martes 13 de abril de 2021 🕒 11:28:57
El tiempo - Tutiempo.net

POLITICA: Monseñor Mario Aurelio Poli asumió como arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires

1218_iran_g.jpg_239130615Monseñor Mario Aurelio Poli asumió en las escalinatas de la Catedral Metropolitana como arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires con la bendición de su antecesor, el excardenal Jorge Bergoglio y actual Papa Francisco.

En una ceremonia en la que por primera vez se trasladó la “Cátedra Arzbobispal” desde el interior de la Iglesia y ante una multitud que aplaudía y vitoreaba, Poli recibió el báculo pastoral y se colocó a un costado la cruz de doble brazo, antes de que se procediera a la lectura de una carta enviada por el Papa desde el Vaticano, en la que le transmitió su “cercanía” y acompañamiento “espiritual”.

Con la presidenta Cristina Kirchner fuera del país, participaron de la ceremonia el vicepresidente Amado Boudou -en un importante gesto de acercamiento a la Iglesia- además del jefe de Gobierno porteño,Mauricio Macri, y varios ministros de ambas gestiones.

Por la Casa Rosada estuvieron el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina; el ministro del Interior, Florencio Randazzo; la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, quien comulgó, y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, entre otros funcionarios nacionales.

Si bien la Bula Pontifica no había llegado, monseñor Fernando Risotto leyó un decreto del nuncio apostólico, Emil Paul Tscherrig, quien estaba presente, y cuando Poli ya había hecho la Profesión de Fe y el Juramento de Fidelidad al Sumo Pontífice, lo autorizó a tomar “posesión de esta Sede arzobispal de Buenos Aires” entre repiques de campanas, lo que emocionó a los presentes.

Las autoridades compartieron una misma fila: Boudou quien se arrodilló en la Misa, junto con Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados y reconocido católico practicante, además de Macri, la subjefa porteña, María Eugenia Vidal, y el gobernador de La Pampa, Oscar Jorge.

El nuevo primado, con un estilo carismático que arrancó numerosos aplausos de los fieles presentes, destacó que con la elección del Papa Francisco “se nos ha contagiado la alegría de tener un argentino tan cercano y querido en la Cátedra del Apóstol Pedro”.

Para Poli, como consecuencia, “muchos compatriotas han renovado el gozo de pertenecer a la Iglesia”, según dijo en la homilía, que giró en torno a la parábola del buen Pastor.

Invitó entonces a “ofrecer la riqueza del Evangelio a los que viven, trabajan y pasan por nuestra Ciudad, de tal manera que conozcan a Dios Padre y sus dones de justicia, amor y paz”.

Les habló a los más de 80 obispos presentes que llegaron de la Asamblea de la Conferencia Episcopal Argentina, el clero de la arquidiócesis de Buenos Aires, comunidades educativas, scouts y el “pueblo fiel”.

“Que no me falte en este servicio el amor a los pobres, sufrientes y excluidos, que inspiró a nuestro patrono, el obispo San Martín de Tours, quien supo remover de su corazón toda indiferencia”, sostuvo en una misa concelebrada.

El duodécimo arzobispo de Buenos Aires mostró en el final un estilo descontracturado que trajo reminiscencias de la impronta que impuso el Papa Francisco en el Vaticano.

La ceremonia comenzó en el interior de la catedral, donde el prelado fue recibido por los obispos, sacerdotes, diáconos y seminaristas: al ingreso, el vicario general, monseñor Joaquín Sucunza, le presentó el crucifijo, al que Poli besó.

Seguidamente, se le entregó la llave de la catedral, de la cual es su primer titular, y tras visitar al Santísimo Sacramento, comenzó la procesión hasta el frente de la catedral, donde se hizo la celebración eucarística.

En tanto, monseñor Joaquín Sucunza, nombrado vicario general del Arzobispado de Buenos Aires, transmitió el saludo de sacerdotes, laicos y “con especial énfasis” de los enfermos, los que sufren y los que están detenidos en las cárceles.

Luego, entre aplausos expresaron su comunión filial al arzobispo los sacerdotes Emilio Riamonde y Mariano Rodríguez, los religiosos Emilio Andrada y Eduardo Rozas, las monjas Leonor y Cecilia, la consagrada Karina Ledesma, los laicos Javier Castello, Ramona Mantilla y César Mele, los jóvenes Tomás Persino y Rocío Santa Cruz, y los niños Tomás Koch y Julieta Calebibich.Fte.ambito

20 pensamientos sobre “POLITICA: Monseñor Mario Aurelio Poli asumió como arzobispo de la Ciudad de Buenos Aires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.