jueves 26 de noviembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

LA AFIP INVESTIGA A LA EMPRESA PROCTER & GAMBLE

El organismo indicó en un comunicado que «suspendió a la multinacional Procter & Gamble por fraude fiscal relacionado con operaciones de importación desde Brasil que eran facturadas a través de una filial radicada en Suiza»

 descarga (49)Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) suspendió el CUIT y la inscripción en el registro de importador y exportador de la filial argentina de la multinacional Procter & Gamble, tras haber detectado una supuesta maniobra de «sobrefacturación de importaciones por 138 millones de dólares».

El organismo indicó en un comunicado que «suspendió a la multinacional Procter & Gamble por fraude fiscal relacionado con operaciones de importación desde Brasil que eran facturadas a través de una filial radicada en Suiza» por ese importe. Y sostuvo que «la empresa fugó divisas a sus firmas vinculadas en el exterior», por lo cual «la maniobra podría constituir contrabando agravado». Además, informó en el comunicado que se detectó «una diferencia de 19 millones de dólares entre los valores FOB totales de las DJAI [por las declaraciones juradas de importación] y destinaciones de importación asociadas a las DJAI».

Procter & Gamble no es una empresa más. La compañía es uno de los mayores jugadores mundiales en consumo masivo, con marcas como Pampers, Gillette, Head & Shoulders, Oral B y Ariel, y ventas anuales por más de 84.000 millones de dólares a nivel global.

Luego de conocerse la información, P&G emitió un breve comunicado de prensa en el que aclaró que «paga todos sus impuestos, en Argentina y en todo el mundo. Tomamos muy seriamente el cumplimiento de las leyes en la Argentina, y en todos los países en los que operamos, al igual que nuestra contribución con las comunidades en las cuales vivimos y trabajamos. No perseguimos prácticas fiscales e impositivas agresivas ni cuestionables, por cuanto las mismas no producen resultados sustentables.»

En la Argentina, la empresa se caracterizó por su buena relación con el Gobierno, al punto de que no sólo participa en el plan Precios Cuidados, sino que también se sumó a iniciativas como el programa de sustitución de importaciones. En este sentido, P& G Argentina tiene hoy en marcha un plan de inversiones por $ 557 millones para concentrar en el mercado local la producción de pañales, jabones en polvo y alimentos para mascotas y atender desde la Argentina a las filiales de otros países. Al respecto, el comunicado emitido anoche por la empresa expresó: «Valoramos nuestra relación con la Argentina y con los consumidores. Estamos trabajando con las autoridades para buscar soluciones inmediatas, de modo de poder seguir abasteciendo el mercado con nuestras marcas líderes.»

Según la AFIP, el proceso de análisis «se focalizó sobre un total de 2608 operaciones de las partidas arancelarias de navajas y máquinas de afeitar, preparaciones capilares y pañales y demás artículos higiénicos».

«Estos productos importados que se sobrefacturaron corresponderían a la excusa de incluir en el precio royalties y demás gastos intercompanies [entre filiales de la empresa] de publicidad y administración», explicó el organismo que dirige Ricardo Echegaray.

La AFIP presentó las denuncias el 10 y el 15 de octubre ante el fiscal en lo Penal Económico Emilio Guerberoff y solicitó a la Justicia que impida la salida del país de los directivos de la filial local -encabezados por su CEO, Fernando del Carril- hasta tanto se resuelva la situación de la multinacional.

La AFIP detalló que Echegaray, a través de la embajada de Estados Unidos en el país, remitió una nota a la Comisión Nacional de Valores de Estados Unidos (SEC, según sus siglas en inglés) donde se detallan las supuestas irregularidades de la multinacional; cursó un pedido de intercambio de información a Suiza y Brasil, e informó al Banco Central argentino de las presuntas irregularidades detectadas. El «objetivo principal es que P& G reintegre al Banco Central las divisas fugadas y que pague las sanciones aduaneras y el impuesto a las ganancias evadido por la manipulación de los precios de transferencia», destacó Echegaray.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.