sábado 26 de septiembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

Informe de evolución de Mercados de Valores Internacionales (29/11/10 al 03/12/10)

EN EL MUNDO LOS ACTIVOS FISICOS INCREMENTARIAN SU VALOR.INFORME PRODUCIDO POR EL RECONOCIDO ECONOMISTA DR. RODOLFO ROSSI EX PRESIDENTE DEL BCRA, PARA PRISMA.

La tasa de desempleo en EEUU subió del 9,6 %, al 9,8 % en Noviembre pasado. Se constituyó así, en el más alto nivel desde el mes de Abril. Según el Departamento de Trabajo las horas trabajadas y los ingresos, se estancaron. Esta información conocida en la fecha, constituyó un “shock”  frente al optimismo anterior provocado por las ventas de viviendas más altas que las estimadas y las señales de firmeza observado en las compras minoristas. Aparentemente existiría una señalada contradicción.

Verdaderamente, las industrias y los servicios se expandieron en Noviembre a su ritmo más rápido en los últimos seis meses, lo que muestra que la recuperación se estaría ampliando. El Índice de Gerencia y Abastecimiento de EEUU, que abarca el 90 por ciento de la economía, se elevó en Noviembre a 55,0, desde 54,3 del mes precedente, señalándose que un número superior a 50, determina crecimiento.

El mal número de la desocupación, que rigurosamente fue una sorpresa, tuvo como impacto inmediato el fuerte descenso del valor del Dólar estadounidense. La citada moneda se debilitó frente a 14 de sus 16 compañeras mayores, hundiéndose 1,3 % en el índice respectivo.

¿Porque se debilita el US$? Porque aumentando la desocupación, no cabe duda que la aplicación monetaria del “Quantitative Easing” (QE2), será rigurosa y ampliada en el corto plazo. Y al respecto, no obstante que las acciones en EEUU reaccionaron inicialmente en caída, posteriormente se fueron reponiendo. Los que reaccionaron de entrada positivamente, fueron los productos básicos, que como todo bien tangible se revaloriza en la moneda que simultáneamente se desvaloriza.

Sufre el Euro con sus débiles economías periféricas, con un valor que ya está a 1,3368 dólares, versus 1,2987 de principios de mes. Al petróleo, lo vemos ahora en US$ 88,95 el barril, frente a 84,14 del 30 de Noviembre. Y el oro, siempre el oro, nuevamente lo encontramos cerca de su récord histórico con 1.407 dólares la onza.

Lo real y predominante es que pareciera, que el informe del Departamento de Trabajo de EEUU aludido, estando fuera de contexto frente a otros datos y vivencias serias de numerosos Organismos estadísticos, ha determinado un acentuado nerviosismo contra el Dólar estadounidense, que indudablemente, ha favorecido a los bienes y activos tangibles.

Probablemente, la del Departamento de Trabajo, se trate de una información valiosa pero aislada, que señala una severa administración del personal por el sector corporativo, en un contexto de recuperación que muestra la economía norteamericana.

El QE2 de la FED, no está solo en el mundo. El BC de Europa está comprando actualmente cuantiosos montos de Bonos Soberanos de Irlanda y Portugal, como ayer lo hizo de Grecia y, en un futuro próximo, lo hará de otros países, de aun más envergadura de Europa.

En este concierto de gran volatilidad monetaria propia de decisiones políticas, entre las líderes, solo Alemania por disciplina – en el recuerdo de la crisis inflacionaria de los años ’20 del siglo pasado – y China por su necesaria responsabilidad social frente a sus casi 1.400 millones de consumidores, bregarán para evitar la perniciosa inflación proveniente de la emisión de la moneda papel.

Es nuestra convicción, sin embargo,  que en el corto plazo, el US$ -por mayor productividad y competencia- se debería  recuperar de su actual “bajón”, con lo que favorecería a un mejor y más saludable equilibrio en el valor del Euro, que permitiría el respiro – y no el suspiro – de sus economías periféricas debilitadas. Simultáneamente, un valor del US$ más respetado, en tal plazo (en el largo plazo, “se verá”), determinaría una menor incidencia inflacionaria de los precios alimenticios y demás, en China, que seriamente, frente a la persistencia de un desequilibrio inflacionario, endurecería en mucho su política monetaria.

De todas maneras, como se  están dando las circunstancias en el mundo, parecería que la mejor inversión en el corto y en el largo plazo, por segura y verdadera, continúan siendo los activos tangibles.

En la Argentina, mientras tanto, seguimos con la  demanda pública y privada a toda máquina. Responde la recaudación y también los criollos “ingresos autóctonos” como el ANSEs, Banco Central, Banco Nación, … y también la inflación. Esperemos que no “se nos vaya la mano”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.