martes 28 de mayo de 2024 17:57:49

EL MERCADO ANTICIPA SI EL BCRA SEGUIRÁ BAJANDO LA TASA Y SE HUNDIRÁ TODAVÍA MÁS EL PLAZO FIJO

El Banco Central recortó la tasa al 50% y las entidades financieras no tardaron en reaccionar. ¿Qué pasará si el escenario de desinflación continúa?

Hace unos días, el Banco Central (BCRA) bajó la tasa de política monetaria en otros 10 puntos porcentuales y la ubicó en el 50% nominal anual (TNA). Es la tercera vez en menos de un mes que la recorta y la quinta en la gestión de Santiago Bausili al mando del regulador financiero.

Como era de esperar, los bancos ajustaron los rendimientos del plazo fijo tradicional en consecuencia, pero algunos lo ubicaron muy por debajo del nivel del Central y eso podría estar anticipando una nueva caída en la tasa hacia adelante.

Así lo plantea el analista de negocios y gurú financiero Salvador Di Stefano cuando señala que “muchos bancos están ofreciendo una tasa muy por dejo de la del BCRA y lo hacen sobre todo para aquellos ahorristas que deciden poner un plazo fijo tradicional a 90 días, por ejemplo”. Y es que algunos bancos de primera línea están pagando 40% anual por ese tipo de inversión, algo llamativo con una tasa de política monetaria del 60%.

Sin embargo, una fuente del sector bancario plantea que “parece lógica esta conducta a 90 días porque indica que los bancos ven una baja de la inflación y la subsiguiente caída de tasas”. Así, sostiene que, lo que esperan las entidades es que el Gobierno siga logrando desacelerar la inflación y ese índice monetario vaya recortándose a la par.

Por otro lado, en otra entidad bancaria la percepción es que “el Gobierno va a lograr desacelerar la inflación y la podría llevar a alrededor del 4% a fin de año, o menos” y, en ese contexto, esperan que la tasa empate con ese indicador, cuanto menos, o quede, idealmente, real positiva. Aunque, también muchos están algo sorprendidos en el sector financiero por el fuerte nivel de baja de tasas, que ven como muy rápido respecto de las expectativas que tenían.

En este sentido, el director de contenidos de TMG, Jorge Compagniucci, analiza que “esta baja de tasas está acorde a la secuencia descendente implementada por el Central y en dónde el sistema bancario mantiene su rentabilidad, o incluso la aumenta en algunos casos, ofreciendo una menor tasa a sus ahorristas”.

El BCRA definió que la nueva TNA para plazos fijos será del 50% y no descarta tomar medidas similares en el corto plazo.
¿Más ganancias para los bancos?
Así, para este analista, este comportamiento de las entidades “no es anticipador de menos inflación”, sino que, “simplemente, muestra una fotografía de cómo se encuentra hoy el sistema financiero”.

Según la visión de Compagniucci, esta dinámica “no se trasladará en el tiempo porque el Gobierno no se especializa en ciclos económicos financieros mundiales”. Señala que, desde la semana entrante, una nueva secuencia de derrumbe de mercados mundiales emergentes acelerará una salida alcista del dólar en el mundo emergente hasta por lo menos junio del año próximo.

Esto está en línea con lo que advirtió recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI) respecto de la política de tasas de Estados Unidos. “Es un problema mucho más grave para los países donde el impacto de las altas tasas de interés en Estados Unidos es más profundo: en muchas economías de mercado emergentes”, señaló Kristalina Georgieva, directora gerente del organismo en una entrevista con ‘CNBC’.

Ante esa amenaza, dese TMG, consideran que la inflación en Argentina debería encontrar una desaceleración de su ritmo creciente entre mayo y junio. Compagniucci espera que, “con un gobierno proclive a la dolarización de tarifas, esa salida del dólar le ponga un piso a la inflación”. Es decir que ese shock externo, que debería aparecer próximos días o semanas, será el culpable de que las tasas en encuentren un piso en nuestro país, explica.

No obstante, para el economista Federico Zirulnik, del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), “es esperable que el Gobierno siga con el sendero de tasas negativas porque el objetivo es continuar licuando los pesos de la economía”.

Considera que, si bien a medida que baja la inflación, el margen para mantener ese camino es menor, van a seguir exprimiendo esa estrategia lo más que puedan. Y es que señala que la nueva gestión “tiene varias anclas inflacionarias para el plan económico de Milei-Caputo y una es la monetaria, con esta tasa negativa”.

El mismo ministro de Economía Luis Caputo destacó recientemente, durante una conferencia organizada por la Fundación Mediterránea, que continuar el sendero de baja de tasas de interés es uno de los objetivos del Gobierno.

En un sentido similar apunta el economista Federico Glustein cuando sostiene que “lo más probable es que haya una baja de tasas acorde a los objetivos monetarios y macroeconómicos, junto al descenso inflacionario y la idea de que el crédito vaya a parar al sector productivo”.

Sin embargo, duda de que haya una nueva baja en mayo, dado que se puede complejizar el frente externo si la liquidación no es la esperada. Así, considera que, si bien es esperable que la tasa esté en al 3% mensual para mitad de año, con probabilidad de seguir bajando en el tiempo, no es seguro cuándo llegará un nuevo ajuste, si en mayo o en junio recién.

Con todo, los analistas interpretan la reacción de los bancos a la última baja de tasas que aplicó el BCRA y no descartan que estén anticipando nuevos recortes, aunque también muchos lo ven como una búsqueda de ganancias.