17 de mayo de 2022

JUSTICIA: Los aspirantes al Poder Judicial se han convertido en reptiles que se mueven con gracia

7ddcc8c4dd4d307bf29b5b9ccafbeb5dArtículo producido por el abogado penalista Dr. Hugo López Carribero. Los obsecuentes, mansos y rendidos al  poder político florecen por todos
lados.

A veces hasta parece que salen de bajo de las baldosas. También como sapos
desde sus cuevas.

Obedientes, sumisos, dóciles. Hay empleados públicos que esperan ser
premiados con un cargo superior.

También hay empleados judiciales capaces de pisar cualquier cabeza, y
arrodillarse ante cualquiera para satisfacer al senador que mira su
pliego.

Individuos miserables que se han despojado de su dignidad, como el perro
se sacude el agua cuando sabe del río, sin prejuicios y sin advertir quién
resulta perjudicado.

Los aspirantes al Poder Judicial se han convertido en reptiles que se
mueven con gracia, con la mejor intención de complacer al legislador,
gobernador o intendente. Tal como lo hace también  la odalisca que busca
una propina del viejo verde emborrachado y trasnochado.

Luego de ello, los ciudadanos de pie subimos las escalinatas de los
tribunales, en búsqueda de justicia. Le decimos Su Señoría, al hombre o la
mujer del estrado judicial. Escuchamos atentamente los argumentos del
señor fiscal, que acusa al hombre sin fueros.

¿El acusado no tiene fueron parlamentarios o ejecutivos? Pues es un
delincuente entonces. Merece ser encerrado en una unidad carcelaria del
distinguido y excelentísimo Servicio Penitenciario Federal, para que se le
proporciones alojamiento digno y un tratamiento penitenciario que lo
recupere para la sociedad y le haga reflexionar sobre el delito que ha
cometido y la deuda que tiene con la comunidad y el estado argentino.

Pero si el acusado tiene fueros, hay que ir articulando y negociando su
ingreso a una lista para las próximas elecciones, desde ahora.