El tiempo - Tutiempo.net

JUSTICIA: Se inicia el Juicio por homicidio contra el empresario Daniel Bellini

Publicación: 2/03/2011

El padre de Morena Pearson, la bailarina por cuya muerte está siendo juzgado su pareja, el empresario de la noche Daniel Bellini, complicó hoy la situación de éste al asegurar que su hija le contó que la había amenazado de muerte haciéndola arrodillar y martillándole un arma en la cabeza. La declaración de Francisco Pearson […]

El padre de Morena Pearson, la bailarina por cuya muerte está siendo juzgado su pareja, el empresario de la noche Daniel Bellini, complicó hoy la situación de éste al asegurar que su hija le contó que la había amenazado de muerte haciéndola arrodillar y martillándole un arma en la cabeza.

La declaración de Francisco Pearson fue lo más destacado de primera audiencia del juicio oral ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Morón que juzga al dueño del boliche “Pinar de Rocha” como autor de un homicidio agravado.

Interrogado por los fiscales Marcelo Varona Quintian y Adrián Flores, Pearson ratificó su declaración durante la instrucción y dejó en claro que para él su hija no se suicidó, sino que fue asesinada por Bellini.

“Morena me contó que un par de veces, Bellini la hizo arrodillar, le puso un arma en la cabeza y la martilló”, dijo hoy Pearson ante el tribunal para explicar las amenazas que su hija sufría por parte de Bellini.

Cuando los fiscales le preguntaron qué hizo al enterarse de esa situación, Pearson respondió que no hizo ninguna denuncia y tomó la decisión de “renunciar” al trabajo que Bellini le había dado como encargado del restaurante del boliche que el empresario tenía en Luján.

Ante los jueces Claudio Chaminade, Susana De Carlo y Osvaldo Cedarri, Pearson también aseguró que el fiscal de Morón que instruyó la causa, Matías Rappazzo, evitó que él cometiera “una locura”, dando a entender que pensó atentar contra Bellini.

“El fiscal me salvó la vida. Yo sé manejar armas y él me dijo: ‘No cometa una locura de la cual se va a arrepentir toda su vida’”, recordó Pearson.

En relación a la enfermedad que padecía su hija, Pearson la minimizó al asegurar que en aquel momento “tener bulimia estaba de moda”.

“Así como yo fumo, ella se metía los dedos en la boca”, comentó el padre de la víctima.

Tras un cuarto intermedio, la defensa de Bellini, compuesta por los abogados María Raquel Hermida Leyenda, Roberto Babington y Mario Di Caprio, interrogó a Pearson.

Los defensores están interesados en exhibir durante el debate unas escuchas telefónicas que la fiscalía intentó declarar nulas, pero fueron aceptadas por el tribunal y que, según los abogados de Bellini, comprometen la versión de Pearson.

Según la defensa, en esas escuchas Francisco Pearson habla con familiares, amigos y hasta con su abogado de cómo armó su declaración para comprometer a Bellini, de sus intereses económicos en la causa y de la tendencia suicida de su hija.

Por otra parte, los fiscales también intentaron que se declare nula la última pericia balística realizada para este juicio por Gendarmería y que concluye como hipótesis más firme la del suicidio de Morena, pero el TOC 1 de Morón también rechazó ese planteo y confirmó la validez de ese trabajo pericial.

En relación a este tema, los jueces además dispusieron que el próximo 9 de marzo la audiencia del juicio se constituya en el lugar del hecho para revisar las conclusiones de todos los peritajes.

Los jueces, los fiscales, los defensores, el imputado y todos los peritos balísticos intervinientes en la causa se trasladarán a la casa de Bellini -Brasil 10, de Villa Sarmiento, partido de Morón-, donde el 21 de marzo de 2008 Morena apareció en el vestidor de su habitación con un balazo calibre 9 milímetros en la cabeza.

Aquella madrugada, Bellini y Morena discutieron en “Pinar de Rocha”, el boliche de Ramos Mejía propiedad del imputado y donde la joven, que tenía 23 años, trabajaba como bailarina del caño.

Según contaron los testigos y admitió el propio imputado en sus cuatro indagatorias, el motivo de la discusión fue que Bellini la retó porque la vio bailando muy provocativamente con un amigo, también bailarín, en el VIP del boliche y eso le molestaba por “una cuestión de imagen”.

Si bien todo indicaba que se trataba de un suicidio, el fiscal de Morón Rappazzo comenzó a sospechar de Bellini y llegó a reunir un cúmulo de indicios que lo llevaron a acusarlo de homicidio.

La clave de la acusación son una serie de mensajes de texto que Morena intercambió con personas de su entorno con su celular, minutos antes de aparecer baleada.

“Me separé de Dani porque cree que estoy con vos”, “Daniel me quiere matar” y “tengo miedo”, son sólo tres de los SMS que logró recuperar y que incriminaron a Bellini, Por Luis Sangiorgio

Deja una respuesta