9 de agosto de 2022

MONSEÑOR CASARETTO DIJO QUE PARA LA IGLESIA LOS SUBSIDIOS SON NECESARIOS

Además, el representante del Episcopado volvió a insistir con profundizar el diálogo en una «mesa social», algo que ya había pedido hace pocas semanas

Los índices de pobreza  que se oficializaron hace poco más de un mes generaron estupor, pero no hicieron más que ratificar algo que la Iglesia denuncia desde hace años: miles de argentinos pasan cada día enormes necesidades, con el agravante de que no ven señales alentadoras para imaginar un futuro mejor en el corto plazo.

Por eso, Jorge Casaretto, miembro de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado, volvió a alertar este mediodía sobre esa problemática inquietante, al señalar que «hay gente que se resiste a pensar en los subsidios, pero son necesarios porque hay un millón de chicos que no estudian ni trabajan».

De todos modos, el Obispo Emérito de San Isidro aclaró que esa asistencia estatal no es suficiente: «Hay que generar mucho empleo, porque el subsidio sin trabajo y sin educación no tiene sentido. Hay que ver cómo a cada subsidio se le ponen un aditamento de educación y trabajo».

En una extensa entrevista con María Laura Santillán en el programa radial «Mañana empiezo«, Casaretto habló también de la relación de la Iglesia con la administración de Cambiemos: «Con la gente del Gobierno hoy se puede hablar con mucha claridad, antes el diálogo era más que nada con los gremios». Sin embargo, señaló que «con todos los gobiernos cuando se habla de pobreza se arma lío, se ponen molestos».

Además, el representante del Episcopado volvió a insistir con profundizar el diálogo en una «mesa social«, algo que ya había pedido hace pocas semanas: «Es una de las cuestiones que hemos propuesto, me parece que el Gobierno está interesado en armar distintos ámbitos».

«Se ha aceptado no como una mesa social sino como varias mesas sociales. No es algo institucionalizado, pero tiene mucho diálogo con todos los movimientos sociales que están surgiendo con fuerza. Y la pastoral está acompañando».

Finalmente, al ser consultado sobre la figura del papa Francisco, Monseñor Casaretto desestimó las especulaciones que se hicieron sobre sobre su idología política y las tensiones con el presidente argentino: «Puede ser que comenten que es peronista, pero no es tan así. ¿La relación con Macri? Si le sonrió o no son cosas de chiquitaje».

Por último, se refirió a la problemática de la inseguridad y el narcotráfico: «Si la iglesia se convierte en policía, deja de ser iglesia».Fte.infobae