miércoles 27 de octubre de 2021 🕒 01:08:58
El tiempo - Tutiempo.net

EL PRESIDENTE ALBERTO FERNÁNDEZ DIJO EN LA CÁMARA ARGENTINA DE LA CONSTRUCCIÓN QUE LA PANDEMIA YA PASÓ

El presidente dijo que «ahora que la pandemia ha pasado» es necesario «construir un mundo hacia adelante»

De regreso en la campaña electoral, con un perfil más bajo pero en una continuidad de anuncios, este martes el presidente Alberto Fernández volvió a mostrarse en público en el cierre de la convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), en La Rural de Palermo.

En el inicio de su discurso, Fernández repasó el impacto de la pandemia y refirió a la crisis económica heredada de la gestión de Mauricio Macri. «Aumentó la inversión del Estado y se crearon nuevos puestos de trabajo, pero necesitamos que recuperen una fuerza que el país necesita para ponerse de pie», afirmó el Presidente sobre su Gobierno.

Luego dijo que «ahora que la pandemia ha pasado» es necesario «construir un mundo hacia adelante». En ese sentido, afirmó que «el primer puente que hay que construir es hacia el diálogo, hacia el consenso».

No es la primera vez que el Presidente hace referencia al fin de la pandemia. En la previa de las PASO, publicó una carta en la que aseguró que su Gobierno había tenido sólo 99 días de normalidad sanitaria antes de la llegada del coronavirus al país y que esperaba la llegada de «el día 100».

La semana pasada, en el primer acto en el que se mostró con Cristina Kirchner tras la derrota electoral y la crisis del Gabinete, había afirmado: «Estoy sintiendo que el día 100 ha llegado».

Luego de su afirmación sobre la pandemia, el Presidente hizo referencia al cambio de estrategia de campaña del oficialismo tras la derrota en las PASO. «En estos días me ocupé de salir a la calle y escuchar. Es tiempo de escucharnos. De terminar con los gritos altisonantes y aprender a escucharnos para saber qué nos pasa», afirmó.

Y agregó: «Escuchando uno advierte percepciones que que otros tienen y uno no tuvo. Y es tan necesario ponerse en el lugar del otro para saber cómo caminar más seguros hacia el futuro. Y me he ido a escuchar a vecinos para ver cuáles son las expectativas que de inmediato deben ser atendidas. A escuchar y gobernar le digo que sí, y le digo que no a la idea de encerrarnos, a la idea de creer que podemos gobernar sin escuchar al otro. Le digo que no de quienes solo se quejan y le digo que sí al diálogo constructivo».

A su vez, Alberto Fernández se refirió a la última filtración de datos conocida como «Pandora Papers» y apuntó contra la oposición: «Debemos plantearnos construir hacia la Argentina productiva y dejar atrás la especulación. De esa Argentina venimos y nos costó millones de dólares fugados. Hoy en los diarios vimos como duerme el dinero argentino en paraísos fiscales y que necesitaríamos tenerlos aquí para poder producir, seguir construyendo. Que esa producción crezca y exportemos todo lo que podamos».

«No nos hace feliz que Argentina haya tantos hombres y mujeres que perdieron su trabajo en otro tiempo y hoy viven de la asistencia del Estado. Y lo que empezamos a hacer es ver cómo convertimos planes sociales en empleo. Devolverle dignidad de trabajo a quien lo ha perdido. Devolverle dignidad de trabajo a quienes lo han perdido», agregó.

«No pensemos en lo que cuesta una indemnización el día de un despido. Pensemos en que el empleo se genere, pensemos en eso por sobre todas las cosas», sostuvo.

Sobre el final, adelantó una posible reglamentación para que los empresarios puedan tomar como trabajadores a quienes hoy cobran un plan social. «Espero que pronto tengamos un decreto marco que permita que un empleador pueda recurrir a alguien que tenga un plan social y pueda darle trabajo. Porque lo que nos importa es recuperar el trabajo no sostener el plan social».

«¿Eso quiere decir que vamos a terminar con los planes sociales? No, así no. Mientras los argentinos lo necesiten seguirán teniéndolo. Pero debemos recuperar la cultura de trabajar», finalizó.

A su vez, el Presidente destacó la reactivación en la obra pública: «Desde el año pasado empezamos a trabajar fuertemente con la obra pública. La Argentina es un país muy grande y necesita de la obra pública porque muchos espacios geográficos del país para garantizar el desarrollo. Y el resultado tiene que ver con una inversión que aumentó por parte del Estado, con la creación de nuevos puestos de trabajo».

En ese sentido, añadió: «Este año multiplicamos por dos la inversión en obra pública y el año que viene volvemos a aumentarlo porque seguimos creyendo en la necesidad de la obra pública. De acá a fin de año vamos a tener en ejecución más de 100 mil viviendas. Lo que esperamos es que la cantidad de empleados de la construcción crezca exponencialmente».

Frente a empresarios de la construcción, el Presidente habló del crédito hipotecario: «Tenemos que trabajar para que el crédito hipotecario vuelva a la Argentina y que se convierta en un canal de acceso a la vivienda y no en un martirio para los argentinos. Y vamos a trabajar para que esa ley salga rápidamente».

Y deslizó una crítica a la corrupción en la obra pública: «A nosotros no nos pesa licitar obra pública porque lo hacemos con todas las reglas de transparencia que el tiempo exige. Y vamos a seguir trabajando en procura en que el dinero de la obra pública termine en obra pública, que se eviten los mecanismos de cartelización que alguna vez existieron, que participen todos los constructores».

El Presidente se mostró acompañado del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación Argentina, Jorge Ferraresi, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, entre otros funcionarios. También estuvo presente en el escenario principal el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez.

Antes del discurso del Presidente tomó la palabra Iván Szczech, presidente de CAMARCO, quien tal como había adelantado Clarín expresó la necesidad de extender el blanqueo y generar 100.000 créditos hipotecarios por año.

El lunes, en la previa del discurso de Alberto Fernández en el evento de este martes, el Gobierno lanzó el programa «A Construir», que busca transformar los planes sociales en trabajo.

En la actualidad existen 1.100.000 beneficiarios del programa «Potenciar Trabajo» que realizan una contraprestación laboral de 4 horas a cambio de medio salario mínimo, vital y móvil.

La idea de la Casa Rosada, por ahora incipiente, es reconvertir los planes en empleo registrado. Es una de las principales promesas del Gobierno en esta etapa de la campaña.

El acto en el que se presentó la iniciativa fue encabezado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur en la sede de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra), en Balvanera.

Contó con la presencia de los ministros del Interior, Eduardo de Pedro; Economía, Martín Guzmán; Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; Desarrollo Social, Juan Zabaleta; y Trabajo, Claudio Moroni; el secretario de Obras Públicas, Martín Gill; el titular de la Camarco, Iván Szczech, y el secretario general del gremio, Gerardo Martínez.

La construcción es una de las actividades que tuvo un repunte. En junio y julio se ubicó 9% por encima del promedio de 2019, a punto que julio de 2021 «fue el mejor julio de la historia, solo por detrás de julio de 2015», según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec).
El análisis de un Premio Nobel

El economista advirtió sobre el impacto del endeudamiento en los países menos desarrollados, se refirió a la recuperación global y planteó que son insuficientes los US$ 650.000 millones de fondos distribuidos por el FMI para reforzar las reservas entre los países miembro.

«Los países asumieron medidas para revivir la economía y los problemas económicos arrasaron las finanzas públicas, entonces muchos países en América Latina tienen niveles de deuda que no son sustentables y menos aún en Africa», señaló el economista durante la convención anual de la Cámara de la Construcción en La Rural.

«Desafortunadamente la arquitectura internacional no ha sido diseñada de formas que permita a los países gestionar la reestructuración de sus deudas. Y si no se toman las medidas adecuadas, estos países van a sufrir mucho», agregó Stiglitz, en la charla moderada por Claudio Zuchovicky.

A su vez, un día antes del cierre de la convención, el Gobierno anunció el programa «A Construir», que en los hechos implica avanzar en la transformación de planes sociales en trabajo, meta que viene promoviendo reiteradamente el Presidente. En este caso busca llegar a 250 mil trabajadores del sector.