lunes 23 de noviembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

El Río Paraná deja de crecer pero continúa el alerta de inundaciones

inundacionTras varios días de crecida acelerada, el Paraná dio ayer un respiro. En Formosa, Corrientes y Chaco, las provincias donde ya hay miles de evacuados, el río se mantuvo ayer estable. Las autoridades ahora esperan que la inundación tenga un impacto menor al pronosticado, aunque continúa el alerta ante la amenaza de una inundación de gran magnitud.

En la ciudad de Corrientes, hay diez centros de evacuación abiertos para recibir a unas 1.500 personas y casi un tercio de ese total ya está cobijado en los albergues o recibe asistencia. Son familias de los barrios ribereños de la zona sur de Corrientes, la más castigada por la creciente que en las últimas horas parece haberse desacelerado.

Desde la Prefectura Naval informaron que la onda de creciente se planchó, el río subió unos seis centímetros durante el día y se ubicó cerca de la marca (formal) de evacuación, que es 7 metros. Sin embargo advierten que hay que seguir en guardia porque aguas arriba el Paranásobrepasó los límites de alerta y evacuación. Por ejemplo en Itatí, a 70 kilómetros de la capital, el río se estacionó ayer a la tarde en 7,18 metros, 18 centímetros sobre la marca de evacuación. En esa zona hay –datos extraoficiales– 300 familias afectadas, entre evacuados, autoevacuados y aislados.

inundacion2

En Paso de la Patria, el Paraná superó ayer la marca de 7,31 –31 centímetros sobre la de evacuación– y seguía creciendo. Esto evidencia la gravedad del fenómeno que se desplaza hacia el sur. En el Paso, una villa turística con muchos chalé de fin de semana, levantaron un terraplén en la costa y eso detuvo la inundación. Hay 50 familias evacuadas, que totalizan 166 personas.

En Chaco, el Paraná alcanzó ayer una altura de 6,84 metros de altura en el Puerto de Barranqueras –la principal referencia hidrométrica de la provincia–, marcando por ahora un pico bastante inferior que el que se temía días atrás, cuando se especulaba que llegaría durante el fin de seman a un registro de entre 7,50 y 8 metros. Los técnicos consideran la posibilidad de que el pico no haya llegado y que en realidad arribe hoy.

De todos modos, la emergencia provocó la evacuación de entre 3.200 y 3.500 personas. En su mayoría son familias que se retiraron de las zonas ribereñas por su cuenta y aun antes de que el agua llegara a sus viviendas. Ahora acampan en precarios ranchos construidos para pasar las semanas de espera que serán necesarias antes de poder retornar a sus lugares. Hoy está previsto que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, visite la zona para recorrer las áreas afectadas y reunirse con autoridades provinciales y comunales.Fte.clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.