lunes 17 de mayo de 2021 🕒 22:52:45
El tiempo - Tutiempo.net

ECONOMIA. Fuerte crecimiento de la deuda pública nacional

ILUSION Y REALIDAD: ARTICULO PRODUCIDO POR EL RECONOCIDO ECONOMISTA DR RODOLFO ROSSI PARA EL MULTIMEDIOS PRISMA. Es de apreciar importante el continuado aumento de la Deuda Pública Nacional, según la información de la Oficina Nacional de Crédito Público, con datos actualizados al 31 de Diciembre de 2011. De US$ 147.119 millones registrados al 31/12/2009, se incrementó a US$ 164.330 millones al 31/12/2010 y a US$ 178.963 millones al 31/12/2011. La deuda Pública Nacional creció en los últimos 3 años en US$ 31.844 millones, o sea el 21,6 %. Interesante es observar que en tanto crece el Endeudamiento Público registrado, nominalmente cae en relación al PIB del 48,8 % en el año 2009 al 41,8 % en el año 2011. El PIB calculado del año 2009 habría alcanzado a US$ 336.742 millones. El PIB del año 2011 habría sido de US$ 428.141 millones. El crecimiento del PIB en los últimos 36 meses, al 31/12/2011, habría sido del 27,14 % en Dólares. Surge de tal breve análisis una primera duda. ¿Es real la comparación del PIB en US$, que incluye como adicional a la evolución del crecimiento económico una revaluación monetaria, acorde con el reconocido retraso de la paridad cambiaria oficial? Resultaría lógico afirmar que el impactante aumento del crecimiento aludido, es un también resultado de la revalorización del $ Peso en el periodo. ¿No es ello una ilusión?

En la Composición de la Deuda Pública por Acreedor es notable la participación de las Agencias del Sector Público como el Banco Central de la República Argentina (BCRA); el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES; Banco de la Nación Argentina; Cammessa; PAMI; Lotería Nacional; Fondo Fiduciario de Refinanciación Hipotecaria; Fondo Fiduciario para Recuperación de Empresas; Superintendencia de Riesgos de Trabajo; etc. Esta participación representa el 53,8 % (US$ 96.269 millones) del total de endeudamiento público. Es propósito de la actual Administración Pública su continuada ampliación. Tal endeudamiento nunca será cancelado. La evidencia fue el “pago” en Diciembre de 2011, del servicio anual de las U.V.C. (Unidades Vinculadas al Crecimiento) administradas por el Fondo de la ANSES. Al efecto, era obligación del Tesoro Nacional pagar en efectivo US$ 1.400 millones y $ 860,5 millones. Tales montos fueron unilateralmente refinanciados a largo plazo, perjudicándose así a los jubilados, con quien el ANSES está en “default” atenta las repetidas sentencias judiciales, que dispusieron la perentoria cancelación de sus acreencias, que no se cumplieron. Igual procedimiento se realizará, probablemente en Agosto próximo, con las inversiones de la ANSES en Boden 2012. Perspectivas de refinanciación perpetua = Ilusión. Realidad: Los jubilados incumplidos.

El financiamiento intrasector público al Tesoro Nacional, actualmente representa el 22,5 % del PIB. En definitiva, el endeudamiento externo público viene siendo reemplazado por el endeudamiento interno. Parecería – así nos lo “venden” – una política positiva. Ello no es así. Lo sería si el endeudamiento del Sector Público se hubiera pagado o se pagara, con superávit del Sector Público. Pero rigurosamente lo que se canceló se hizo con Reservas Internacionales del BCRA, con superávit de Agencias administradas por el Estado- que en definitiva debilitan el “fondeo” que requieren para sus fines específicos – y con Adelantos del Banco Central que aumentan la cantidad de moneda en la economía y tiene, consecuentemente, efectos inflacionarios. O sea que, en una justa evaluación el pago del endeudamiento público a través de un endeudamiento con emisión monetaria, se empobrece a toda la población. ¿No es ello, una ilusión o un autoengaño?

La proclamada y declamada reducción del endeudamiento Público Nacional, en su relación con el Producto Bruto Interno, no es nada más, que una ilusión. Sin superávit fiscal genuino – aun con la contabilidad “creativa” que se realiza – no ha sido posible, ni será posible quitarnos la carga del endeudamiento – que cada día se hace más pesada –, porque lo que se reduce por el lado externo, repercute con inflación e incumplimientos en el flanco interno.

Y de allí el “riesgo argentino” que a la fecha es de 1.105 p.b. que quintuplica el de otros países latinoamericanos y duplica al de España (¡!). Es posible que por ello se esté en falta con el Artículo 4° de la CO.(auditoría de las cuentas públicas) del FMI desde el año 2006. Pero, también existen otras “realidades”. El Club de París (Deuda informada US$ 6.373 millones), desde el 2002 no registra la inclusión de intereses moratorios y punitorios. Se excluyen los títulos elegibles de los Canjes 2005 y 2010, que no fueron presentados, pero que constituyen una innegable obligación de pago “reducido”, que tendría que integrar la Deuda Pública Nacional. El “riesgo argentino”, por su efecto adverso a través de todas las medidas fiscalistas, regulatorias, acentuadas desde Noviembre de 2011, hace reflexionar seriamente, si las Reservas Internacionales del BCRA (informadas US$ 46.804 millones)- que representan alrededor del 9 % del PIB – serán suficiente previsión para el normal funcionamiento del país. Y al respecto, no debemos olvidar que las Reservas Internacionales, que constituyen el respaldo de la moneda, son las que determinan el valor de tal moneda. Estas son realidades; no ilusiones.

En definitiva, por análisis elemental económico, se puede detectar claramente las falencias que existen en la definición y cálculo del monto de la Deuda Pública de nuestro país. Como síntesis, la financiación de su pago realizado en estos últimos años, debilitó las reservas de nuestra moneda; inmovilizó los activos intrasector público y afectó a toda la población por la inflación que originó por la elevada emisión monetaria consecuente.

¿Quieren algo más? El perfil de vencimientos hasta el año 2015 es de alrededor de 10.000 millones de dólares por año (un promedio de US$ 7.000 millones habrá que pagar en Dólares por vencimientos de capital e intereses; el saldo será “capitalizado” intrasector público), no incluyendo ningún tipo cancelación del financiamiento realizado por el BCRA, ni pagos de Valores vinculados al Crecimiento (U.V.C.)
¿Los funcionarios del Gobierno Nacional estarán al tanto de toda esta realidad o viven de ilusiones y se “auto engañan”, o van más allá y, evitan la verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.