Tras una reunión con buen tono entre Wado de Pedro y los jefes de Juntos por el Cambio en Diputados, el Gobierno presentó el borrador con el que prevén trabajar para cambiar las fechas de las elecciones. Así, la PASO sería el 12 de septiembre y la general el 14 de noviembre. Se espera que esta semana la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio y la intención del Gobierno se materialice en un proyecto de ley que comenzará a debatir la Cámara de Diputados.

El texto que el viernes por la noche llegó a la Cámara baja desde el Ministerio de Interior, al que accedió Diagonales, sostiene: “Este aplazamiento permitirá dejar atrás el período de bajas temperaturas y mayor circulación de enfermedades respiratorias y avanzar en la campaña de vacunación”.

Por otro lado, remarcaron que “las fechas propuestas permiten respetar todos los plazos fijados por el Código Nacional Electoral, salvo dos excepciones: con el propósito de garantizar un plazo suficiente para la realización del escrutinio definitivo de las PASO, el proyecto propone reducir de 50 a 45 días previos a la elección general el plazo para que las juntas partidarias proclamen sus candidatos”.

En el encuentro del jueves pasado los diputados del bloque opositor plantearon, según relataron a este portal participantes de la reunión, una serie de modificaciones electorales. Estas estaban vinculadas principalmente a la Boleta Única Electrónica. Frente a esto, “Wado aclaró que los cambios en la metodología ya no pueden realizar porque el calendario electoral ya está en marcha”, contaron fuentes del entorno del ministro.

Igualmente en el Gobierno consideraron la propuesta opositora y resolvieron avanzar en la integración de una comisión para que el Congreso y el Ejecutivo discutan propuestas para mejorar el sistema electoral argentino.

El borrador que el Gobierno mandó al Congreso para analizar la modificación del Calendario Electoral contempla además la oficialización de listas y candidaturas, es decir, el inicio de campaña para 45 días antes de cada elección.

Por otro lado, en las próximas semanas se pondrá en marcha otro de los acuerdos a los que llegó el ministro de Interior el jueves por la noche en el primer piso del Palacio Legislativo. Se creará la Comisión de Seguimiento de la Pandemia que estará integrada por las distintas fuerzas con representación en el Congreso, y posiblemente con funcionarios del Ejecutivo.

“Nosotros pedimos que fuera lo más amplia posible, con representantes de ONG, médicos sanitaristas epidemiólogos, psicólogos, etcétera”, contó a Diagonales uno de los referentes de la bancada opositora.

Esta comisión, además, está pensada para monitorear y analizar los distintos indicadores de salud, y también las acciones con el Comité Operativo de Emergencia. “El ministro reconoció que Ginés vino poco al Congreso el año pasado, y que nosotros tenemos que tener más participación para ver cómo se está manejando la pandemia”, dijo uno de los opositores que participó de la reunión, y quedó “conforme con lo que dijo el ministro”.

Pero lo que terminó de cerrarle a la oposición es que Wado de Pedro dijera en declaraciones públicas a la prensa que esta modificación se hacía “por única vez” y “en contexto de pandemia”, como una medida más en la lucha contra la segunda ola.

Ahora el interbloque oposición llevará esta semana la propuesta que hizo Wado a la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio donde el entusiasmo con la iniciativa del Frente de Todos no será la misma. La semana pasada manifestaron en un comunicado el rechazó de un “cambio de las reglas de juego” porque “las reglas electorales son sagradas en una democracia”.