17 de agosto de 2022

MURIÓ FIDEL CASTRO PERO EL PUEBLO NO LO LLORA

Vivir en Cuba es, de alguna manera, viajar en el pasado a otra era en la que medios impresos como los periódicos son sin lugar a dudas una de las fuentes de información más esperadas por la población, que cada mañana y cada tarde se convoca en masa alrededor de los vendedores callejeros para saciar su sed de noticias.

Resulta difícil analizar una noticia de magnitud tal como la muerte de Fidel Castro estando en Cuba y siendo testigo en primera persona de la influencia que poseen los medios de comunicación, aún hoy día donde las redes sociales y los contenidos creados por ciudadanos comunes amenazan con terminar con la supremacía de medios tradicionales, si es que ya no lo han hecho.

 Pero vivir en Cuba es, de alguna manera, viajar en el pasado a otra era en la que medios impresos como los periódicos son sin lugar a dudas una de las fuentes de información más esperadas por la población, que cada mañana y cada tarde se convoca en masa alrededor de los vendedores callejeros para saciar su sed de noticias.
descarga

El problema principal es que más allá de la existencia de una variedad de estaciones de radio y televisión en la isla, el relato siempre es el mismo y esto nunca se ha evidenciado de mayor manera que tras la reciente muerte del ex comandante Fidel Castro el pasado viernes por la noche.Las Damas de Blanco optaron no marchar contra el régimen para evitar tensiones- El escueto anuncio de su hermano Raúl  no brindó grandes detalles acerca de la partida final del «líder de la revolución», pero sirvió como una matriz para que los sucesivos días la ciudad de La Habana viviera la noticia como si nada hubiera pasado, con mensajes que repetían hasta el hartazgo los supuestos beneficios que la revolución de 1959 trajo a la isla.

En el caso de Fidel, la noticia prácticamente se supo al otro día por la tv cubana. Se esperaban cientos de manifestaciones de luto repetidas a lo largo y ancho de la ciudad. Se esperaban cientos de manifestaciones de luto repetidas a lo largo y ancho de la ciudad. 

Sin embargo las marchas populares ondeando la bandera de la revolución nunca llegaron, como tampoco pude ver a las comúnmente llamadas «llororonas» estallando en lágrimas, lamentando la partida de su pater máximo. Mismo los taxistas, quienes siempre tienen una opinión formada sobre todo, no importa la ciudad donde transiten, se mostraban indiferentes a la noticia, casi sedados.

No cabe duda que toda la república esperaba hace tiempo enterarse sobre la muerte de Castro. Pero resulta cuando menos inesperado ver como un pueblo que, en teoría, le debe su «libertad» al comandante, no atinó siquiera a fingir estar compungido. Al menos ante la mirada extranjera de nosotros los «yuma», apodo que se le da a todo aquel que no es de la isla.Fte. Infobae