viernes 30 de julio de 2021 🕒 21:54:22
El tiempo - Tutiempo.net

EL MINISTRO DE DESARROLLO EXPLICÓ UNA VEZ MÁS LAS DIFICULTADES SOCIALES QUE ATRAVIESA EL PAÍS

La Tarjeta Alimentar es una política de emergencia, y sube cada vez más por el precio de los alimentos para evitar que suba la pobreza sostuvo el Ministro

El Ministro Daniel Arroyo  brindó un desolador panorama respecto de la situación social que atraviesa la Argentina a la que describió como “crítica”. Entrevistado por Rolando Graña, respondió a un intenso debate en el Frente de Todos por la Tarjeta Alimentar al señalar: “Es una política de emergencia, y sube cada vez más por el precio de los alimentos para evitar que suba la pobreza”.

En diálogo con A24, el titular del Ministerio de Desarrollo Social comentó que cada vez son más las personas que asisten a comedores y a diferentes puntos donde hay entrega de bolsones con alimentos. Marcó las dificultades para “llegar a fin de mes” y advirtió que este fenómeno no solamente ocurre en los sectores informales, sino también en los sueldos en blanco.

“El peón de albañil gana entre $700 y $800, mientras que el oficial de obra entre $1200 y $1500, esa gente inevitablemente pasa por el comedor y retira comida para estirar el dinero”, señaló Daniel Arroyo. Nuevamente, el politólogo planteó que el desafío que tiene desde su Ministerio es que “los salarios le ganen este año a la inflación” y enumeró las medidas adoptadas.

Consultado en GPS por las críticas de sectores del propio oficialismo a la Tarjeta Alimentar sostuvo que a diferencia de la Asignación Universal por Hijo (AUH), “la tarjeta es señal de emergencia”. Pidió que se apruebe la política de etiquetado frontal que sugiere el Ministerio de Desarrollo Productivo para poder fijar los valores de los precios por 6 meses.

Acerca de las constantes movilizaciones a la puerta del Ministerio de Desarrollo Social, Arroyo aseguró que son reclamos por ampliaciones de plan Potenciar Trabajo. Si bien confirmó que “los reclamos son escuchados”, estableció como objetivo la creación de 300.000 puestos de trabajo genuinos con sueldos por encima del salario mínimo.