20 de agosto de 2022

EL EX JUEZ GALEANO RESPONDIÓ A TODO TIPO DE PREGUNTAS EN EL PROGRAMA DE FANTINO

«El Gobierno impulsó la aceleración del juicio para sentarnos ahí y decir que se hizo algo por la causa AMIA. Desde que yo me fui, se mantuvo mi línea de investigación, pero no se hizo nada. Se dejaron de lado muchas pistas que no se profundizaron».

0012915940El Tribunal Oral Federal 2 fijó para el próximo 6 de agosto el inicio del juicio oral y público por la causa de presuntas irregularidades en la investigación del atentado a la AMIA. El 2 de julio se realizará una audiencia preliminar, donde se informará cómo será el debate. Allí, serán juzgados el ex presidente Carlos Menem y el juez que manejó la causa durante casi diez años, Juan José Galeano. También el ex jefe de la SIDE, Hugo Alfredo Anzorreguy, junto a su segundo, Juan Carlos Anchezar.
A días de la primera audiencia, Galeano habló en televisión y respondió todo tipo de preguntas sobre el atentado, que en julio de 1994 causó la muerte de 85 personas. «Para avanzar en el caso de la AMIA hubo que quebrar mafias de corrupción que se pusieron al descubierto, como la Policía Bonaerense, o el poder político. Yo no era un juez cómodo, ni para el Gobierno que me designó ni para los posteriores», señaló Galeano.Sobre los responsables del ataque terrorista, el ex juez dijo no tener dudas: «La idea provino de Irán, de Hezbollah. Y, sin lugar a dudas, el atentado ocurrió por la corrupción pública que tenemos en Argentina. Corrupción que, lamentablemente, Nisman dejó de investigar».Galeano se mostró convencido al afirmar que «hubo un Nisman en 1997, otro en el 2004, otro en 2014, y uno que muere en 2015«. Luego, detalló: «En 1997, avanzó con nosotros en la investigación y preparando el juicio oral. Entendía que teníamos elementos para llegar a condenar a las personas. De hecho, lo sostiene hasta el último momento».»En 2004 – continuó Galeano- Nisman no apela cuando el Tribunal Oral Federal 3 determinó la nulidad, y yo hablé con él. Eludía las respuestas. Yo estaba ante una persona que había sido presionada, que había sido amenazado para no apelar. Yo tengo dos referencias. La versión más fuerte sobre este tema, que el mismo tribunal le había pedido, lo había invitado, a que no apele. La otra versión es que Antonio Stiuso lo disuadió para que mantenga la nulidad.Concretamente, porque Stiuso no quería investigar a la Policía Bonaerense«.

Por último, el juez opinó sobre la muerte del titular de la UFI-AMIA: «El último Nisman es el que nos perseguía a nosotros. Me hizo llegar un mensaje, a través de un allegado, diciendo que no tenía nada contra mí. Todo lo que hacía era en contra de su voluntad, alguien lo tenía controlado. No me resulta verosímil que se haya suicidado, se quería mucho, quería la vida, la buena vida«.
En este punto, cabe destacar que el fiscal federal Juan Pedro Zoni pidió la continuidad de la causa contra el ex Director General de Operaciones de la ex SIDE «Jaime» Stiuso por supuestamente ocultar información sobre el atentado a la AMIA, tras desestimar un pedido de sobreseimiento que ahora debe definir el juez Rodolfo Canicoba Corral.

«Es fácil y barato realizar un atentado en Argentina»
El ex juez advirtió que la seguridad en el país es baja y propensa al ingreso de grupos terroristas internacionales. Además, narró que al igual que Nisman, él también «estaba amenazado por el gobierno de Irán». «Lo que nosotros hicimos les molestaba. Les molestó tener a alguien que les pida explicaciones, que alguien los ilumine«, añadió.Sobre las amenazas a funcionarios del Poder Ejecutivo, dijo: «Creo que la gestión de Menem fue la determinante en la ruptura de relaciones cordiales con el gobierno de Irán. Había contratos nucleares, le facilitábamos tecnología, y estaban a punto de enriquecer uranio. Entiendo que Menem decidió no avanzar con esos contratos que había firmado Ricardo Alfonsín, donde nosotros proveíamos tecnología con riesgos reales para otros países de Medio Oriente. Y tuvimos muchas amenazas. Declararon muchos diplomáticos que fueron apretados por el gobierno de Irán, tanto en la Cancillería, como en convenciones internacionales».

«No es cierto que dejamos de investigar la pista siria por pedido del presidente Menem. Siempre fui independiente del Poder Ejecutivo. La independencia del juez está en su cabeza, en sus decisiones«, manifestó.
El kirchnerismo
Sobre la denuncia de Nisman contra la presidente Cristina Kirchner, por encubrimiento, Galeano criticó la figura y aseguró que «fue un formato erróneo». «Se podrían haber denunciado hechos, que se veían en cada una de las escuchas», explicó.
En este sentido, agregó: «El Gobierno impulsó la aceleración del juicio para sentarnos ahí y decir que se hizo algo por la causa AMIA. Desde que yo me fui, se mantuvo mi línea de investigación, pero no se hizo nada. Se dejaron de lado muchas pistas que no se profundizaron«.
Párrafo aparte para Carlos Telleldín
El ex juez dedicó una parte importante de la entrevista con Alejandro Fantino al único procesado por el atentado: Carlos Telleldín. Se lo acusa de conseguir, acondicionar y hacer entrega de la camioneta Renault Traffic que explotó.
También está procesado por encubrimiento, ya que lo acusan de recibir 400 mil dólares por parte del juez Galeano para culpar a un grupo de policías bonaerenses encabezados por el comisario Juan José Ribelli, que finalmente resultaron absueltos.
Galeano, sin embargo, argumenta que, cuando entregó el dinero a cambio de un supuesto dato, él creía estar «en una operación secreta de la SIDE». Y que por eso se filmó.

«Yo no decidí que se iba a pagar, lo que yo hice fue grabar el video de una situación extraña, donde se hablaba de dinero, que Telleldín exigía. Lo exigía para su familia, para su protección. Decidí grabarlo porque no me gustaba la situación», explicó.
 
Galeano comentó que el dinero que se pagó provenía de fondos reservados de la SIDE. «Ellos me notificaron que debía hacerlo. Esa grabación es mi defensa, cuando la escuchemos entera vamos a ver«, enfatizó.
De esa «operación secreta de la SIDE», el juez recordó: «A mí me cita el director a la secretaría, Alfredo Anzorreguy, y me informa que Telleldín pedía dos millones de dólares. Me dijo: ‘Doctor, le pido si puede evaluar qué seriedad tiene lo que el señor va a decir porque yo tengo facultades para disponer del dinero, dentro de los fondos reservados'».
 
«Anzorreguy estaba facultado por ley para comprar información, estábamos en un caso de terrorismo internacional«, concluyó Galeano.