martes 2 de marzo de 2021 ūüēí 07:54:21
El tiempo - Tutiempo.net

ALERTA EN LA CGT DADO QUE CONOCEN QUE EL GOBIERNO PODR√ćA ESTAR PLANEANDO UN AJUSTE PARA ALCANZAR UN AJUSTE CON EL FMI

El panorama es explosivo porque el Gobierno no tiene mucho para ofrecer en materia econ√≥mica si la consigna ahora es bajar el gasto p√ļblico y reducir el d√©ficit fiscal para acordar con el Fondo Monetario.

¬†Las se√Īales que dio la central obrera¬† preanuncian un clima de enfrentamiento.¬†Parece haberse terminado la paciencia sindical y no es casual que suceda ahora: los dirigentes de la CGT saben que desde los despachos oficiales se est√° planeando¬†un ajuste para que se pueda alcanzar un acuerdo con el FMI.¬†Lo que no lograron hasta ahora en materia de incidencia en las decisiones oficiales, ya no lo conseguir√°n en un contexto de mayores restricciones. Y deber√°n contener el malestar de los trabajadores sin que los funcionarios se hayan preocupado por contenerlos a ellos.

Por eso hasta¬†H√©ctor Daer, el cotitular de la CGT con mayor llegada al Presidente, no se preocup√≥ por atajar ni una de las cr√≠ticas que sus colegas descargaron con¬†desencanto y bronca¬†a lo largo de tres horas de reuni√≥n. El comunicado final, titulado ‚ÄúLa pandemia no termin√≥‚ÄĚ, est√° lleno de claras muestras de un¬†malestar¬†in√©dito¬†en los once meses del gobierno de Alberto Fern√°ndez. No s√≥lo advierten que ‚Äúno puede ni debe ser dilapidado‚ÄĚ el ‚Äúesfuerzo compartido‚ÄĚ en esta pandemia, tras sostener que deben mantenerse los programas sociales y la ayuda econ√≥mica, sino que incluso reclaman ‚Äúgarantizar que el cambio de formula de actualizaci√≥n jubilatoria no perjudique a los beneficiarios del sistema previsional‚ÄĚ.

El problema adicional es que se llega a este punto de inflexión sin un diálogo productivo desde el 10 de diciembre pasado. Alberto Fernández mostró un comportamiento errático en su relación con el sindicalismo: no les cedió lugares importantes en la grilla de funcionarios ni tampoco se preocupó por darles aunque sea la sensación de que incidían en las decisiones. No es sólo una cuestión de pérdida de poder político, sino que hace largos meses que los dirigentes gremiales se quejan de que carecen de interlocutores eficaces en los ministerios para resolver cuestiones muy específicas.

Por eso uno de los temas que m√°s¬†enardece¬†a los sindicalistas es la¬†crisis de las obras sociales. Conocen al ministro Gin√©s Gonz√°lez Garc√≠a desde hace d√©cadas (en particular, Daer y su jefe sindical, Carlos West Ocampo), pero el titular de Salud, seg√ļn se quejan, prometi√≥ demasiadas cosas que termin√≥ incumpliendo. Como la jefatura de la Superintendencia de Servicios de Salud, que iba a recaer en un t√©cnico de la CGT y finalmente qued√≥¬†en manos de un amigo del ministro. O el DNU que iba a habilitar plata del Tesoro Nacional para compensar la ca√≠da de la recaudaci√≥n del sistema de salud, que nunca se concret√≥ y el dinero para cumplir esa finalidad¬†sale de un fondo que se nutre de aportes de los trabajadores.

Uno de los m√°s enfurecidos en la reuni√≥n cegetista fue el mercantil¬†Armando Cavalieri,¬†del sector de ‚Äúlos Gordos‚ÄĚ, quien directamente habl√≥ de una medida de fuerza. Es l√≥gico: el veterano dirigente pertenece a¬†un sector que se resentir√° a√ļn m√°s¬†cuando el Gobierno restrinja el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producci√≥n (ATP), que le pagaba una parte del salario a miles de trabajadores de Comercio afectados por la cuarentena. Y los problemas para ayudar al sistema de salud¬†afectan a su obra social,¬†Osecac, la m√°s numerosa del pa√≠s: tiene m√°s de 2 millones de afiliados.

¬ŅPodr√° evitar el Gobierno que semejante malestar termine en¬†el primer paro general de la CGT contra Alberto Fern√°ndez? En principio,¬†depende m√°s del propio jefe del Estado que de los sindicalistas.¬†Pero a√ļn si decidiera comenzar un di√°logo en serio con la central obrera, hay factores que interfieren en la b√ļsqueda de un acuerdo social: el ajuste que viene de la mano del acuerdo con el FMI, seg√ļn alertan los dirigentes gremiales,¬†requiere de consensos mucho m√°s amplios, que incluyan sobre todo a la oposici√≥n pol√≠tica y a otros sectores econ√≥micos y sociales. Y, como se concluy√≥ en la reuni√≥n cegetista, ‚Äútodav√≠a no est√° claro¬†cu√°l es el plan que propone la Casa Rosada, si es que lo tiene‚ÄĚ. Fte, Infobae