domingo 5 de diciembre de 2021 🕒 05:31:30
El tiempo - Tutiempo.net

PODRÍA ADELANTARSE LA INTERNA ENTRE MACRI Y RODRÍGUEZ LARRETA ¿HAY QUE AMPLIAR JUNTOS POR EL CAMBIO O APOSTAR A LA MINORÍA INTENSA?

Los dos dirigentes del PRO mantienen sus diferencias luego de la victoria electoral de hace diez días. El ex presidente insiste en que nunca se bajó de una candidatura para 2023.

Lejos de reducir las diferencias que se mantienen casi desde el nacimiento de Juntos por el Cambio, la victoria electoral del 14 de noviembre puso en evidencia que en la principal coalición opositora conviven visiones que, si no se sintetizan en los próximos meses, podrían terminar resolviéndose en una disputa interna entre Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri por la candidatura a presidente de 2023.

Los dos dirigentes del PRO encarnan ideas completamente diferentes sobre cómo tiene ser el futuro de Juntos por el Cambio: el Jefe de Gobierno cree que la coalición tiene que incluir sectores del peronismo no kirchnerista y el ex presidente sostiene que la alianza tiene que apoyarse en el 40 por ciento del electorado que lo votó en 2019 y sumar sólo a los dirigentes que coincidan con las convicciones de esa «minoría intensa«.

La disputa que enfrenta a los dos principales dirigentes del PRO no se reduce a la planificación estratégica. Macri considera que ampliar el espacio, forzosamente obligará a dejar de lado el plan que él mismo tiene en la cabeza para un eventual regreso al poder en 2023. «Cada uno que vos quieras incluir te va a pedir que cambies alguna de tus ideas, y eso ya lo hicimos en mi gobierno y no funcionó. Ahora hay que gobernar y que se sume la gente que coincide con lo que vos proponés. Es al revés. Que firmen primero y que después se sumen», dijo Macri esta semana, en la primera conversación que mantuvo con su equipo en sus oficinas de Vicente López luego de un viaje por Qatar y Arabia Saudita.

«No se puede hacer eso otra vez. Yo ya me comí todos los pozos. Hay que hacer los cambios rápido, porque el mundo no nos va a dar otra oportunidad fácilmente. Hay que decirlo desde antes de llegar al Gobierno. Hay que decir que uno quiere reducir el déficit y hacerlo en el momento del ingreso al Gobierno, para que alguien nos crea. La situación va a ser mucho más dura que en 2015, pero Juntos por el Cambio va a estar mucho más fuerte que cuando asumí yo», explicó el ex presidente en esa misma conversación ante un puñado de testigos, algunos de los cuales escuchaban con alguna sorpresa lo que decía su jefe y el modo en que contrastaba esas posiciones con las del jefe del ala moderada del PRO.

Rodríguez Larreta, en cambio, mantiene su idea de mostrarse abierto a las ampliaciones. «La idea es dar señales. Tal vez no se incorporen ahora, pero uno tiene que estar abierto para el día que, si nos toca gobernar, podamos llamar a muchos a conversar. No podés vivir puteando a alguien y después invitarlo a un acuerdo», le dijo a Clarín uno de los miembros del equipo del Jefe de Gobierno. «Los cambios no se pueden imponer. Hay que buscar consensos para hacer los cambios porque si no uno los hace y el que llega después los revierte», sostiene ese mismo funcionario porteño.

¿Está dispuesto Macri a que esa diferencia termine en una competencia electoral? Hasta hace unos meses, sostenía que no estaba entre sus planes. Hoy, repite una fórmula diferente cuando le preguntan si volvería a ser candidato en 2023. «A mí no me gusta cuando me suben a las cosas y tampoco me gusta cuando me bajan. Yo soy un liberal y voy a hacer lo que yo crea que tengo que hacer», suele decir.

En su entorno más cercano sostienen que la primera opción de Macri no será la de volver a ser candidato, sino la de promover un «endurecimiento» de Rodríguez Larreta. «Lo importante es que prevalezcan sus ideas», dice uno de los ex funcionarios que habla periódicamente con el ex presidente.

Para el equipo de Rodríguez Larreta, ese proyecto es «una fantasía». «Es una expresión de deseo, no es la realidad. Horacio va a hacer un culto de la unidad de Juntos por el Cambio y también va a tratar de fortalecer la coalición con incorporaciones. Es lo que hace siempre él. Lo hace por convicción, pero también porque es la mejor decisión estratégica», adelanta un funcionario porteño que trabaja en el armado de la carrera presidencial del Jefe de Gobierno.

Esos cruces entre los dos dirigentes del PRO no son los únicos que florecieron en Juntos por el Cambio desde que se agudizó la crisis política en el Frente de Todos. Patricia Bullrich ya dijo que quiere anotarse en la pelea por la candidatura presidencial y lo mismo adelantaron jefes radicales como Gerardo Morales. En esa carrera también se anotan Alfredo Cornejo y el propio Facundo Manes.

¿Por cuánto tiempo puede mantenerse esa diversidad? El resultado de noviembre generó en la oposición una explosión de candidaturas presidenciales, pero también avivó los planes de candidatos que quieren convertir sus triunfos legislativos de hoy en gobernaciones o intendencias futuras. No hay perspectiva de que esa fragmentación se resuelva en el corto plazo. Juntos por el Cambio seguirá siendo una fuerza sin jefes unívocos por varios meses, e incluso puede mantenerse en esa situación hasta 2023, cuando la PASO termine ordenando los liderazgos. Fte. Identidad Corrrentina