sábado 6 de marzo de 2021 🕒 21:46:55
El tiempo - Tutiempo.net

PUBLICIDAD OFICIAL 2021 UN GASTO REFORZADO PARA EL AÑO ELECTORAL EN TODAS LAS JURISDICCIONES

El presidente dijo “Intentamos que la pauta se federalice lo más posible. Nunca adherimos a las lógicas que nos dicen que la pauta se distribuya por la cantidad de ventas o de lectores, nunca aceptamos eso

Para 2021, la secretaría de Medios y Comunicación tiene un presupuesto de $4239 millones, lo que a priori parecería un recorte de los fondos gastados el año pasado. Para confirmarlo habrá que esperar hasta fin de año, porque son habituales las reasignaciones de partidas para reforzar esa caja -permitidas por los “superpoderes” de los que goza el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y que en 2020 se usaron en octubre para transferir $280 millones-. Otros $780 millones están a cargo de la Secretaría de Prensa y Comunicación de la Presidencia, cuyo titular es el vocero presidencial Juan Pablo Biondi, aunque esos fondos no pueden utilizarse para avisos publicitarios.

A pesar de los claroscuros y de los intentos de distintas administraciones por obstaculizar la información sobre el reparto y sus beneficiarios, la distribución de la publicidad oficial nacional es una de las más transparentes del país desde que se publica la información en Internet, a partir de 2009 (antes de ese año, algunas organizaciones de la sociedad civil consiguieron el detalle a partir de pedidos específicos o reclamos judiciales).

Según una investigación académica, entre 2000 y 2017, los sucesivos gobiernos nacionales gastaron 2500 millones de dólares en publicidad oficial

Según una investigación académica, entre 2000 y 2017, los sucesivos gobiernos nacionales gastaron 2500 millones de dólares en publicidad oficial. Las características principales de ese gasto fueron el crecimiento exponencial a lo largo de los años -sobre todo a partir de la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia-, el usufructo electoral y la crisis paralela de los medios de comunicación tradicionales. Esos números no incluyen la inversión publicitaria de empresas privadas pero con control mayoritario estatal, como YPF o Aerolíneas Argentinas.

Por lejos, la jurisdicción más opaca en la información sobre el reparto de los fondos es la provincia de Buenos Aires, incluidas todas las gestiones, al menos, desde Felipe Solá en adelante, con un boom de recursos durante los ocho años de Daniel Scioli y también en el período de María Eugenia Vidal, en el que nunca se informó el detalle del gasto. Para 2021, el nuevo Ministerio de Comunicación Pública, creado por el gobernador Axel Kicillof, dispondrá de $1385 millones (aunque, como es política de Estado en esa jurisdicción, sin especificar el destino concreto de esos recursos).

En la ciudad de Buenos Aires, la Secretaría de Medios tiene un presupuesto de $1890 millones, de los cuales unos $1000 millones irán a publicidad oficial y el resto se gastará en los medios públicos, eventos y otras producciones.

Por lejos, la jurisdicción más opaca en la información sobre el reparto de los fondos es la provincia de Buenos Aires

En la provincia de Córdoba, el presupuesto de este año prevé una partida de $1793 millones para publicidad y propaganda de la administración provincial.

En la provincia de Santa Fe, el presupuesto de 2020 prevé un gasto de $1474 millones en publicidad oficial. Otros $465 millones se irán en concepto de producciones, eventos, imprenta y la Radio y Televisión Santafesina (que este año costará $226 millones).

En algunas jurisdicciones, parte de los fondos públicos destinados a publicidad oficial están en otros presupuestos, como los de empresas estatales, la lotería provincial o agencias descentralizadas, como las turísticas. Este año, entre marzo y abril, el Estado nacional también contratò la impresiòn de cuadernillos educativos a empresas editoras de periódicos y otras imprentas por $388 millones, según información a la que accedió la ONG Poder Ciudadano.

Opacadas por estos presupuestos millonarios, asoman partidas de “prensa y difusión” o de “ceremonial y comunicación institucional” en miles de municipios en todo el país, muchos de los cuales también incorporaron en los últimos años sus propias emisoras de FM otorgadas luego de la sanción de la ley de medios de 2009.

Uno de los principales investigadores de estos y otros ítems del gasto público es Guillermo Lanfranconi, autor de los informes anuales “Yo pago, tu pagas, ellos gastan”, director de eldespertador.com.ar y del nuevo Centro para la Austeridad Republicana (Cepar). Lanfranconi explica lo complejo que es hacer el seguimiento: “Es muy llamativo lo difícil que resulta acceder a información sobre cómo gastan los gobiernos el dinero de los contribuyentes en la contratación de medios. O hay que recorrer extensos archivos, como en el caso de la Capital Federal y Santa Fe, o directamente no hay ningún detalle, como en las provincias de Buenos Aires y Córdoba”.

El presidente Alberto Fernández tiene una larga experiencia en el manejo de la publicidad oficial, que ya había estado a su cargo entre 2003 y 2008 cuando fue jefe de Gabinete. En ese tiempo, la tarea operativa estuvo delegada en su amigo locador y hasta 2009 secretario de Medios, Enrique Albistur (beneficiario recurrente de los fondos a partir de sus empresas publicitarias, Wall Street y Grupo Al Sur).

Ya como presidente, Fernández se refirió varias veces y de manera muy concreta a la publicidad oficial: en el discurso de toma de posesión del cargo en el Congreso el 10 de diciembre de 2019 y en la asamblea legislativa del 1° de marzo pasado, así como en varias intervenciones y conferencias en distintas provincias.

Al asumir, el Presidente cuestionó el gasto de $9000 millones que, según él, había hecho su antecesor Mauricio Macri durante sus cuatro años de mandato. “Vamos a reorientar el presupuesto de publicidad del Estado bajo otros criterios. Queremos que dejen de servir a la propaganda del Estado para que pasen a servir al mejoramiento de la calidad educativa”, dijo. Y agregó: “No habrá más pauta directa para financiar programas individuales de periodistas”. Si se repasa con paciencia el listado de casi 2300 receptores de pauta se advertirá que sigue habiendo periodistas que reciben fondos, muchos de ellos facturándolos a su nombre (como Javier “El Profe” Romero) y la mayoría a través de sociedades de las que son accionistas (como el exconcejal cordobés y conductor en C5N, Tomás Méndez).

En marzo, al abrir las sesiones ordinarias del Congreso, profundizó sobre el proyecto de la “pauta educativa”, que entusiasmaba a la industria periodística, pero quedaría completamente archivado con el estallido de la pandemia. “Deseo informarles asimismo que en breve estaremos poniendo en marcha, tal cual lo anunciamos el 10 de diciembre, un proceso de reconversión de la publicidad oficial, que insumía millonarios recursos públicos. La reorientación de la misma hacia contenidos educativos ha disparado un proceso creativo inédito entre los medios de comunicación privados y el Estado”, dijo el mandatario. De la gestión de aquella “pauta educativa” iba a participar el ministro de Educación, Nicolás Trotta, que -al igual que el secretario de Medios y Comunicación Pública, Francisco Meritello- proviene del Grupo Octubre, ahora uno de los más beneficiados con la publicidad oficial.

En junio, al visitar la provincia de La Pampa, ante un reclamo de Mauro Monteiro, periodista de la radio comunitaria Kermés, durante una conferencia de prensa, Fernández respondió: “Intentamos que la pauta se federalice lo más posible. Nunca adherimos a las lógicas que nos dicen que la pauta se distribuya por la cantidad de ventas o de lectores, nunca aceptamos eso. Siempre la distribuimos pensando una pauta para el interior del país y otra para los grandes medios nacionales que efectivamente controlan un sistema que excede mucho a la ciudad de Buenos Aires”.

Visiblemente molesto, el mandatario agregó: “Seguramente por ahí no llegamos a muchas radios comunitarias o cooperativas, que ni siquiera registramos en la cantidad que hay, porque con la ley de medios audiovisuales efectivamente nacieron muchas radios de ese tipo, muchas se quedaron en el camino y otras siguieron adelante, y bienvenido sea. Pero si vos querés pauta, preséntate en el Estado nacional, sé proveedor del Estado y te garantizo que va a llegarte la pauta”. Este fragmento del diálogo fue recortado del video publicado en el canal oficial de la Casa Rosada en YouTube.Por Josè Crettaz Fte. textual La Naciòn