sábado 17 de abril de 2021 🕒 08:05:57
El tiempo - Tutiempo.net

ECONOMIA: El BCRA acaba de flexibilizar condiciones para que exportadoras puedan depositar una parte de sus divisas en el exterior

001Contra todos los pronósticos, el Gobierno acaba de abrir una ventanilla insospechada. A partir de ahora, y por una regulación del Banco Central, las empresas que tomen un crédito en el exterior con el fin de aumentar su capacidad de producción de bienes exportables o el universo de exportadoras que se comprometan a realizar inversiones que busquen sustituir importaciones en el país ?entre más de media docena de situaciones?, podrán dejar una parte de los dólares (fruto de la exportación o del préstamo) depositados en una cuenta bancaria en el exterior en lugar de ingresarlos en el mercado único y libre de cambios.
En opinión de los analistas consultados por este matutino, este ?giro? en la política del Gobierno obedece, al menos, a dos razones: por un lado, poner un freno en el desplome que el cepo cambiario significó en la entrada de dólares financieros fruto de préstamos del exterior, ya que las entidades bancarias extranjeras dejaron de prestarle a empresas locales porque éstas no podían garantizar la compra de dólares en el país para repagar esos préstamos. Por otro, el cambio del BCRA le significa a un grupo importante de empresas, ?entre ellas YPF y varias compañías mineras?, la posibilidad de ?saltar? la obligación de liquidar una parte de las divisas en el país y dejar ese dinero depositado en ?cuentas especiales? que sirvan de garantía para obtener préstamos de la banca extranjera en mejores condiciones que las que podrían obtener hoy. Una tercera figura pondría a las empresas de producción nacional que exportan y, a la vez, producen bienes que buscan sustituir importaciones, en la posibilidad de obtener financiación en el extranjero a una tasa más atractiva.
Las medidas del BCRA hacen foco en las empresas que busquen ?emisión de bonos en el exterior; préstamos de organismos internacionales, agencias oficiales de crédito, bancos multilaterales y otros bancos del exterior; otras deudas en moneda extranjera con entidades financieras locales fondeadas en líneas de crédito en el exterior…?. Otro párrafo que ha sido incluido en la normativa señala que ?los fondos originados en los cobros de exportaciones del deudor podrán ser acumulados en cuentas del exterior en garantía de los servicios de la deuda o en cuentas bancarias específicas separadas del exportador en el exterior que sin estar en garantía, estén como requisito del contrato de financiamiento y cuyos fondos sean afectados por el exportador a la atención de los servicios de la deuda y/o en su caso, para ser transferidos al país para su liquidación en el mercado local de cambios acorde a la normativa aplicable en la materia?.
También señala que ?los fondos acumulados en estas cuentas bajo la modalidad que establezcan las partes no deberán superar en ningún momento el 125% en las cuentas en garantía o el 100% en las cuentas específicas de los servicios por capital e intereses a abonar en el mes corriente y los siguientes seis meses calendario, de acuerdo al cronograma de vencimientos de los servicios acordados con los acreedores?.
Según números oficiales, en los últimos dos años, y debido a las restricciones para comprar dólares en el mercado de cambios de empresas y particulares, el ingreso de dólares fruto de los préstamos financieros del exterior pasó de un superávit de u$s 3.150 millones en 2011, a un déficit de u$s 1.883 millones en lo que va de 2013.
Es decir que mientras en 2011 el saldo neto de dólares en concepto de préstamos financieros superaba los u$s 3.000 millones, en 2012 y también en 2013, se registró una salida neta de dólares a raíz de la decisión de algunos empresarios de ?comprar dólares baratos? (aquellos que tuvieron acceso en el mercado oficial de cambios) para cancelar sus préstamos con entidades extranjeras. Si bien la cancelación de deudas financieras en el exterior nunca estuvo alcanzada por el cepo, la banca internacional receló de otorgar préstamos a empresas locales por lo que la exigua oferta crediticia estranguló la entrada de dólares al país. La dificultad de las empresas para fondearse en el exterior guarda similitud con la situación de algunas compañías como YPF, cuya necesidad de recursos se acrecentará. En este sentido, el acuerdo celebrado la última semana entre YPF y Chevron para el desarrollo de la producción de hidrocarburos no convencionales en la provincia de Neuquén, y que implicará en una primera instancia un desembolso de u$s 1.240 millones para la estadounidense, también obligará a YPF a realizar numerosas inversiones que podrían financiarse ahora de una forma más eficiente.Fte.textual cronista.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.