martes 18 de junio de 2024 08:37:12

POLÌTICA: CRISTINA KIRCHNER VOLVIÒ PRESIDIR EL SENADO Y RETÒ A LA OPOSICIÒN A “NO ARRUINAR UN BELLO DÌA”

La vicepresidenta y titular de la Cámara alta dejó una perlita tras la sesión de este jueves

La vicepresidenta  volvió a presidir una sesión del Senado Nacional. Fue la primera desde el intento de magnicidio que sufrió en septiembre del año pasado. En ese marco, la dos veces jefa de Estado protagonizó un curioso cruce con el jefe del bloque de la Unión Cívica Radical (UCR), Luis Naidenoff, a quien le pidió que “no arruine un bello día”.

Minutos antes de que se votara el proyecto de ley que reconoce a la Lengua de Señas Argentina (LSA), la senadora camporista María Eugenia Duré se levantó de su banca entre lágrimas. Seguidamente, se dirigió al estrado presidencial para entregarle a la expresidenta el pañuelo azul característico de la campaña por los derechos de la comunidad sordomuda. Fue allí que intercedió Naidenoff.

“Obviamente que la ley que estamos por votar es importante, pero no quiero dejar pasar un hecho que, desde lo político, no corresponde. Lo que corresponde es que cuando terminan los cierres, se proceda a la votación”, remarcó el formoseño. Él había pedido la palabra para protestar por lo que él entendió que se trató de un quiebre del protocolo por parte de Duré.

El dirigente opositor entendía que la entrega del pañuelo, “independientemente de lo emblemático que pueda ser”, debió haberse efectuado antes y no al momento de iniciarse la votación. Perpleja ante lo que juzgaba como falta de sensibilidad del senador radical, Cristina Kirchner no dejó pasar la situación y reaccionó con desdén. “¿Sabe qué le propongo? Si tanto le ha molestado, lo devuelvo y pasamos a la votación”, expresó la vicepresidenta.

Luego, lanzó el reto: “No arruinemos un bello día”. Una vez que la ley ya había sido aprobada por unanimidad, con 63 votos afirmativos, la actual titular del Senado justificó la razón por la cual no hizo caso a la costumbre del recinto de exigir el silencio absoluto del recinto durante la sesión.

“Quiero pedirle disculpas a los senadores porque no les pedí silencio a los que están (en referencia a las personas sordomudas presentes en los palcos), porque ya han tenido una vida de silencio, por eso les permití expresarse acá”, aclaró. “Yo sé que le molesta, senador, pero han tenido una vida de silencio. Dejémoslo gritar un poquito un día como hoy”, completó.

Otro momento particular de Cristina Kirchner durante la sesión

Otro momento singular de la vuelta de Cristina Kirchner a la Cámara alta fue un cruce con la senadora correntina de la UCR Mercedes Valenzuela, a quien criticó por llamarle “presidente” en lugar de “presidenta”. Sin darse cuenta que estaba el micrófono abierto, la jefa del kirchnerismo dejó escapar una crítica.

“Otra… Dios me libre”, vociferó la dos veces mandataria de la Nación. Y cuando Valenzuela cerró su intervención, Cristina Kirchner volvió a un clásico para parodiar a quienes la tratan de “presidente”. “Gracias, señora senador”, lanzó provocadoramente la dos veces jefa de Estado en su reaparición en el recinto.Fte. Ei