miércoles 21 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

SEGÚN DIVERSOS ANALISTAS POLÍTICOS SE MANTIENE LA POLARIZACIÓN Y HAY ESCENARIO DE BALOTAJE

“Todos están en la búsqueda del voto en blanco y de los de Massa y De la Sota, que son los más codiciados tanto por el oficialismo como por el macrismo. Se viene una campaña en la que los candidatos tendrán que ir a buscar al centro. No a los extremos”

0000095797Una, de Aresco: Scioli 40%, Macri 32,5% y Massa 16%. Federico Aurelio, director de la consultora, pone la mira en los próximos dos meses y dice: “Es prematuro determinar el resultado de octubre. Por ahora, el escenario está bastante estable. ¿Qué puede cambiar? Si hay una polarización muy grande, por más que Macri crezca más que Scioli, el oficialismo puede llegar a los 45% y convertir a Scioli en presidente. Si la polarización es baja seguirá todo igual, como en las PASO. Y si es una polarización intermedia beneficiará a Macri, que puede reducir la diferencia gracias al ‘voto útil’”.

Dos, de Opinión Pública, Servicios y Mercados: Scioli 39%, Macri 32% y Massa 18,5%. Habla el director de la consultora, Enrique Zuleta Puceiro: “Las tendencias, básicamente, son las mismas que se registraron en las primarias. El famoso tema de las inundaciones y las reacciones de la campaña sucia, que irrumpieron a fondo en las presidenciales, no han tenido un eco perceptible en la opinión pública. La competencia está abierta, no hay tendencias irreversibles, pero si hoy hubiera elecciones habría segunda vuelta”.

Otros cuatro consultores –que no tienen números o prefieren no exhibirlos– razonan de modo similar. Esto significa que, dos semanas después de las primarias, el tablero electoral no presenta grandes cambios. Por el contrario, parece inmóvil. Scioli crece muy poco, lo mismo que Macri, aunque el dato positivo para el jefe de Gobierno es que retiene los votos de sus aliados de Cambiemos, Ernesto Sanz y Elisa Carrió. En el caso de Massa, aunque pierde parte de los sufragios que obtuvo su socio, José Manuel de la Sota, el punto de partida es interesante para el diputado porque en algún momento se pensó que podía ser devorado por la polarización. “Los tres pueden estar satisfechos y tienen motivos para celebrar”, considera Zuleta Puceiro.

Fabián Perechodnik, de Poliarquia, se aferra a la tesis que viene sosteniendo desde hace varios meses. “Hay una distancia muy grande con Massa. El próximo presidente sigue saliendo de la polarización Scioli-Macri. No hay ningún elemento que indique que esto pueda cambiar. Las PASO sirvieron para darnos una idea de quién puede llegar a ser presidente, pero no resolvieron la gran incógnita. No es como en 2011, cuando todos sabíamos que iba a ser Cristina”.

Para Mariel Fornoni, responsable de Management & Fit, “las elecciones se pierden, no se ganan”. Pide mirar “al tercio del electorado que podría modificar su voto en octubre”, aunque advierte que para eso “falta mucho”. Fornoni supone que Scioli deberá luchar para arañar los siete puntos que le faltan para ganar en octubre ya que “el 60 por ciento de la gente votó por un no a la continuidad del Gobierno”. ¿Dónde se juega Macri la chance de llegar a noviembre frente a frente con Scioli? “La posibilidad –sostiene Fornoni– se va a dirimir por la performance en Buenos Aires, CABA, Santa Fe o Mendoza porque si fuera por las zonas del NEA, NOA y sur no habría muchas posibilidades”.

Frente a un escenario que devuelve la misma imagen que la del domingo 9, Ricardo Rouvier adelanta que una de las clave serán las minorías. “Mi mirada sociológica es que la ciudadanía se ha quedado tranquila y que no hay modificaciones sustanciales. Los que pueden cambiar su voto son los espacios minoritarios y los indecisos, una masa importante que todavía no tomó partido”.

Entre esos espacios más chicos está Progresistas, de Margarita Stolbizer y el FIT, que propone a Nicolás del Caño. La pelea por el cuarto lugar sería voto a voto, en torno al 4%. Los votantes de Del Caño parecen más fieles. Los de Stolbizer no tanto: tras las PASO perdió un porcentaje a manos de Macri pero a la vez recuperó otros que se habían inclinado por Sanz.

Hugo Haime opina así: “Todos están en la búsqueda del voto en blanco y de los de Massa y De la Sota, que son los más codiciados tanto por el oficialismo como por el macrismo. Se viene una campaña en la que los candidatos tendrán que ir a buscar al centro. No a los extremos”.Fte. clarín.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.