domingo 29 de noviembre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

MALVINAS ARGENTINAS: Gran Bretaña mantendrá en nuestras Islas la presencia militar no quieren que se repita la historia de 1982

El equipamiento en las Malvinas es similar al que tienen las tropas británicas en Afganistán y al que tuvieron hasta hace poco en Irak. Aunque no se permite verlos, hay barcos de guerra, aviones y helicópteros. En la fortaleza de Mount Pleasant, ubicada a 60 kilómetros de Puerto Argentino, viven 2000 personas; de ellas, 1500 son soldados. Su jefe máximo, el brigadier Bill Aldridge, rechazó ayer, en una entrevista con LA NACION, una retirada militar de las islas.

«Si no estamos acá, es una invitación a que se repita la historia de 1982», dijo Aldridge, un militar que peleó en los Balcanes y que comandó misiones especiales en Afganistán e Irlanda del Norte.

Mount Pleasant fue levantada en 1985 para proteger a las Malvinas de un ataque como el de hace 30 años. Sin embargo, el jefe de la base reconoció que la Argentina «no es actualmente una amenaza militar, aunque podría serlo política o económicamente». Y justificó la permanencia de las tropas: «Debemos mantener las fuerzas aquí para garantizar la autodeterminación de los isleños. No podemos ignorar ninguna amenaza. Es mejor prevenir cualquier malentendido».

A pesar de que el mes próximo llegará a las Malvinas el moderno buque destructor HMS Dauntless, para el Reino Unido el Atlántico Sur no está militarizado, como denunció la presidenta Cristina Kirchner.

El argumento británico se respalda en las estadísticas más que en la lógica. «Desde el conflicto con la Argentina hasta la actualidad hay menos militares en la zona. En 1982 había entre 18.000 y 25.000, y ahora hay 1500. Y cada vez más civiles reemplazan a los soldados en algunas tareas», planteó el teniente coronel Andy Gardiner, otro jerárquico de Mount Pleasant.

Gardiner tomó nota de la entrevista de LA NACION con el jefe de la base. «Leo todo lo que publican. Una máquina me lo traduce y leo absolutamente todo», soltó sutilmente, como a modo de advertencia.

El patrullaje del HMS Dauntless fue considerado por Londres una tarea de «rutina». El gobernador isleño, Nigel Haywood, intentó minimizar el asunto y lo comparó con lo que uno hace cuando reemplaza la computadora por una más moderna. «Viene por otro barco, siempre hubo uno en la zona», explicó.

Aldridge informó que zarparán hacia aquí todavía más barcos y que la zona de vigilancia no serán únicamente las Malvinas, sino todo el Atlántico Sur, incluyendo el oeste de Africa y América latina. «Es defensa diplomática y se trata de una misión puramente pacífica», dijo.

Además, el jefe militar negó que el refuerzo de la flota haya sido resuelto por las amenazas de boicot comercial o por las últimas restricciones a barcos con bandera malvinense para atracar en determinados puertos de América del Sur.Fte.lanacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.