9 de agosto de 2022

Hoppe y el Chato: Los hombres detrás de Tinelli

Los productores, que trabajan hace más de 20 años para el conductor, están desde el 2000 a cargo de la dirección artística y la producción ejecutiva del programa argentino más visto de la TV

Tinelli-Videomatch-Florencia-Gerardo-DellOro_CLAIMA20150716_0004_28El Chato Prada y Federico Hoppe son los hombres por detrás de Marcelo Tinelli y ShowMatch. Los productores, que trabajan hace más de 20 años para el conductor, están desde el 2000 a cargo de la dirección artística y la producción ejecutiva del programa argentino más visto de la TV. Y sus caras se fueron haciendo conocidas no sólo por su labor (que reconocen a diario participantes y miembros del jurado), sino porque el propio Tinelli se ocupa de que las cámaras los enfoquen y de contar -o fabular, a veces- intimidades de ellos, desde sus conquistas a sus separaciones, incluida la presión pública para que Prada le pida matrimonio -en vivo, en el programa- a su novia, la bailarina Lourdes Sánchez.
Prada y Hoppe, Hoppe y Prada, el Chato y Fede, son personajes miméticos, que ocupan el mismo cargo y la misma oficina, visten un look informal de remera y zapatillas y se enorgullecen de que el elemento central de esa oficina sea la amplia mesa de trabajo, por la que durante el día pasan los productores de los otros ciclos que tienen a cargo (Este es el show, por El Trece, Tu mejor sábado y Tu mejor domingo, por Canal 9, y alguno más de C5N). En la oficina hay otros tesoros: la banqueta en la que se sentó Tinelli en sus inicios en Videomatch, unas cuantas estatuillas de los Martín Fierro y otras de los Premios Clarín Espectáculos. Y, claro, el omnipresente videowall en varios canales, con un par de pantallas dispuestas para el registro del rating minuto a minuto.
Prada y Hoppe, Hoppe y Prada, el Chato y Fede, los personajes miméticos, duermen poco y trabajan mucho. Cuando ShowMatch va al aire, el velador de la mesita de luz se apaga cerca de las tres de la mañana. Y a las 8 ya están de nuevo en carrera.
¿Cómo se reparten las tareas?
Hoppe: Es todo muy equitativo. No hay nada pactado. Suceden tantas cosas, tantos programas, que nos vamos metiendo naturalmente en ellas, porque somos los dos de estar muy encima de todo.
Prada: Como todo pasa por esta mesa, los dos podemos saber lo que está pasando. Y así nos informamos y nos comunicamos.
Hoppe: Para que dos personas que tengan cargos de decisión compartan oficina, tenés que llevarte muy bien. No conozco otro caso.
¿Pero no hay cosas que deleguen en el otro? ¿Del tipo “yo soy bueno con los números, él es bueno con los castings”?
Prada: No, las cosas son cincuenta y cincuenta. Por ahí, a uno se le ocurre algo y el otro dice “buenísimo” y la hace propia. Tenemos bien acomodado el tema del ego.
Hoppe: El fin es el producto, el programa. Y esa es la línea que baja Marcelo. Nosotros concebimos trabajar así, en equipo.
Prada: Lo bueno de esto es que cuando tenemos que tomar decisiones, podemos charlar en confianza, como lo puede hacer una pareja. Sabemos que de ahí va a salir algo positivo, porque los dos tiramos del mismo carro.
Prada y Hoppe son, además, socios en la producción teatral hace cuatro años. Con Ezequiel Corvo tienen ahora en cartel Casa Fantasma, con muchos actores del staff de ShowMatch. Y otra vez hay un agradecimiento a Tinelli. “Él nos ayudó y estimuló para que lo hagamos”, coinciden de nuevo.
¿Los llaman mucho para pedirles trabajo?
Hoppe: Sí, bastante. Y es triste, con las necesidades que hay, a veces decir que no.
¿Y se sienten queridos o temidos en el medio?
Hoppe: Queridos. Y respetados.
Prada: Y es porque nosotros somos muy respetuosos también.
A los famosos, ¿les hacen la del policía bueno y el policía malo?
Prada: Por características de cada uno, puede salir algo así, que uno contenga más que el otro. Pero no lo usamos como método.
¿Le pueden decir que no a Tinelli? ¿Toman decisiones sin él?
Prada: Marcelo tiene el corte final de todo. Pero siempre se le puede sugerir. Por ahí, le podemos decir que no en alguna cosa en la que nosotros tengamos el conocimiento total. Pero el olfato de Marcelo es nuestro camino. Puede sonar un poco místico, pero es así.
Hoppe: El sabe que vamos a hacer lo imposible para conseguirle el mejor programa. Si hay alguna imposibilidad o algo que no se consiguió, sabe que hicimos todo y un poco más para lograrlo. Si no se resolvió, lo entiende.
¿Miran mucha televisión?
Prada: Sí, de todo, sobre todo de aire, para ver qué se está haciendo. Y siempre con mirada de productor. Miro mucho YouTube, también.
Hoppe: Yo también miro todo. Y siempre con el minuto a minuto a mano. Vemos tele y vemos cómo está funcionando.
¿Ya están trabajando en el próximo ShowMatch? ¿Sigue el Bailando?
Hoppe: Claro. Más allá de los formatos, nosotros tenemos a Tinelli, que es más que el mejor conductor, es un generador de opinión y un tipo que comunica con una calidad única. El hizo del Bailando un formato propio. Hay otros que están buenísimos, pero que piden que te ajustes a ellos. Y eso no va.
Prada: Lo último en que pensaríamos es en acotar a Tinelli. Hay que dejarlo libre. Es nuestro Messi.
¿Y ustedes?
Prada: Fede es Mascherano y yo… Rojo.
¿Cómo se paran en la pelea TV de calidad contra TV popular?
Prada: ¿Cuál sería esa pelea? A nosotros nos gusta que haya de todo. Buena ficción, etcétera. Pero el que decide qué ver es el público. Por ahí, hay propuestas más ambiciosas y no pegan en la gente.
Hoppe: Pero que quede claro. Nosotros hacemos televisión de alta calidad. Por ahí el entretenimiento no tiene buena prensa. Pero hay que meter una pista de baile, una piscina en un estudio, con muchos personajes, emoción, risas…
Prada: Y en vivo. Hay que ver quién se anima a hacer un gran show con esta producción y este conductor. Cuando vieron el aquadance en la feria televisiva de Cannes, quedaron alucinados. Y creyeron que era todo un formato. Cuando para nosotros es un ritmo, que dura una semana. Eso es televisión de calidad. Fte.clarín