domingo 9 de mayo de 2021 🕒 00:47:04
El tiempo - Tutiempo.net

MALVINAS ARGENTINAS: Critica de oficialistas y opositores a un documento de intelectuales y periodistas

Aún no se presentó formalmente y ya desató una fuerte polémica el documento en el que un grupo de 17 intelectuales, constitucionalistas y periodistas reclama que el Gobierno revise su política sobre las islas Malvinas y considere la opinión y los intereses de los isleños.

El senador oficialista Daniel Filmus, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, criticó ayer esta postura. “Somos respetuosos de los valores y de la forma de vida de los malvinenses, pero está claro que los territorios fueron usurpados por los ingleses”, retrucó el legislador oficialista ante la iniciativa. En tanto, desde el Frente Amplio Progresista (FAP), Humberto Tumini dijo: “Toda esta argumentación esgrimida por dichos intelectuales va en la misma dirección que la que usan los propios británicos para saldar el diferendo: que resuelvan qué quieren hacer los habitantes de las islas”.

Con el título “Malvinas, una visión alternativa”, el documento de la polémica se presentará hoy y llevará las firmas de los intelectuales Beatriz Sarlo, Juan José Sebreli, Santiago Kovadloff, Rafael Filippelli, Emilio de Ipola, Vicente Palermo, Marcos Novaro y Eduardo Antón; de los periodistas Jorge Lanata, Gustavo Noriega y Pepe Eliaschev; de los historiadores Luis Alberto Romero e Hilda Sábato; de los constitucionalistas Daniel Sabsay, Roberto Gargarella y José Onaindia, y del ex diputado nacional Fernando Iglesias.

“Yo no veo cómo un país puede imponerle a un grupo de 3000 personas, cuyos ancestros están ahí desde hace 180 años, un gobierno, una soberanía y una ciudadanía que no desean”, reiteró Iglesias en declaraciones radiales. También Eliaschev ratificó su postura: “Los argentinos somos producto de la autodeterminación y ésta no puede ser válida para unos y no para otros”, insistió. Fte.lanacion

6 pensamientos sobre “MALVINAS ARGENTINAS: Critica de oficialistas y opositores a un documento de intelectuales y periodistas

  1. Sr. Fernando Iglesias, utilizando exactamente su mismo criterio:

    1) El Reino Unido *impuso* su soberanía y su gobierno a un territorio nuestro (las Malvinas), acompañado de la *deportación* de los pobladores argentinos (y extranjeros) que vivían allí pacíficamente, olvidados de todos. Ni siquiera se les dió a elegir entre seguir siendo argentinos o naturalizarse ingleses. Patada, y al mar. ¿Me sigue? ¿Estamos?

    2) La República Argentina desea, es cierto, recuperar su soberanía y ejercer su gobierno sobre las Islas Malvinas. También es cierto que, al menos hasta la fecha de hoy, la República Argentina deja *totalmente* en manos de los propios colonos kelpers la decisión de, si así lo desean, seguir siendo súbditos de la corona del Reino Unido, o de naturalizarse argentinos, o de optar por la doble nacionalidad (británica y la que se les cante, no necesariamente argentina, por ejemplo chilena o mongola, si así lo desean).

    3) En ningún momento, jamás, la República Argentina ha planteado que los colonos kelpers deban naturalizarse argentinos o volverse a su metrópoli. Ud. siendo ex-diputado debería saber esto mucho mejor que yo, simple ciudadano de 4a. Por lo tanto, cuando Ud. sugiere que es la voluntad de la República Argentina de “imponer” su ciudadanía a los colonos kelpers, Ud. *miente*, y *descaradamente*, y Ud. lo sabe y nosotros, ciudadanos, también lo sabemos.

    4) Aún 300.000 Anglo-Argentinos viven (más bien felizmente) en el territorio continental de la República Argentina en 2012, algunos desde hace 7 generaciones. Muchos siguen teniendo la doble nacionalidad (argentina y británica), y entre ellos hay mcuhos que declaran sentirse más ingleses que argentinos (como es su perfecto derecho). Con los colonos kelpers manteniendo su nacionalidad británica, será exactamente lo mismo.

    5) Parece que Ud. no sabe contar la gente:

    5A) Ud. dice que la población de las Islas Malvinas está formada por 3.000 personas (3.140 según Google), cuyos ancestros “están ahí desde hace 180 años”. De ese total, Ud. debe retirar los *1.000 a 2.000 soldados y personal militar de apoyo* (cocineros, administrativos, etc.) que el ocupante británico mantiene estacionados en nuestro territorio.

    Tomando la cifra más baja, nos quedan: 3.140 – 1.000 = *2.140* civiles. ¿Me sigue? ¿Estamos?

    5B) De estos 2.140 civiles, sólo el 61% (según Google) pueden ser considerarados como *auténticos colonos* con varias generaciones a sus espaldas; lo que nos da (61 x 2.140)/100 = *1.305* civiles. Estas son los *auténticos colonos kelpers*.

    5C) El resto (39%), se reparten en:

    5C1) 29.3% súbditos británicos (nacidos fuera de las Islas Malvinas y llegados a éstas a partir de 1982 [no antes], según el deterioro de las condiciones de vida en Inglaterra, y con vocación más bien de regresar a Inglaterra después de un tiempo),
    5C2) 6.5% de chilenos,
    5C3) 2.6% de otros latinos, y
    5C4) 0.6% de japoneses.
    Por lo tanto, son *precisamente 1.305 colonos kelpers* de nacionalidad británica (y no “3.000” como dice o, mejor dicho, *miente* Ud.) aquellos que, *eventualmente*, tendrían algo de interés en naturalizarse argentinos, conservando o no (según deseen) su actual nacionalidad británica.

    5D) Es administrativamente *imposible* que los 1.000 a 2.000 *soldados* o personal militar británico puedan tener al mismo tiempo la nacionalidad de cualquier otro país (según la legislación británica en vigor).

    5E) Entre ambas categorías (auténticos colonos kelpers y personal militar); los civiles que quedan (“ingleses”, chilenos, japoneses y otros) podrán naturalizarse argentinos si así lo desean; nadie se los va a impedir ni imponer, *como tampoco a ningún extranjero establecido en el territorio continental de la República Argentina se le impone nuestra nacionalidad*. Si la quieren, bien; y si no, también. Que cada palo aguante su vela.

    6) Siguiendo Sr. Fernando Iglesias con su mismo “razonamiento” erróneo, bastaría con que en el territorio de la República Argentina se junte un grupo de personas y voten en favor de su autonomía o independencia territorial para que la República Argentina tuviera que reconocerlos. Podríamos imaginar así, al lado de una Araucania, una Germania Rioplatense, una Galicia Bonaerense, un Israel Mesopotámico y así de delirio en delirio hasta que no quede nadie.

    Le hago saber, dada su aparente ignorancia en la materia, que el Reino Unido *jamás* permitió a los pueblos por él conquistados el ejercicio pacífico de su derecho a la autodeterminación o independencia: siempre hizo falta al menos una guerra o revuelta (muy a menudo, muchas). La única excepción fueron las colonias mayoritariamente blancas y británicas del Canadá, Australia y Nueva Zelandia, y la del Africa del Sur (en la que sólo los colonos blancos tuvieron el derecho de votar). Contrariamente a lo que Ud. propone en filigranas, la mayoría de nuestros compatriotas (yo incluido) no deseamos darles a los colonos británicos el derecho a la autodeterminación que durante tantos siglos ellos le negaron a otros pueblos (en el caso de Irlanda, desde el 1 de Mayo de 1169, fecha de la invasión anglo-normanda de Richard de Clare, 843 años continuos de opresión británica en Irlanda : “say no more”).

    Atentamente,
    Damián Dell’Amico

  2. La vergüenza es algo que Sarlo, Lanata y cía. han perdido hace rato. Lo nuevo es que además perdieron la brújula; parecen no haber entendido la historia del país ni el juego de los ingleses.
    Considerar intelectuales a esta gente es des proporcionado. Con chantas alcanzaría, o quizá oportunistas sería lo justo.

  3. @ Maximiliano Tobar:

    Muchas gracias, *compatriota*, por tu respuesta a mi comentario (lástima que no me dejan responderte directamente a vos y tengo que hacerlo como si me respondiera a mí mismo).

    Estoy, como vos y como todos los argentinos honrados, *asqueado* por esta repentina aparición de vendepatrias, que tan funcionales son y tan bien les vienen a los intereses del ocupante británico. Una cosa es hacerle oposición al gobierno de turno y otra cosa muy distinta es servirse de la *CAUSA SAGRADA* que es Malvinas para su propia agenda politiquera barata (sea quien sea, tanto el gobierno como la oposición). ¡¡¡CON MALVINAS NO SE JODE!!!

    Te saludo atentamente,

    DDA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.