13 de agosto de 2022

SILVINA BATAKIS NO ES DE ALBERTO FERNÁNDEZ, NI DE CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER, NI DE MASSA: SE AGRAVA LA CRISIS

Con mayor dependencia de Cristina Fernández de Kirchner, el Presidente optó por Silvina Batakis para reemplazar a Martín Guzmán en el Ministerio de Economía. Prolonga el híbrido político de su gestión y sigue sin definir un rumbo económico con respaldo de los socios del Frente de Todos

Silvina Batakis no responde en términos políticos a Cristina Fernández de Kirchner. Tampoco es una funcionaria alineada con Alberto Fernández. Menos con Sergio Massa. La cabeza de Medusa peronista que integran el Presidente, la vicepresidenta y el titular de la Cámara de Diputados, y la falta de referencia política de la nueva ministra dentro del gobierno nacional, empeoran la crisis política.

La responsabilidad en la resolución del cisma interno en el Frente de Todos y el vacío en el rumbo económico es del Presidente quien volvió a optar por un híbrido político para cubrir el vacío que dejó Martín Guzmán. Ni kirchnerista, ni albertista ni massista, Batakis.

Si fuera necesario referenciar a la nueva funcionaria habría que ubicarla como ex ministra de economía de Daniel Scioli entre 2011 y 2015, etapa en la que el entonces gobernador vivió en tensión permanente con el kirchnerismo La Cámpora. Pero hasta ser designada como reemplazante de Guzmán trabajaba a las órdenes de Eduardo Wado de Pedro.

Nadie la reconoce como propia dentro del gobierno nacional. No se trata de una kirchnerista extrema como Fernanda Vallejos, de un cristinista moderno como Augusto Costa, tampoco de una albertista más racional como Cecilia Todesca. Ni de un massista como Marco Lavagna, el otro nombre que circuló anoche en Olivos para cubrir la vacante en Economía.

A desgano, y presionado por su entorno, Alberto Fernández llamó anoche por teléfono a Cristina Fernández de Kirchner para acordar el nombre de Batakis. Fue a pedido de Estela de Carlotto. La comunicación lejos estuvo de significar un acuerdo político que blinde las medidas de la nueva ministra. Más bien evitó que el jefe de Estado se vaya a dormir sin reemplazo de Guzmán ante el rechazo de Massa a poner ministro de Economía sin un rediseño más profundo del esquema de gobierno y el control de otras áreas como AFIP y el Banco Central para cohesionar la gestión. Pero la relación Alberto-Cristina sigue rota. Tal vez más rota que antes.

La torpeza política de Alberto Fernández para manejar la crisis política del fin de semana tendrá consecuencias económicas, más allá de las políticas que ya están a la vista. En el entorno de Massa no apoyaban la decisión del presidente de la Cámara de Diputados se convertirse en jefe de gabinete. En las entrañas del Frente Renovador consideran que el gobierno nacional no tiene margen para revertir el descalabro político y tampoco el económico. Si bien Massa estuvo el fin de semana en contacto con Máximo Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner, la relación con el Presidente quedó dañada. El jefe del Frente Renovador le propuso una solución de fondo y Alberto Fernández volvió a aplicar un parche, un cambio de nombres.

En definitiva, Alberto Fernández volvió a debilitar al gobierno nacional con su intento de resolución de crisis. En menos de 24 horas, no sólo llevó al extremo la tensión con el kirchnerismo sino que también manoseó a Juan Manzur quien estuvo virtualmente reemplazado por Massa hasta que el líder del Frente Renovador rechazó explícitamente la invitación del Presidente para sumarse al gabinete. Ahora queda el tucumano como un jefe de gabinete que está en la puerta de salida, a tiro de decreto para ser reemplazado por Massa en caso de que la corrida cambiaria y el espiral inflacionario no se detengan.

Manzur descartó esta mañana  que haya nuevos cambios en el Gobierno en el corto plazo y remarcó así que Massa continuará con su tarea en el CongresoManzur desestimó que estén previstos nuevos cambios de funcionarios para los próximos días: «Por ahora el Presidente no ha tomado esa decisión». Y subrayó: «Cada uno de los ministros, de los responsables de las carteras, sigue cada uno en su área de trabajo».

Al referirse puntualmente a la figura del tigrense, el ministro coordinador lo definió como «un hombre de una enorme trayectoria política, que hoy cumple una tarea muy importante, a cargo de la Presidencia de la Cámara de Diputados». «Entiendo que va a seguir colaborando como lo viene haciendo hasta ahora», indicó. Fte.mdz