jueves 29 de octubre de 2020
El tiempo - Tutiempo.net
RADIO EN VIVO

ECONOMIA: Estrategia para evitar que desaparezcan las reservas internacionales

ARTICULO PRODUCIDO POR EL DR RODOLFO ROSSI EX PRESIDENTE DEL BCRA PARA EL MULTIMEDIOS PRISMA.
Entre el 1° de Enero de 2007 y el 30 de Junio de 2011, la acumulación de divisas del Sector Privado fue de US$ 67.304 millones, importe que representa el 140,8 % del total de las Reservas del BCRA existentes al 21 de Octubre de 2011 (US$ 47.804 millones). Una estimación prudente para el 2° semestre del corriente año, es la continuidad de una compra neta de divisas por el Sector Privado al BCRA, por un importe no menor a US$ 10.000 millones, importe similar a lo efectivizado en el 1° semestre del 2011. Esta situación de fuerte desequilibrio en el nivel de reservas, con repercusión en toda la política monetaria (Medios de Pagos, Depósitos totales, tasa de interés, etc..) es poco sostenible.
Frente a tal realidad – que fue admitida e incluso, alentada políticamente – como un estímulo al consumo como base del crecimiento – inmediatamente después de las definitorias elecciones del 23 de Octubre pasado, determinó que el Gobierno Nacional retomara la iniciativa financiera-cambiaria, para evitar las evidentes serias consecuencias de la caída de las reservas internacionales del BCRA, sin siquiera disponer de la posibilidad contingente de obtener crédito internacional, por la situación irregular que aun presenta el país, en referencia al pleno cumplimiento de sus obligaciones externas. 
Fue así, que de repente, se estableció que las compañías petroleras y las mineras debían comenzar a liquidar el 100 % de las divisas, de sus exportaciones, en Argentina. Hasta ese momento, solo debían vender en el país el 30 %, privilegio concedido en el año 2004.También se ordenó que las Compañías aseguradoras deberán repatriar sus inversiones en el exterior, en un periodo de 50 días. A su vez, el BCRA dispuso que los no residentes deberán registrar el ingreso de capitales en el mercado local de cambios, cuando compren activos locales. Además, se obliga a quienes adquieran activos en el exterior por más de US$ 250.000 anuales, a justificar el origen de los fondos. También se determinó, que a partir del lunes 31 de Octubre de 2011, todo aquel que adquiera divisas deberá ser autorizado en  tiempo real (mismo momento), por la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), que controlará por vía informática, si el comprador cuenta con los suficientes ingresos declarados y otros antecedentes. 
La exteriorización espontánea de tales requerimientos, por parte de la autoridad pública, determina la necesidad de realizar algunas reflexiones, especialmente, en lo referido a la habilitación o no al sector privado, para la compra y acumulación de divisas.
Parecería razonable, que aquel que demande divisas al tipo de cambio administrado por el BCRA, tenga la supervisión de la AFIP, para su habilitación o no, de acuerdo con su cumplimiento. Ello constituiría una norma republicana indiscutible.Pero, también recíprocamente, la Administración Pública debería proveer a los ciudadanos de una estabilidad económica real (precios), para que la gente pueda ahorrar en la moneda nacional ($), sin sufrir la “licuación” de su capital. Actualmente, el crecimiento interanual de los Medios de Pagos es del 30,1 % (la Base Monetaria tuvo un crecimiento anual del 34,6 %, al 21/10/2011), lo que hace suponer que la acumulación de ahorro en Pesos (P) está sufriendo y sufrirá un deterioro patrimonial. 
Lo real y prominente es, que la “falla” en la pérdida de Reservas Internacionales, está en el desequilibrio fiscal y en la financiación con emisión monetaria, que es la causante de la inflación. Rigurosamente, el inversor al comprar Dólares, está requiriendo una cobertura de su patrimonio, que no la tiene con los intereses pasivos que recibe por sus colocaciones en Pesos. 
Lamentablemente, los mayores controles atraerán la existencia de un “mercado cambiario paralelo”, con un precio, obviamente, superior al precio de venta del BCRA, constituyéndose, la diferencia en un subsidio para el “habilitado” adquirente de Dólares. También, seguramente, los precios generales de la economía argentina, se irán ajustando al valor del “dólar real”, no administrado por el Banco Central.
¿Qué alternativa tiene el ahorrista, que solo busca la protección de su capital? En el mercado de valores, el Bono Parp., indexado por Cer, tiene un valor de paridad del 28,6 %, lo que refleja la carencia de transparencia de las estadísticas oficiales sobre precios.
La Economía, finalmente, es  prevaleciente del dispendio que puede hacer la política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.