domingo 7 de marzo de 2021 🕒 12:06:57
El tiempo - Tutiempo.net

EL PRESIDENTE ALBERTO FERNÀNDEZ DIJO QUE NO AVALA LA TOMA DE TIERRAS PERO EL DERECHO PENAL NO SOLUCIONA UN PROBLEMA SOCIAL

La frase llega en vísperas de la fecha prevista para el desalojo de la toma de Guernica, fijada por la Justicia para el 15 de octubre

El presidente Alberto Fernández volvió a negar disidencias con la vicepresidenta Cristina Kirchner y cambios de gabinete, reiteró que no se irá “dos veces” del kirchnerismo y anticipó que se reunirá este lunes con el jefe del bloque de diputados, Máximo Kirchner, para conversar los detalles del acto del 17 de octubre, que organiza la CGT.

“No avalo la toma de tierras, pero el derecho penal no arregla un problema social acuciante al que hay que darle respuesta”, sostuvo Fernández en una entrevista de cerca de dos horas con el periodista Horacio Verbitsky en su sitio El Cohete a la Luna.

La frase llega en vísperas de la fecha prevista para el desalojo de la toma de Guernica, fijada por la Justicia para el 15 de octubre. En ese sentido, Fernández advirtió: “La respuesta no es sacarlos a palazos con un juez y un policía. Es un acto desesperado ante una sociedad que no está dando respuestas”

“Los problemas de derechos humanos no tienen ideología, si se violan, se violan”, continuó el Presidente con relación al informe ante la ONU de la expresidenta de Chile Michelle Bachelet que denunciara asesinatos y torturas en Venezuela, al que la Argentina adhirió finalmente en la última reunión del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra, junto a otros informes críticos del gobierno de Nicolás Maduro. De todos modos, denunció “una guerra desatada por los Estados Unidos más con fundamentos comerciales que políticos. Pero eso es una cosa y el problema de los derechos humanos es otra”, detalló.

En relación con los traslados de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Germán Castelli, ordenados por el Senado y frenados por la Corte Suprema, Alberto Fernández afirmó que el alto tribunal “también debería leer que los tribunales inferiores no están pensando como ellos”, según afirmó.

“No tengo ganas de nombrar amigotes que me den tranquilidad, porque como yo no vine a delinquir voy a irme con la frente en alto, no me voy a llevar nada que no sea mío”, exclamó.
La relación con Cristina y el acto de la CGT

“Si alguien está pensando hacer un acto para que yo tome distancia de Cristina, se equivoca, porque no lo voy a hacer. Lo que más necesitamos es estar unidos”, dijo el Presidente. La declaración llega luego de que varios dirigentes sindicales criticaran abiertamente “la agenda de Cristina” y propusieran extender el diálogo con el empresariado para encontrar consensos.

“No creo en los personalismos, sí en los proyectos colectivos. Una vez me fui, dos veces no me voy”, reiteró el Presidente, quien afirmó además que este mandato “es mi último proyecto, para que no permitamos que el conservadorismo vuelva a hacerse cargo de la Argentina nunca más”, detalló, en crítica a la oposición.

“Si hay algún compañero en la CGT que piensa que la solución es tirar a otro compañero o compañera por la ventana, conmigo no cuenten, aquí hacemos falta todos”, afirmó el primer mandatario para desmentir algún golpe de timón. Cerca del Presidente explicaron a LA NACION que el almuerzo con Máximo Kirchner “no es algo nuevo, se juntan una vez a la semana”, y del mismo modo aseguraron que la relación con la vicepresidenta es “fluida”.

A su vez, durante la entrevista, Fernández evitó sumarse a las críticas del periodista al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, por la detención de Milagro Sala. ß Por: Jaime Rosemberg para la Naciòn. Fte. Identidad Correntina