domingo 9 de mayo de 2021 🕒 02:08:20
El tiempo - Tutiempo.net

Boca y River cumplieron con lo justo

boc-424x300

 

Al equipo de Ramón no le sobró nada para vencer como local a un flojo Arsenal, gracias a un penal mal cobrado por el árbitro Lunati, y Boca ganó esos partidos que anímicamente valen seis puntos, cuando más se le complicaba. A San Lorenzo se le escapó al final.

El partido arrancó parejo, con un Boca que salió a la cancha con un combativo 4-4-1-1 con el claro objetivo de encontrar esa solidez defensiva que tanto le hace falta, pero con la necesidad de romper con los volantes y laterales externos para avanzar sobre el arco rival.

A los 24 minutos, con pocas llegadas por lado y con la tenencia del balón dividida, gracias a una buena subida del lateral izquierdo Emanuel Inzúa, y un mejor enganche y habilitación para Sánchez Miño, este clavó un firme derechazo que dejo sin respuesta al arquero Saja.

A partir de ahí Racing fue a buscar con mayor insistencia el arco de Orión pero sin llegadas de tanto riesgo durante los primeros 45 minutos.

En el segundo tiempo Racing salió con todo, con el ingreso de Camoranesi y Vietto, empezó a manejar la pelota mucho más que Boca y a llevar peligro real con algunas chances claras para empatar el partido, situación que finalmente consiguió tras un penal infantil cometido por el “cata” Díaz.

Zurdazo de Saja y ahora, a buscar el triunfo parecía decir el equipo y toda la gente que empujaba para llevarse los primeros 3 puntos después de la primera fecha frente a Colon.

Sin embargo Boca aguantó el mazazo, supo soportar el momento de Racing en el partido y cuando ya atacaba poco y de forma aislada, tras una linda jugada colectiva, Gigliotti le giró al central Saveljich, la colocó al segundo palo, y el rebote originado por la atajada de Saja, supo aprovecharlo Erbes que entraba al área como un delantero central.

De esta manera, Boca aleja fantasmas propios y ajenos, se puso a 4 puntos del líder Colon y parece encontrar el equilibrio tanto fuera como dentro de la cancha.

En el caso de River, si no mencionaríamos el resultado y nos centraríamos en analizar el juego, las situaciones, las deficiencias y todo lo que le cuesta generar ocasiones de gol y convertirlas, sería difícil que el lector piense que el equipo de Núñez ganó.

Sin embargo, River cumplió y se metió los 3 puntos en el bolsillo. Solamente esto para resaltar, porque realmente, el equipo de Ramón no tuvo generación de juego, no supo generar huecos cuando tuvo la pelota, no llevó gran peligro, salvo con algunas pelotas paradas al arco de Limia, y apenas ganó con un penal que, de ser falta, fue afuera del área.

De esta manera, el millonario se puso a tres de la punta y sueña con pelear arriba. Por otra parte, su gente, famosa por el “paladar negro” terminó festejando los tres puntos de local contra un Arsenal que ya no parece un equipo de Alfaro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.