9 de diciembre de 2022

HISTORIA EN PRIMERA PERSONA DE UN 25 DE MAYO DE 1982

Vivencia enlazada de un Héroe de Malvinas y un 25 de mayo

Era una madrugada muy fría , estábamos durmiendo en la casa de los oficiales subalternos de Puerto Argentino , nos despertaron abruptamente con la noticia que estaba viniendo un Hércules a dejar carga y en el que podríamos regresar al continente , la misión nuestra era replegar a la BAM Santa Cruz para volver con una escuadrilla de Pucará debido a la pérdida de material que llevábamos en la isla .
Llegamos al aeropuerto , la imagen era desoladora , prácticamente estaba todo destruido, nosotros nos reunimos en la luz de un bochon que con su tibia luz apenas alumbraba los rostros de los que estábamos allí .
Las condiciones meteorológicas eran pésimas , una llovizna fuerte disminuía notablemente la visibilidad , los techos de nubes estaban bajos , había pocas posibilidades de que la CHANCHA ( así lo denominábamos al HÉRCULES C130 cariñosamente en la Fuerza Aérea) pudiese aterrizar.
Estaban también en la espera tres ambulancias con heridos que iban a ser trasladados al continente , entre ellos recuerdo al Primer teniente Luna , al Mayor Díaz , los dos se habían eyectado cerca del ESTRECHO DE SAN CARLOS  a alta velocidad , tenían lesionado el hombro , también venía el piloto inglés que se había eyectado en HOWARD , también con una luxación de hombro , recuerdo su rostro tenso y con cierta mirada  de incertidumbre por su futuro .
La espera era muy tensa , había información de posible bombardeo de las fragatas inglesas que solían en la madrugada descargar su artillería para disminuir la moral de la tropa allí desplegada .
Nosotros estábamos parados  cerca  de las Ambulancias mirando hacia la cabecera de pista tratando de ver las luces del HÉRCULES , cuando pensábamos que daría motor y regresaría al continente como fué la noche anterior , ante nuestra sorpresa y casi por tocar en la pista ,  vemos encenderse esos increíbles faros y planchar el avión en la pista mojada para que no se produzca el famoso ACUAPLANE aterrizando en condiciones extremas de visibilidad y techo .
Inmediatamente el avión llegó hasta la cabecera opuesta , hizo un giro de 180 grados , abrió su compuerta trasera y comenzaron a salir los palets de carga , se deslizaban por los rieles del avión y caían en el pavimento de la pista , arrojada la última carga , comenzaron a subir los heridos .
Recuerdo estar con el Primer teniente Furios y mi compañero el “conejo” Díaz detrás de unos de los palets para evitar la turbulencia de los motores que con su aire caliente nos empujaba hacia atrás , en un momento lo mire a Furios como preguntándole “Vamos a subir “ ya que erizaba la piel todo ese movimiento acelerado de carga y descarga , así que saltamos adentro del avión y automáticamente cerraron la compuerta y hacia el otro rumbo de la pista despegamos .
A partir de ese momento encomendamos nuestras almas a dios , una luz roja iluminaba nuestros rostros , nos mirábamos silenciosamente tratando de darnos ánimo , nuestras vidas estaban en manos de la habilidad y el coraje de nuestros pilotos de transporte , quienes demostraron cómo el resto de los pilotos de la Fuerza Aérea estar a la altura de las circunstancias.
Sabíamos que el avión no había ascendido , apenas despegó quedó en vuelo rasante “nocturno” , a los 20 minutos de vuelo el avión coloca dos virajes muy fuertes , después nos enteraríamos que los ingleses sabían del movimiento del HÉRCULES y había un piquete de fragatas esperándolo , gracia a Dios los pilotos que venían mareando con el radar de abordo las avistaron y esquivaron el piquete.
Debo reconocer que le venía dando sin piedad a las bolitas del rosario que me había regalado un cura amigo cuando se me ocurrió pararme y mirar por la ventanilla del avión , para mi sorpresa con la luz del anti colisión que tiene el avión en la cola vi “las olas” del mar atlantico , no quise sacar la altura a la que estábamos volando porque me senté inmediatamente y seguí con las bolitas de mi rosario que era lo único que me estaba aferrando a la esperanza de llegar a salvo.
Y así fue que en las primeras luces de la madrugada aterrizamos en COMODORO RIVADAVIA, jamás me voy a olvidar la imagen del JEFE FE LA FUERZA AÉREA SUR entrando por la rampa del HÉRCULES , mirándonos a todos los que allí estábamos y diciéndonos “ EN EL DÍA DE LA PATRIA BIENVENIDOS “ era el 25 de mayo de 1982.
Fte.Facebook de José Luis Pontecorvo.
Extraído por Juan José Di Luca Azá
Feliz día de la Patria y Por Siempre Malvinas Argentinas.