lunes 24 de junio de 2024 22:58:15

EL BLOQUEO DEL SINDICATO DE ALIMENTOS POR 48 HORAS PODRÍA AFECTAR LA DISTRIBUCIÓN

La medida fue iniciada esta madrugada por la Federación de Trabajadores de Industrias de la Alimentación, en reclamo de aumentos salariales. Impide la entrada y salida de camiones de las plantas. Hay negociaciones de último momento para resolver el conflicto

La distribución de alimentos podría quedar afectada en todo el país por un bloqueo de 48 horas en las fábricas del sector, que fue iniciado esta madrugada por la Federación Trabajadores de Industrias de la Alimentación (FTIA) que conduce Héctor Morcillo, ante el fracaso de las negociaciones salariales con las cámaras empresariales. El plan de lucha comenzó este miércoles con paros de 2 horas por turno, sigue con los bloqueos en las empresas y continuará desde el lunes próximo con otras medidas por definir.

Ante la tensión que provocan las protestas extorsivas del sindicato, la Secretaría de Trabajo convocó de urgencia a una audiencia que se está realizando en este momento en las dependencias oficiales de la avenida Callao 113, con la participación de funcionarios, empresarios y dirigentes gremiales.

De esta forma, otro gremio importante aplica los bloqueos a las empresas, que son casi el sello distintivo del Sindicato de Camioneros, en momentos en que el Senado debatirá la inclusión en la Ley Bases de un artículo que penaliza esas protestas al considerarlas como justa causa para los despidos.

Los bloqueos del Sindicato de Alimentación son parte de un plan de lucha por el fracaso de las paritarias
Morcillo explicó a Infobae que no es la primera vez que la FTIA dispone bloqueos a las empresas alimentarias como medidas de fuerza y desestimó que hayan imitado la metodología de protesta que generalizó Camioneros: “Más que algo relacionado con los Moyano, (las empresas) aumentaron los precios como locos, no los bajan, ahora cae la demanda y nos quieren aplicar el ajuste a nosotros con menos salario y menos horas de trabajo. Bueno, entonces no van a sacar mercadería”.

De todas formas, el sindicalista consideró que los bloqueos “no provocarán mucho problemas de abastecimiento porque hay bastante mercadería en stock” en los supermercados y en los comercios, aunque admitió que puede haber problemas “puntuales” en algunos casos.

Voceros de la empresa Mondelez, por ejemplo, aseguraron que “en la planta Pacheco, en Tigre, hay bloqueos de portones, pero se trabaja normalmente en la planta”.
Cuando se le consultó acerca de la utilización de una protesta como los bloqueos a las empresas, que algunos fallos judiciales consideraron un delito, Morcillo contestó: “Está en el marco del plan de lucha. Ayer (por el miércoles) fue el paro, hoy y mañana va a tener esta modalidad de protesta frente a los portones de las fábricas y el lunes veremos cómo continuamos”.

El líder de FTIA afirmó que las medidas de fuerza se adoptaron ante la falta de respuesta empresarial al reclamo de un aumento equiparable a la inflación en el inicio de la paritaria 2024, que se produjo en mayo. “No nos ofrecen nada, menos de la mitad de la inflación proyectada para mayo -dijo-. La gran discusión fue si era un acuerdo trimestral o mensual. Ellos (las cámaras) optaron por un acuerdo mensual, pero cuando empezamos a hablar de los números, ni siquiera se acercan a los índices de inflación. Así que esto originó el conflicto. Más de un mes de negociación y no pasó nada”.

Una planta de Arcor, bloqueada por los activistas sindicales
“Estamos pidiendo un aumento por encima de la inflación -destacó- porque por más que vos recuperes nominalmente en un acuerdo anual y termines por arriba de la inflación, el poder de compra se te va licuando. La última paritaria cerró con valores por encima de la inflación, pero ahora, cuando discutimos el aumento de mayo, queremos la inflación proyectada y algo más porque el trabajador que recién ingresa, con los valores de hoy, termina un 30% debajo de los niveles de pobreza”.

Para Morcillo, las empresas del sector alimenticio tiene margen para otorgar un aumento como el que reclama el sindicato porque fueron “las que más remarcaron y no bajaron los precios” y puntualizó: “Remarcaron a un dólar de 1600 o 1800 pesos, pero, sin embargo, cuando se estabilizó en 1000 no bajaron los precios, como se lo reconocieron al propio ministro de Economía”.