domingo 7 de marzo de 2021 🕒 11:43:21
El tiempo - Tutiempo.net

LUEGO DE LOS ANUNCIOS DEL BCRA EL DÓLAR BLUE LLEGÓ A $150

De hecho, el dólar blue avanzó hoy tres pesos y llegó a $150, marcando un nuevo récord

El mercado abrió hoy con una esperada suba en la cotización oficial del dólar. El dólar blue también escaló y se acerca a la barrera de los $150.

El oficial mayorista se ubicó en $76,95, 70 centavos por encima del cierre del día anterior ($76,24). La entidad que conduce Miguel Pesce ya había anticipado ayer lo que sucedió; aseguró que al abrir hoy el mercado pondría una postura de venta a $76,95, lo que representaría una variación de 0,1% respecto del cierre previo.

En tanto, el dólar minorista cerró a $82,44 según el promedio diario que elabora el Banco Central. Esto significa un salto de $1,64 respecto del cierre de ayer ($80,80). Por otro lado, en el Banco Nación, una de las entidades con cotización más baja del mercado, la divisa se ofrecía a $81 a la mañana y a $81,50 horas más tarde, lo que muestra una suba del valor de la moneda extranjera de $1,25 desde ayer y de $1,75 desde el lunes, día en que las carteleras lo ofrecían a $79,75.

Con esta suba, el valor final del “dólar ahorro”, que contempla el 30% del impuesto PAIS y el 35% de recargo a cuenta de Ganancias o Bienes Personales, se ubicó en $136.

Que el promedio sea de $82,44 y el Banco Nación lo oferte a $81,5 muestra la amplia dispersión de cotizaciones que se registraron hoy en las entidades bancarias. De hecho, en algunas instituciones privadas fue posible encontrar la divisa a $83. En este último caso la cotización “ahorro” rozó los $137.

Por otro lado, esta semana el cepo se ajustó hasta exhibir una versión “ultrarrestringida”. El martes pasado se confirmó que los 2,8 millones empleados de empresas que contaron con ayuda estatal para pagar salarios a través del programa ATP no pueden acceder al dólar oficial, medida que sorprendió y puso presión sobre los tipos de cambio “libres”, a donde se prevé que se reoriente buena parte de la demanda de dólares.

De hecho, el dólar blue avanzó hoy tres pesos y llegó a $150, marcando un nuevo récord. Ya había subido ayer, en el debut del nuevo cupo mensual, cuando se ubicó en $147, el mismo nivel al que llegó el 24 de septiembre pasado y que representó hasta ayer el valor máximo del billete paralelo desde que se impuso este cepo, marca que volvió a superar hoy.

Si bien ayer se desinflaron, las cotizaciones que resultan de la compra y venta de acciones -los dólares bursátiles- experimentaron hoy una suba: el dólar MEP creció por encima de $142, mientras que el CCL se ubicó en$149.

“El mercado está muy a la expectativa de lo que pueda hacer el Central con la venta de bonos AL30, que es el que se utiliza para operar MEP y CCL. Si en algún momento salen a vender es muy probable que aflojen esas cotizaciones, pero por ahora no se ve”, reportó por la tarde Leonardo Svirsky, de Bull Market Brokers.

El riesgo país, por otra parte, se ubicó en 1350 puntos básicos, sin cambios respecto del cierre del jueves. En tanto, las acciones argentinas en Wall Street (ADR) mostraron una tendencia a la baja, con caídas cercanas al 5%, como en el caso de los papeles de Corporación América.

“Las medidas no tuvieron un gran debut”, analizó Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina. “Tuvimos otra jornada agitada en el mercado cambiario oficial: el dólar subió 70 centavos, su mayor avance desde septiembre del año pasado, cuando volvió el cepo, y el Banco Central vendió alrededor de US$150 millones. En la misma línea, las acciones argentinas operaron en rojo”, repasó.

Si bien considera que todavía es temprano para marcar una tendencia, más aún cuando se acaba de renovar el cupo del dólar ahorro, el economista advirtió que la situación del mercado cambiario “está muy tensa y sigue preocupando”.

“Las medidas de ayer parecieran no alcanzar en el corto plazo, de modo que el apetito dolarizador pareciera no reducirse. Considerando el bajo stock de reservas netas, y que las reservas líquidas ya perforaron los US$1000 millones, el efecto debería ser casi inmediato. De lo contrario, las intervenciones del Banco Central se volverán cada vez más costosas y difíciles de sostener”, apuntó Rajnerman.

Tras el anuncio de las medidas económicas realizado ayer por el ministro Martín Guzmán, el Banco Central emitió un documento en el que explicó que mantendrá su política de flotación administrada, pero adelantó que lo adecuará “en forma gradual a las necesidades de la coyuntura” evitando efectos no deseados sobre la competitividad, los precios internos, la evolución de los activos y pasivos y la distribución del ingreso. En el mercado esto se interpretó como un anticipo de aceleración en el ritmo de devaluación del peso que, en lo que va del año, llega al 27% y rondó el 2,6% mensual en los últimos dos meses.

Según anticiparon los funcionarios, el objetivo central del Gobierno es evitar la merma de las reservas. Cabe recordar que solo en septiembre el Banco Central registró una pérdida de reservas mayor a los US$1600 millones por intervenciones sobre el mercado cambiario, el mayor monto de los últimos 11 meses.

Para Martín Vauthier, director de la consultora EcoGo, si bien las medidas anunciadas por el Gobierno “van en sentido correcto”, no atacan los problemas de fondo que generan presión sobre las reservas del Central y, por lo tanto, es probable que no se traduzcan en un impacto favorable sobre los indicadores del mercado en el corto plazo.

“Las medidas llegan tarde como para tener un impacto de magnitud en la situación macroeconómica actual. Apuntan más a una devaluación fiscal muy acotada en relación con lo que es el tamaño de la brecha cambiaria, que hoy es el principal problema que genera presión sobre las reservas del Banco Central. No es el nivel del tipo de cambio oficial, que no luce atrasado, sino la brecha cambiaria”, sostuvo.

Como segundo problema de fondo señaló el aumento del riesgo país y consideró que tanto para aplacar ese indicador como la brecha hubiera sido necesario también “acuerdos políticos” con los sectores empresarios y “una señal fiscal clara” que muestre voluntad de reducir la emisión de pesos.Fte. La Nación