31 de enero de 2023

CHACO: Condenado por violación y en libertad condicional volvió a violar y fue detenido

La búsqueda de Tatiana Kolodziez, la joven desaparecida en el Chaco el último fin de semana, tuvo el peor final.

La chica apareció muerta en una zona semirural del Gran Resistencia. El principal sospechoso del crimen es el chofer de un remís que la víctima tomó el sábado: un violador serial que llevaba 4 semanas en libertad condicional tras haber pasado 16 años en prisión.

Se trata de Juan Ernesto Cabeza (53), quien en los ‘90 trabajaba como taxista en la ciudad de Buenos Aires y había sido condenado a 24 años de prisión por violar a cuatro pasajeras.

El mes pasado logró su libertad condicional, y poco después, en un municipio chaqueño, logróde manera irregular un carné de conductor profesional (ver Licencia …).

Cuando en la madrugada del sábado Cabeza llegó a la casa de Tatiana, la joven de 33 añosse sorprendió al verlo: era la primera vez que de la agencia que era habitué le mandaban a ese chofer. Es que el hombre llevaba apenas 15 días manejando un automóvil de la empresa Remises Resistencia. Allí ignoraban que el 26 de septiembre un juez federal que ya estuvo envuelto en polémicas (verEl mismo…) le había dado el beneficio de la libertad condicional . Hasta ese día había estado preso en la Unidad Penitenciaria 7 de Resistencia.

Sobre él pesaba una prohibición judicial que le impedía volver a manejar. A nadie le inquietó determinar si realmente vivía en el domicilio que había declarado al salir, y que resultó no ser el verdadero.

Tatiana decidió pedir el auto luego de intentar comunicarse por celular con su novio, sin poder lograrlo. Llegó un Corsa Classic. Al volante iba Cabeza.

Fue lo último que se supo de Tatiana. Su novio, Armando Andrés Enciso (37), vio poco después sus llamadas perdidas y entonces intentó comunicarse con ella. No lo logró y entonces fue a buscarla a su domicilio. Lo atendió Alfredo, el padre, quien le dijo que hacía dos horas que ella había ido a su encuentro.

Comenzaba la pesadilla.

El panorama se oscureció del todo cuando, a la mañana, Enciso recibió un llamado. Sin muchas vueltas, le dijeron: “Empezá a juntar plata si querés verla”.

Para entonces ya se había iniciado una investigación policial. Hubo varios llamados más, todos similares. La primera averiguación fue en la remisería. Cuando la Policía tuvo el nombre del chofer asignado a Tatiana se encendieron todas las alertas. La base de datos indicó quién era Juan Ernesto Cabeza. Lo ubicaron a las 11 de la mañana de ese mismo día y quedó detenido. Enciso ya no recibió más llamadas. Eso reforzó las sospechas sobre Cabeza.

Además, el novio de Tatiana había dicho que el sujeto que se comunicaba con él tenía “una tonada rara, mezcla de porteño y provinciano”.

Cabeza es tucumano, aunque vivió mucho tiempo en Buenos Aires y luego, en sus 16 años preso, recorrió varias prisiones federales. Ante la Policía del Chaco, él negó cualquier conducta indebida. “La busqué y la dejé donde me dijo”, declaró. Nadie le creía.

La peor noticia llegó pasado el mediodía, con el hallazgo del cuerpo. Por la tarde, en conferencia de prensa y acompañado de funcionarios provinciales, el fiscal federal Patricio Sabadini dijo que el cuerpo había sido ubicado gracias a “un llamado anónimo” y dijo que “hay un 80% de posibilidades de que el autor del crimen sea el remisero”.

El cadáver de la joven se encontró a un par de kilómetros de la salida norte de Resistencia, en una zona no urbanizada y a metros de un camino vecinal poco transitado. Estaba cubierto con ramas y muy inflamado.

La primera inspección no mostró signos de abuso . Anoche se hacía la autopsia. Extraoficialmente trascendió que la muerte habría sido por estrangulamiento.

El caso conmovió al Chaco y, hacia la noche, una nueva marcha llenaba las calles de Resistencia para exigir justicia.Fte.clarin