5 de octubre de 2022

DIPUTADOS: Se canceló la sesión para no tocar el tema Boudou

Julián Domínguez prefirió evitar que la oposición se despache contra Amado Boudou y canceló la sesión especial prevista mañana, en la que iba a tratarse la reforma al Código Electoral promovida por el Gobierno y la eliminación del femicidio.

Debido a los feriados, los dos proyectos tenían dictámenes dictados hace menos de siete días hábiles, por lo que una sesión ordinaria requería de los dos tercios del cuerpo, un número que el kirchnerismo no tiene por sí mismo.

El único camino era la sesión especial, que puede iniciarse con la presencia de la mayoría absoluta del cuerpo (129 diputados), cantidad que el kirchernismo sí logra reunir y de hecho necesitaba para aprobar el Código Electoral.

Pero las posibles embestidas contra el vice, aún fuera de agenda y reglamento, llevaron a Domínguez a patear la sesión al menos una semana. Según pudo saber LPO, la decisión fue del presidente de la Cámara y no del jefe de bloque, Agustín Rossi, quien sí estaba dispuesto a soportar los embates contra Boudou.

El principal iba a llegar desde el Pro. La diputada Laura Alonso había avisado que pediría la conformación de la Comisión de Juicio Político, que aún no fue constituida desde diciembre.

Por allí debe pasar el proyecto que solicita el juicio político del vicepresidente, presentado por los diputados Patricia Bullrich (Unión Por todos), Federico Pinedo y Paula Bertolt (Pro), Eduardo Amadeo (Peronismo Federal) y Ramona Puchetta (Movimiento Independiente de Jubilados y desocupados).

El kirchnerismo no tendría problemas en tener mayoría en la Comisión pero hasta ahora prefirió no apurar su conformación.

Los distintos bloques se fueron anoticiando este mediodía que la sesión se suspendería. “Nos avisaron desde presidencia al mediodía, pero se negaron a explicarnos que pasaba”, informó a LPO el secretario parlamentario de una bancada aliada al kirchnerismo.

Las indecisiones no hicieron más que marcar las grietas que comienza a haber en el bloque oficialista por los roces cada vez más evidentes entre Domínguez y Rossi.

El jefe de bloque ya le recriminó haber eliminado la distribución de becas, subsidios y pensiones. Y en su entorno aseguran que no fue nada contemplativo a la hora de renovar los contratos de empleados ligados al santafesino.

Domínguez avanzó con una hiperactividad que sorprendió hasta los propios empleados de la Cámara, ya que hasta participa de las reuniones de comisiones, en las que rara vez se había visto a los presidentes.

Para esmerilar a Rossi, entabló una relación cercana con Carlos Kunkel y Diana Conti, ambos de buena llegada a la Casa Rosada y con quienes comparte la cena mensual de los diputados nacionales de la provincia de Buenos Aires. El jefe de bloque coordina sus acciones con otros dos bonaerenses: Teresa García, secretaria parlamentaria; y la vicejefa Juliana Di Tullio.

Además, Domínguez entabló una estrecha relación con Boudou. Ambos diseñaron el decreto que dispuso un aumento en más de un 100% de los haberes de los legisladores, firmado el 30 de diciembre. Ahora eviaron un embate de los diputados al vicepresidente.Fte.lapoliticaonline