lunes 25 de octubre de 2021 🕒 22:45:22
El tiempo - Tutiempo.net

NARCOTRAFICO: Angie Sanclemente Valencia hoy comenzó a ser juzgada y dijo «vine a la Argentina a casarme no a delinquir»

La modelo colombiana Angie Sanclemente Valencia, quien comenzó a ser juzgada hoy por intento de contrabando de drogas a España, aseguró que no es una narcotraficante y que se mantuvo prófuga casi ocho meses porque sus defensores la asustaron con lo que podía ocurrirle en prisión.
«No vine acá a delinquir, no soy ninguna narcotraficante. Nunca pensé que Nico (en alusión a su novio, también imputado en el caso) se pudiera meter en cosas raras, lo único que hice fue hacer unas llamadas», expresó la joven ante el Tribunal Oral en lo Penal Económico 3, que hoy dio inicio al debate contra ella y otros cinco imputados.
Además de la modelo, son juzgados su novio, Nicolás Gualco (25); el tío de éste, Daniel Monroy (46); Gustavo Páez (23), un venezolano supuesto socio de Gualco; María Noel López Iglesias (21), cuya detención con droga en Ezeiza llevó a la captura de los demás; y Ariel Letizia, novio de ésta y «arrepentido» del caso.
Vestida con jeans ajustados, remera blanca y muy maquillada, Angie (31) contó que en diciembre de 2009 llegó al país procedente de México porque Gualco le había pedido casamiento en octubre y ella decidió viajar para conocer a su familia.

«Yo no soy modelo, soy actriz y estaba trabajando en Televisa cuando llegué a la Argentina. Tenía un contrato allá y tenía que volver por compromisos», enfatizó la acusada, que a poco de empezar a declarar comenzó a llorar.

Sentada junto a su novio, con quien todo el tiempo se sonreían, dijo que primero conoció a Monroy y a su esposa, y que si bien en principio le parecieron «gente buena», luego se dio cuenta de que le robaron su portadocumentos como para tenerla «agarrada de algo».

Al poco tiempo de estar aquí, dijo que empezó a notar a Gualco «raro y nervioso» y que cuando le preguntó si estaba en algo ilegal, se enteró de que al venezolano Páez lo habían detenido.

Entonces, explicó a los jueces que su novio le pasó una especie de «guión» y le pidió que hiciera un par de llamadas diciendo determinadas cosas porque él tenía su teléfono intervenido y pensaba que había una orden de captura en su contra.

«Yo no podía dejarlo solo, darle la espalda, entonces accedí», trató de justificarse la modelo, quien afirmó que cuando le preguntaba a Gualco qué sucedía, él no le contestaba con el pretexto de que la estaba resguardando.

Gualco, por su parte, admitió que conseguía chicas para enviar cocaína a Europa pero desvinculó a su novia y dijo que sólo le pidió realizar una llamada cuando era buscado por la Justicia.

Explicó que esa comunicación fue mantenida con su tío, Daniel Monroy, quien tenía vínculos con el narcotráfico en México, y que ella no sabía que él estaba relacionado con el envío de drogas hasta que lo detuvieron.

Al respecto, Sanclemente Valencia recordó que cuando a Gualco lo apresaron en Mar del Plata, su ciudad de origen, ella pensaba «que había estafado a alguien, no que andaba metido en drogas» y cuando comenzó a averiguar, se enteró de que también habían ordenado detenerla y por eso se fugó.
«(El ex juez y su primer abogado, Guillermo) Tiscornia me ofreció salir caminando de la Argentina y yo no lo hice. Cuando estuve prófuga, hubo días que pasé hambre y me acusaban de reina de narcos», dijo la joven, quien habló 45 minutos ante los jueces Luis Imas, Horacio Artabe y Karina Perilli. También dijo, entre sollozos, que otro abogado la asustó con que en la cárcel la iban «a violar y rapar la cabeza» y que por eso se mantuvo prófuga.

Tanto Sanclemente Valencia como el resto de los imputados están acusados del delito de «contrabando de exportación de estupefacientes en grado de tentativa», pero sólo ella, su novio y Páez están presos, ya que al resto se les dio la excarcelación.
Hay una séptima imputada, Micaela Sansalone (21), pero está acusada por tenencia y entrega de estupefacientes.

El caso comenzó a investigarse cuando López Iglesias fue detenida en diciembre de 2009 en el aeropuerto de Ezeiza con 55 kilos de cocaína que pretendía contrabandear a México.

La joven estaba, supuestamente, acompañada por Páez, en tanto que poco después el resto de la banda fue detenido en el barrio porteño de Núñez y en Mar del Plata.

Según la causa, la modelo colombiana llegó a la Argentina el 7 de diciembre de 2009 con el objetivo montar una gran organización para traficar cocaína desde la Argentina hacia Europa, vía Cancún.

Tras mantenerse prófuga cinco meses, quedó detenida el 26 de mayo de 2010 cuando estaba escondida en un hostel y había cambiado su fisonomía.Fte.clarin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.