sábado 6 de marzo de 2021 🕒 11:12:30
El tiempo - Tutiempo.net

MADRID EN ESTADO DE ALERTA DURANTE 15 DÍAS

El presidente, Pedro Sánchez, habló con la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mientras se estaba produciendo el consejo para comunicarle la decisión

El Consejo de Ministros extraordinario ha declarado el estado de alarma en la Comunidad de Madrid durante 15 días, el máximo que permite al Gobierno la Constitución, y que posibilitará el cerrar la capital y recuperar las medidas restrictivas en toda la región que había aplicado el Ejecutivo hasta que fueron tumbadas el jueves por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, tras la reclamación de la Comunidad: reuniones limitadas a 6 personas, aforo del 50% bares y la hora de cierre a las 23.00 horas.

La Moncloa ya ha dejado claro que las medidas son exactamente las mismas, solo cambia el marco jurídico que las ampara. “Las mismas, ni una más ni una menos”, ha dicho el ministro de Sanidad, Salvador Illa. Las medidas se aplican a Madrid y otras ocho ciudades de la comunidad: Alcobendas, Alcorcón, Fuenlabrada, Getafe Leganés, Móstoles, Parla y Torrejón de Ardoz. Solo sale de esta lista Alcalá de Henares, cuyas cifras han mejorado. Hasta 7.000 policías, en una operación especial, controlarán el cierre de la capital, con la posibilidad de imponer multas por el incumplimiento del estado de alarma. Para prorrogar el estado de alarma después de estas dos semanas, tendría que aprobarlo el Congreso, pero Illa cree que bastará con estos 15 días. Illa no admite errores del Gobierno. “La estrategia jurídica del Gobierno va dando resultados”, ha insistido el ministro, que defiende la gestión del Ejecutivo de toda la crisis.

El presidente, Pedro Sánchez, habló con la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, mientras se estaba produciendo el consejo para comunicarle la decisión. Ella le pidió tiempo, pero él le confirmó que el Consejo estaba declarando la alarma. Sánchez le explicó a Ayuso que le había dado tiempo suficiente para evitar esta decisión, incluso decidió retrasar la reunión del Gabinete de las 8.30, la primera convocatoria, a las 12.00 para dar margen al Ejecutivo regional a contestar. Pero el Consejo había comenzado ya y Ayuso ni siquiera había llamado. Fue la vicepresidenta Carmen Calvo quien telefoneó al vicepresidente de Madrid, Ignacio Aguado, poco antes de empezar la reunión de los ministros del Gobierno para preguntarle por qué no llamaba Ayuso. Y poco después la presidenta marcó el teléfono, pero ya sin margen de maniobra. Sánchez pidió a Ayuso que apoye el estado de alarma, pero ella lo rechazó. “La declaración del Estado de Alarma en Madrid era evitable. Había alternativas. Lamentablemente los políticos hemos vuelto a fracasar. Las consecuencias las pagan los ciudadanos. Mis disculpas por ello”, ha señalado Aguado en twitter.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, han comparecido para explicar la decisión, que se publicará directamente en el BOE y tendrá un efecto inmediato. “La presidenta de Madrid ha decidido no hacer nada. Podemos cruzarnos de brazos o podemos frenar al virus. La obligación de este Gobierno y cualquiera con alma es frenar al virus aunque suponga sacrificios”, ha señalado Illa, indignado por la actitud de la Comunidad, que ni siquiera quiso ayer reunirse con él. “En París con menos incidencia han cerrado los bares 15 días”, ha apuntado el ministro. “En política el 99% es discutible. Pero el 1% es indiscutible. Y que hay que proteger la salud y que en Madrid hay transmisión comunitaria es indiscutible. La paciencia tiene un límite. No hay más ciego que el que no quiere ver”, insiste.

La urgencia es absoluta, porque este viernes empieza el puente del 12 de octubre y el Gobierno quiere evitar que miles de madrileños aprovechen el vacío legal para salir de la capital camino de la costa o de las zonas de descanso. Interior tiene previsto establecer controles en las salidas de Madrid a partir de las 15.00, informa Patricia Ortega Dolz.

El Ejecutivo central esperó durante toda la mañana una llamada a Pedro Sánchez de la presidenta de Madrid, que se produjo en el último minuto, pero el Consejo empezó a la hora prevista, las 12.00, sin que llegara ese contacto. Después, los dos presidentes hablaron, pero la decisión ya estaba tomada. Sánchez le explicó, según fuentes de La Moncloa, que hay que proteger ya la salud de los madrileños y no se podía esperar para decretar la alarma. Ambos acordaron que en los próximos 15 días los equipos de los dos Gobiernos seguirán hablando de los posibles escenarios.

La guerra pues está servida. “Es una malísima noticia que el Gobierno declare el estado de alarma. Eso no es lo que piden los madrileños ni lo que exige la situación sanitaria de Madrid”, ha sentenciado el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, que además es portavoz del PP.

El Ejecutivo regional convocó una rueda de prensa del consejero de Sanidad, Enrique García Escudero, en paralelo al Consejo de Ministros, una muestra más de la ruptura. Mientras Escudero estaba anunciando las zonas que Madrid quiere confinar, esto es medidas muy similares a las que había planteado hace dos semanas, el Consejo de Ministros estaba aprobando un estado de alarma que supone que el Gobierno vuelve a tomar el control de la crisis en Madrid. La orden que anunciaba Escudero se convertía así en papel mojado.

Poco antes de la cita, la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, había sido muy clara: “si la comunidad no puede hacerlo [tomar el control de la pandemia y recuperar las medidas tumbadas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid] lo haremos nosotros”. El plan sigue pues adelante y el ultimátum a Madrid ha agotado los minutos. Todo camina así hacia la declaración unilateral de la alarma, el peor escenario posible porque implica un enfrentamiento político total.

“Nosotros desde ayer por la tarde estamos con la mano tendida para que nos dijera la Comunidad como podía reconducir para que las medidas se mantuvieran después del auto por el bien de contener la pandemia en Madrid. El presidente llamó por dos veces a la presidenta. Nosotros solo tenemos un objetivo que es proteger la salud de los madrileños y del resto de España. Si la Comunidad no puede hacerlo, lo haremos nosotros”, ha dicho Calvo, que precisamente este viernes preside el Consejo de Ministros extraordinario convocado a las 12.00 en ausencia del presidente, Pedro Sánchez, de viaje oficial con el Rey Felipe VI en Barcelona.

Este jueves, tras regresar a última hora de la tarde de un viaje a Argelia, Sánchez llamó a la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para ofrecerle tres posibles salidas: “1. Que la Comunidad de Madrid, como autoridad competente en materia sanitaria, dicte una Orden al amparo de lo establecido en el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/1986, de 14 de abril, de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. 2. Que solicite la declaración del estado de alarma para que sea el Gobierno de España conjuntamente con la Comunidad de Madrid quien lo declare y ratifique las medidas en cuestión. 3. Que sea el Gobierno de España quien declare el estado de alarma, sin necesidad de que se formule previamente una solicitud”.

La decisión de aprobar un estado de alarma de forma unilateral permitiría al Gobierno rescatar las medidas tumbadas por los tribunales ?no salir del municipio donde se vive salvo para ir a trabajar o excepciones justificadas— y en ningún caso representa volver a los confinamientos decretados durante los meses de marzo, abril y mayo. Pero solo vale para dos semanas. Si el Ejecutivo ve necesario prorrogar la alarma más allá de esos 15 días, tendrá que solicitarlo al Congreso y lograr la mayoría de la Cámara. Fte, El País