domingo 16 de mayo de 2021 ūüēí 12:32:16
El tiempo - Tutiempo.net

JUSTICIA: En el caso Oyharbide vinculan a Zanini, Moyano y Capitanich

delincuenteEl  jefe policial que está acusado de haber pedido una coima de $ 2,5 millones en nombre del juez Norberto Oyarbide durante el allanamiento a una financiera involucró ayer en el caso al secretario legal y técnico, Carlos Zannini , y al líder de la CGT Hugo Moyano . También salpicó al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich .

Al declarar ante la Justicia, el oficial Fabio Ascona asegur√≥ que el due√Īo de la empresa allanada, Guillermo Greppi, le cont√≥ que era “socio” del secretario de Estado y del camionero, y se jact√≥ de sus v√≠nculos con el jefe de ministros. Seg√ļn el testimonio brindado por escrito ante el juez federal Luis Rodr√≠guez, al que tuvo acceso LA NACION, Greppi le hizo estas revelaciones para exhibir sus nexos y frenar el procedimiento a su financiera, Propyme. Ante una consulta de LA NACION, Greppi rechaz√≥ airado estas vinculaciones: “Es mentira. Pueden decir lo que quieran para defenderse, tirarme con un misil Exocet, pero yo no vi en toda mi vida a Moyano ni a Zannini. Te invito a que pidan las llamadas de mi Movistar. Es imposible que Zannini me llame, si no debe hablar ni con la madre”.

El allanamiento a Propyme fue ordenado el 19 de diciembre pasado por Oyarbide, junto con otros 22 procedimientos, en una investigaci√≥n por lavado de dinero. Ascona y su subalterno, √Āngel Castro, ingresaron a la oficina y, seg√ļn los denunciantes, les exigieron US$ 300.000 primero y luego de $ 2.500.000 para detener el allanamiento. El procedimiento se interrumpi√≥ sorpresivamente, por decisi√≥n de Oyarbide.

El juez dijo que levant√≥ el allanamiento porque recibi√≥ una llamada de Carlos Liuzzi, n√ļmero dos de Zannini, que le advert√≠a que a su amigo Greppi le estaban pidiendo coimas. Oyarbide dijo que suspendi√≥ el operativo “ante tan confiable fuente que brindaba tama√Īa informaci√≥n”.

La defensa de Ascona, a cargo de Valeria Corbacho, present√≥ ante el juez Rodr√≠guez un escrito explosivo: all√≠ se√Īal√≥ que al ingresar a la oficina, sus hombres advirtieron “corridas” en el interior, lo que le hizo pensar que estaban escondiendo cosas. Dijo que escaparon empleados y algunos fueron interceptados con carpetas referidas a movimientos de cheques de empresas. Record√≥ papeles de las firmas La Escondida Ganados SA y Agropecuaria Ganadera SA.

Admitió el policía que desconectaron los servidores y por ende las cámaras de seguridad, pero alegó que fue para evitar que se borraran de forma remota los datos de las computadoras. Y que encontró una mochila con una pistola Bersa 9 mm de la que nadie se hizo cargo.

Ascona dijo al juez que a las 16.30 lleg√≥ Greppi. “Ustedes no saben qui√©n soy yo. Yo la tengo m√°s larga que cualquiera. No saben con qui√©n se metieron. Si a m√≠ me pasa algo, ustedes se van conmigo”, dijo Ascona sobre las frases de Greppi. Narr√≥ que el sargento primero C√©sar Ceballos acompa√Ī√≥ a Greppi a su oficina. All√≠ el due√Īo de la firma, hamac√°ndose en su sill√≥n, recibi√≥ una llamada en el celular que parec√≠a que estaba esperando. Le dijo entonces a su interlocutor telef√≥nico: “Sacame a estos tipos de ac√°, cuando ustedes necesitan algo de m√≠ yo siempre estoy”. Y dijo que Greppi lanzaba insultos al aire. Se le acerc√≥ a Ceballos, a√ļn con el celular abierto, y le mostr√≥ la pantalla de su Blackberry con la palabra “Zannini” en letras grandes y azules. Greppi le pregunt√≥ a Ceballos ir√≥nicamente si quer√≠a halar con su amigo, pero el polic√≠a se neg√≥.

Seg√ļn Ascona, Greppi se√Īal√≥: que √©l “era socio de [Hugo] Moyano, y me preguntaba socarronamente si lo conoc√≠a o me sonaba. Tambi√©n me dice que es socio de Zannini, interpretando el dicente que se refer√≠a, obviamente, al secretario legal y t√©cnico de la Presidencia”.

“Que en todo momento hac√≠a alarde de sus amigos pol√≠ticos y polic√≠as y que esa misma noche ten√≠a una cena con el jefe de Gabinete de ministros en el hotel Faena. Me dijo que me parec√≠a a Capitanich”, record√≥ Ascona. El polic√≠a, en su largo escrito, se√Īal√≥ al menos una treintena de contradicciones en que habr√≠an incurrido Greppi; su hijo, tambi√©n Guillermo, y su abogado, Fernando Torres, cuando declararon como testigos ante Rodr√≠guez para narrar el pedido de coimas. Fte.textual la naci√≥n

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.