jueves 25 de febrero de 2021 ūüēí 10:18:39
El tiempo - Tutiempo.net

CORONAVIRUS EN ARGENTINA LOS CONTAGIADOS 13.328 FALLECIDOS 484 Y RECUPERADOS 4.167 LA VILLA AZUL BAJO EXTRICTO CONTROL

Existen prevenciones y temores de los habitantes de los barrios populares, seg√ļn registra el Gobierno en los lugares donde empiezan a extender los testeos

¬†El coronavirus gatill√≤ la alarma temida en un barrio popular del Gran Buenos Aires. Un barrio relativamente ‚Äúchico‚ÄĚ, de unos cuatro mil habitantes -separado apenas por el acceso Sudeste de otro que casi lo cuadruplica en poblaci√≥n- pero con escaso desarrollo de organizaciones pol√≠ticas y sociales.¬†Es decir, con control en duda. Hubo r√°pidas e intensas gestiones para amortiguar el impacto de la medida. Y aflor√≥ alguna tensi√≥n: calificaci√≥n de gueto, gestos para evitar la pol√©mica y hasta un rudimentario ejercicio de discurso ideol√≥gico al aclarar que¬†no habr√≠a diferencias entre villas y countries.

Parece claro que lo m√°s preocupante es¬†el alerta sanitario que representa el nivel y velocidad de contagio en Villa Azul. Anoche, el registro llegaba a 145 contagiados.¬†Frente a ese barrio, Villa Itat√≠ asoma con unos 15 mil habitantes. All√≠, dicen fuentes oficiales, comenzar√°n ahora testeos masivos. Parece claro tambi√©n, y de hecho lo confirman algunas fuentes oficiales, que se act√ļa en el d√≠a a d√≠a.

Hay incertidumbre sobre la real dimensi√≥n de la circulaci√≥n del virus en esas √°reas.¬†Todos coinciden en se√Īalar que ‚Äúse sab√≠a‚ÄĚ que lo peor est√° por venir. Y tal vez llegando. Existe altera en el entramado de intendentes, movimientos sociales, iglesias Cat√≥lica y evang√©licas, y otras organizaciones comunales. Lo¬†inexplicable¬†es la demora en el testeo a mayor escala y lanzado a la ‚Äúb√ļsqueda‚ÄĚ ‚Äďno a la espera- de se√Īales en concentraciones urbanas donde- era evidente desde el primer d√≠a-¬†resultaba muy complicado imponer la cuarentena r√≠gida y casi imposible extender el aislamiento en el tiempo

Del mismo modo, result√≥ llamativo que reci√©n a partir del impacto de Villa Azul fuera creado o formalizado un comit√© de crisis¬†entre funcionarios de la Naci√≥n y de la Provincia, junto a intendentes y representantes de organizaciones sociales, muy afirmados en buena parte del GBA pero apenas desarrollado en este barrio: alguna presencia del Movimiento Evita, la CCC y no mucho m√°s. Con todo, la sensaci√≥n de¬†sorpresa¬†super√≥ el caso en s√≠ mismo si se considera el armado urgente del comit√© referido, con un agregado: la consigna difundida¬†es avanzar en la ‚Äúdetecci√≥n temprana‚ÄĚ, a m√°s de dos meses de iniciada la cuarentena general.

Hay a partir de all√≠¬†una zona discursiva que result√≥ sacudida. Puso en crisis la idea de colocar la General Paz como¬†un l√≠mite de confrontaci√≥n entre modelos, cargando las tintas desde La Plata y desde el n√ļcleo del kirchnerismo sobre la situaci√≥n de los barrios populares de la Capital. El ejercicio de convivencia y unidad, con las presentaciones de Alberto Fern√°ndez flanqueado por Horacio Rodr√≠guez Larreta y Axel Kicillof, tambi√©n ven√≠a entrando en crisis. La √ļltima entrega fue significativa, con la larga exposici√≥n del gobernador bonaerense y el renovado cuestionamiento, con ese marco, a la gesti√≥n de Mar√≠a Eugenia Vidal.

Hab√≠a prevenciones. Est√° claro,¬†se hab√≠a dejado trascender, la inquietud y la puesta en guardia, esta vez, de la primera l√≠nea de Juntos por el Cambio. De inmediato, el s√°bado por la noche y casi en los √ļltimos minutos del anuncio del nuevo cap√≠tulo de cuarentena, los principales dirigentes opositores, nacionales y de la provincia, cruzaron con dureza al gobernador. Mauricio Macri qued√≥ exceptuado de la andanada tuitera. Y un d√≠a despu√©s, cuidando las formas, habl√≥ del tema el jefe de Gobierno porte√Īo.

Pero fuera de esos cruces, el caso de Villa Azul¬†fisur√≥ cierto libreto ideol√≥gico. Y fueron necesarios cuidados internos para evitar un debate dom√©stico en el oficialismo, que por otra parte lo trasciende. Las afirmaciones del gobierno bonaerense ‚Äďno s√≥lo Kicillof, sino tambi√©n Sergio Berni- sobre la voluntad de actuar del mismo modo frente a cualquier situaci√≥n similar abre¬†enormes interrogantes sobre la capacidad operativa si ocurre en simult√°neo y la voluntad pol√≠tica para encarar el tema.

El malestar fue evidente en boca de Daniel Men√©ndez, dirigente de Barrios de Pie y funcionario nacional. Habl√≥ de¬†‚Äúgueto de pobres‚ÄĚ, especialmente molesto por el despliegue policial y la idea de encierro. Ese mismo malestar inicial,¬†pero sin expresi√≥n p√ļblica, recorri√≥ a otras organizaciones sociales alineadas o vinculadas con el Gobierno.

Fernando Chino Navarro, tambi√©n funcionario, busc√≥ bajar el tono pol√©mico. Pero √©l mismo y al menos otro dirigente de movimientos sociales¬†estuvieron en el lugar, para evaluar la situaci√≥n y facilitar un virtual acuerdo con referentes locales y autoridades¬†sobre el duro aislamiento. Existen prevenciones y temores de los habitantes de los barrios populares, seg√ļn registra el Gobierno en los lugares donde empiezan a extender los testeos

Desde el arranque de la cuarentena, asomaron indicios de las dificultades en los barrios populares. Y dirigentes de los movimientos más extendidos y organizados plantearon el tema al Gobierno, en reuniones formales y en el contacto a diario de varios de ellos que son funcionarios, sobre todo en el área que encabeza Daniel Arroyo. La Jefatura de Gabinete y el ministerio del Interior también tuvieron registro directo.

La s√≠ntesis era m√°s o menos esta:¬†cuarentena en el barrio ‚Äďcomunitaria y de hecho- pero no aislamiento colectivo. Tambi√©n las autoridades porte√Īas, en reserva, rechazaron la idea de frontera de aislamiento entre esos barrios y el resto de la Ciudad. El fantasma del gueto aparec√≠a en el discurso m√°s reaccionario con reflejo tuitero. Pero el cuadro ‚Äúexplosivo‚ÄĚ y la falta de desarrollo de redes contenci√≥n en Villa Azul, seg√ļn admiten fuentes oficiales, terminaron generando all√≠ el aislamiento m√°s duro.

En las √ļltimas horas, se intensificaron los contactos virtuales y directos entre el Presidente, Kicillof y algunos intendentes, adem√°s de Sergio Massa. El impacto en el principal conglomerado urbano del pa√≠s ocupa¬†el primer rengl√≥n de preocupaciones sobre el coronavirus. Tambi√©n,¬†las estribaciones pol√≠ticas y, en ese terreno, evitar que desajustes internos suenen hacia fuera.

En algunos casos, hasta parece haber confusi√≥n o mensaje limitado a la propia platea. El gobernador bonaerense¬†se encarg√≥ de responder sin decirlo a la incomodidad que gener√≥ el concepto de gueto asociado a la pobreza. Y advirti√≥ que el mismo criterio de aislamiento correr√≠a para un country o para un edificio. Tal vez busc√≥ mostrar desprejuicio, aunque apenas disimul√≥, precisamente, el prejuicio ideol√≥gico.¬†El problema, adem√°s de pr√°ctico, demandar√≠a alg√ļn debate de ideas sobre l√≠mites del aislamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.