- para solucionar el problema de las metas quiere que Massa pida un waiver y promete que el FMI lo avalará. Eso tendría un alto costo para el ministro porque Argentina reconocería que incumplió lo pactado y que Massa le pide un “perdón” al FMI .

La cuestión es política e interna. Para el relato de Cristina sería gravísimo e intolerable. Tanto como para la revolución de “café con leche” que propicia Máximo. Arturo Jauretche y Raúl Scalabrini Ortiz se referían así a los que son progresistas solo en la mesa de los bares.

Por eso, Rubinstein llevó esta semana una contrapropuesta a Washington: no pedir un waiver y aplicar la cláusula de contingencia incluida en el convenio. Esa cláusula está en el texto del acuerdo con el FMI. El argumento sería distinto: Argentina no logra la meta fijada por la imprevista y grave contingencia de la sequía.

Sergio Massa va hablar del tema este viernes con Gita Gopinath. La Vice del FMI -que maneja su poderosa estructura- tiene un encuentro pautado con el ministro. Existe mucho hermetismo sobre la reunión. En su agenda solo dice: “evolución metas próximo semestre”.

Los banqueros locales como mínimo proyectan lo siguiente: el mercado cambiario e inflación a los tumbos. Este jueves, después del contacto circunstancial en una fiesta, se habría sumado a la reunión Kristalina Georgieva.

Críticas al Gobierno y la oposición

Ambas tendrían un informe político previo sobre la Argentina, con conclusiones polémicas. En el FMI existe alerta por la inflación y afirman que la gestión de Alberto está paralizada y hablan de las ideas atrasadas de Cristina. Pero también incluye un panorama crítico de la oposición: habla de sus peleas y su carencia de propuestas concretas.

La mesa política del Frente de Todos.

La mesa política del Frente de Todos.

Similares conclusiones tienen en Wall Street. Informes secretos del JP Morgan, Chase, UBS y HSBC son coincidentes: miran octubre y nada tienen claro. En sus informes insisten con el desquicio del Frente de Todos y alertan por eventuales errores de la oposición: temen que recetas cavernícolas provoquen la vuelta futura de Cristina.

Ahora Alberto lo quiere ningunear a Axel: pretende que Victoria Tolosa Paz compita en una interna con Kicillof. Salieron a medirla en Buenos Aires. Hace una semana, el encuentro del Frente de Todos fue un fiasco. Hubo solo monólogos: un verdadero embole político. Al FMI y a Wall Street llegaron versiones, aún más graves que las que ya trascendieron sobre la interna. Axel fue directo contra Alberto: “¿querés ser candidato? Y en sorna dijo : “Todas las encuestas dan a Cristina con 35 % y a vos con 7 %”. El Chino Navarro lo chicaneó: “Axel, vine caminando 50 cuadras y nadie me mencionó a Cristina”.

Hubo referencias a la inflación. Massa esperó su turno y criticó: “cohesión política implica solidaridad y no tener temor de meter la mano en la mierda”.Por Marcelo Bonelli. Clarín. Fte. Identidad Correntina