miércoles 29 de mayo de 2024 06:10:13

EL GOBIERNO PONE SUS FICHAS EN CINCO GOBERNADORES PARA LOGRAR LA SANCIÓN DE LA LEY BASES EN EL SENADO

En el oficialismo se muestran confiados en que la mayoría de los mandatarios provinciales “instará” al apoyo del proyecto y del paquete fiscal; las cuentas siguen siendo muy ajustadas en la Cámara alta

Con la media sanción del proyecto de ley Bases en Diputados, ya todas las miradas están puestas en el Senado, donde La Libertad Avanza (LLA) cuenta con siete legisladores. Si los gobernadores jugaron un papel clave en el paso por la Cámara baja, ahora su importancia se acrecienta. En este segundo tiempo del partido, desde el oficialismo tienen especial atención puesta en cinco de ellos: Claudio Vidal, de Santa Cruz; Rolando Figueroa de Neuquén; Alberto Weretilneck, de Río Negro; Hugo Passalacqua de Misiones y Gerardo Zamora, de Santiago del Estero.

Con todos ellos ya hay líneas tendidas. El ministro del Interior, Guillermo Francos -el principal interlocutor de la Casa Rosada con los mandatarios-, se mostró confiado en que los gobernadores “instarán” a que la norma se apruebe en el Senado y ratificó que ya vienen hablando con ellos y con algunos jefes de bloques. El martes la vicepresidenta Victoria Villarruel y “el jefe” Karina Milei almorzaron para aceitar la estrategia a seguir.

Los números en la Cámara alta son muy ajustados. El kirchnerismo tiene 33 votos; y con 37 se puede rechazar el proyecto. Además, si los senadores cambian “una coma” la iniciativa debe volver a Diputados.

De la consulta a algunos gobernadores, es claro que ahora varios esperan algunos “gestos” a cambio del apoyo para la media sanción en Diputados. Por ejemplo, que se reinicie el flujo de transferencias de Anses para las cajas de jubilaciones provinciales no transferidas y que recomiencen obras públicas claves que ya estaban en ejecución. Que se restituya Ganancias les dará algo de oxígeno. El mes pasado, las transferencias automáticas de la Nación cayeron 20,6% real y acumulan una baja del 19,2% real al primer cuatrimestre, según Politikon Chaco.

Desde las provincias admiten que no se puede traspolar la influencia de los gobernadores en Diputados al Senado. Por ejemplo, Catamarca -administrada por Raúl Jalil, un peronista “dialoguista” y colaborador con la Rosada- cuenta con tres bancas, pero de los dos del Frente Popular, el gobernador no tiene ascendencia directa sobre Lucía Corpacci. Aunque en declaraciones a Radio Rivadavia dejó entrever que la legisladora apoyaría, no hay nada seguro.

Algo similar sucede en Tucumán, donde Osvaldo Jaldo viene militando la iniciativa. Su antecesor -con quien tiene una relación con tensiones- Juan Manzur es senador junto a Beatriz Ávila y Sandra Mendoza, sobre las que están puestas las esperanzas de un voto afirmativo.

Alejandra Vigo, senadora de Hacemos por Córdoba, acompañará en general. Ya en Diputado, votaron a favor de todo el proyecto los cuatro que responden a Martín Llaryora y lo hizo en contra Natalia de la Sota.

Santiago del Estero tiene tres bancas que responden a Zamora. Francos se reunió con él la semana pasada y hubo “buen diálogo”, pero no se llevó promesas. Ante la consulta de este diario, tampoco dieron definiciones desde la Provincia: “Ya se verá”.

Dos son los senadores del misionero Frente Renovador de la Concordia, Carlos Arce y Sonia Rojas Decut. El antecedente es que se abstuvieron en la votación del DNU. Francos y Eduardo “Lule” Menem estuvieron directamente con el siempre influyente Carlos Rovira y Passalaqua, pero tampoco se llevaron nada definitivo. Es otro distrito que espera algún “indicio” en términos de fondos restringidos.

Los seis votos en el Senado que tienen Neuquén, Río Negro y Santa Cruz son cruciales. De las tres bancas de Río Negro, solo la de Mónica Silva es del mismo color político que Weretilneck; rechazó el DNU. La expectativa de Interior es que, en el caso del proyecto de ley, habrá apoyo.

En Santa Cruz, la situación es similar. Alicia Kirchner votará en contra y el oficialismo libertario necesita del acompañamiento de los otros dos, Natalia Gadano y José Carambia, que responden al gobernador Vidal, con quien deben tratar de llegar a un acuerdo. Es un mandatario “díscolo” en términos de la Rosada.

De Neuquén esperan que Figueroa convenza a Lucía Crexell; la senadora votó en contra el DNU. El punto más conflictivo con los patagónicos es el regreso de ganancias; los diputados de la región no avalaron se punto en Diputados.