El tiempo - Tutiempo.net

PREPAGAS: La totalidad de las farmacias de Capital y gran parte de las de Gran Buenos Aires amenazan con dejar de aplicar descuentos a los clientes

Publicación: 5/01/2011

En una medida polémica por la preocupación que generará en los afiliados de compañías de medicina prepaga, la totalidad de las farmacias de Capital y gran parte de las de Gran Buenos Aires amenazan con dejar de aplicar descuentos a los clientes. Si se concreta, la decisión comenzará a regir el próximo 15 de enero. […]

En una medida polémica por la preocupación que generará en los afiliados de compañías de medicina prepaga, la totalidad de las farmacias de Capital y gran parte de las de Gran Buenos Aires amenazan con dejar de aplicar descuentos a los clientes. Si se concreta, la decisión comenzará a regir el próximo 15 de enero.

Según explicaron desde el sector a través de un comunicado, los farmacéuticos exigen un replanteo en las bonificaciones que hoy están obligadas a realizar a los afiliados y que, aseguran, han llevado a un esquema de inviabilidad económica a los más de 4.000 establecimientos que existen en la ciudad de Buenos Aires y el GBA.

El régimen actual establece que las farmacias son el único sector habilitado para vender a afiliados del sistema de empresas de medicina prepaga. Los locales están obligados por contrato a realizar un descuento a los pacientes y, a la vez, bonificar a las empresas. Así, afirman que sólo reciben el 75% del total de la venta.

“Del 40% de descuento, las prepagas devuelven a las farmacias sólo un 15%, ya que por contrato exigen una bonificación del 25%. Como no hay ley que regule estos convenios, se llegan a acuerdos injustos entre empresas, que terminan por dejar en cero la rentabilidad de nuestro sector”, explicó a ámbito.com Alfredo Di Salvo, Presidente de la Asociación de Propietarios de Farmacias (ASOFAR). Por otra parte, el titular agregó que estas bonificaciones son mayores en el sector privado que en el público, ya que en obras sociales como PAMI “alcanzan sólo el 13,5%”.

Según declaró a este medio Rodolfo Barrero, Presidente de la Cámara Argentina de Farmacias, el sector busca que las bonificaciones a las prestadoras privadas lleguen a un 15% en el lapso de tres años.

Las entidades que representan a los profesionales, empresarios farmacéuticos y empleados del sector (Asociación de Propietarios de Farmacias, Cámara Argentina de Farmacias, Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal y la Asociación de empleados de Farmacia) consensuaron la urgente implementación de esta medida debido a las dificultades económicas producidas por este “régimen inequitativo” que deja en fragilidad el futuro del rubro.

“Somos 18 mil representantes los que estamos luchando para terminar con esta inequidad y si bien se llevan negociaciones, los tiempos de las empresas de medicina prepaga no son los mismos que los nuestros”, dijo Barrero. Pero por otra parte, destacó que la medida “no va a afectar a la gente”, sino que es un “conflicto entre empresas”.

El mecanismo que planean adoptar, según declaró Barrero a ámbito.com, es trabajar con el sistema de reintegros, es decir, que el afiliado abone el total del precio del remedio a la farmacia y luego solicite a su prepaga el 40% del monto.

“Las bonificaciones confiscatorias y desmedidas, más los incrementos de los alquileres y los aumentos salariales al personal han provocado el cierre de mas de 100 farmacias porteñas en los últimos meses”, dicen en el comunicado representantes farmacéuticos. En ese sentido, Barredo explicó que “con el 16% de aumento anual promedio en el precio de los medicamentos no se puede afrontar la suba de todos los gastos fijos”. Además, los farmacéuticos deben pagar los impuestos por el total de las ventas y afrontar el financiamiento de las operaciones, debido a los plazos de pagos establecidos por las empresas prepagas, que en muchos casos es de 90 días.

Paralelamente, fueron disminuyendo- según el comunicado- los descuentos realizados por las droguerías sobre los precios establecidos por la industria. Por otra parte, los plazos de cobro exigidos por las empresas elaboradoras son de entre 14 y 31 días, y la demora de los pagos de las prepagas no permite al sector afrontar los requerimientos en tiempo y forma.

La decisión de no otorgar descuentos a las empresas de medicina privada estaba pensada originalmente para el sábado 13 de enero, pero su cambio para el sábado 15 se habría producido porque ambas partes acordaron darse unos días para tratar de cerrar una negociación. Para el martes de la próxima semana, está prevista una reunión entre el sector de farmacias y CIMARA, la cámara que agrupa a las prepagas.

Deja una respuesta