17 de mayo de 2022

Luego del encuentro de Carloto con su nieto al despedirse este le dijo «chau abu»

Estela de Carlotto fue acompañada por sus hijos Claudia, titular de la Comisión Nacional por el derecho a la Identidad; Remo, presidente de la Comisión de DD.HH. de la Cámara de Diputados, y Kibo, secretario de DD.HH. de la provincia de Buenos Aires.

el-nieto-de-estela-de-carlotto-1925785w300La reunión de ayer fue en La Plata, durante la tarde, en plena reserva y fuera de la mirada de los medios de prensa. La titular de la entidad de derechos humanos, cuya hija Laura dio a luz a Guido hace 37 años en pleno cautiverio en el centro clandestino de detención de La Cacha, no estuvo sola junto a su nieto. En el encuentro también participaron algunos familiares y amigos íntimos, según publica hoy Página/12.

Estela de Carlotto fue acompañada por sus hijos Claudia, titular de la Comisión Nacional por el derecho a la Identidad; Remo, presidente de la Comisión de DD.HH. de la Cámara de Diputados, y Kibo, secretario de DD.HH. de la provincia de Buenos Aires.

el-nieto-de-estela-de-carlotto-1925247w300

Guido, un reconocido músico de Olavarría llamado Ignacio Hurban, alias «Pacho», que anteayer supo que su verdadero nombre era Guido Montoya Carlotto, participó de la reunión con su mujer y algunos amigos cercanos.

Durante seis horas y media, charlaron y se emocionaron una y otra vez. Guido contó sobre su profesión de músico -como lo era su verdadero padre, Oscar Montoya, aún desaparecido-, su infancia en el paraje rural de Olavarría llamado Colonia San Miguel y su presente y futuro: está construyendo su casa y bromeó sobre que ahora tiene una abuela que lo podía defender.

«Pacho» fue criado por Juana y Clemente Hurban en el campo de Francisco Aguilar, ya fallecido, en Colonia San Miguel. Los Hurban lo llamaron Ignacio, y así lo inscribieron, en junio de 1978, en el Registro de las Personas. Ahora será la Justicia quien deberá decidir sobre la responsabilidad de los Hurban cuando les fue entregado Guido, con apenas días de vida.