sábado 13 de abril de 2024 12:47:26

EL SECRETARIO ADJUNTO DE CAMIONEROS PABLO MOYANO ANUNCIÓ QUE EN LOS PRÓXIMOS DÍAS DEFINIRÁN NUEVAS MEDIDAS DE FUERZA CONTRA EL GOBIERNO

El líder sindical dijo que todavía no se definió las formas en las que se manifestarán

Pablo Moyano, secretario general adjunto de Camioneros e integrante de la Confederación General del Trabajo (CGT), afirmó que en los próximos días se anunciaría un paro general o una gran marcha. El objetivo de estas medidas sería oponerse a las políticas económicas del gobierno de Javier Milei.

Si bien existe un consenso sobre si deben actuar o no, Pablo Moyano comentó que existen diferencias internas sobre cual ha de ser el modo de actuar. «Hay compañeros que estamos a favor de un paro nacional y hay compañeros que están a favor de estar en la calle«, expresó el dirigente sindical.

«En los próximos días vamos a anunciar un paro general o una gran marcha como están planteando algunos compañeros. Algo tenemos que hacer. O movilizar cuando el día que se trate nuevamente la ley ómnibus o la porquería del DNU para rechazarlo en la calle», añadió.

Días atrás, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), la asociación sindical de los empleados estatales, ya había definido una entrada masiva y pacifica a las oficinas y ministerios públicos para oponerse a los despidos masivos anunciados por el gobierno. Estas entradas tendrían lugar el miércoles 3 de abril, justo después del fin de semana largo de Pascua y del Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas.

70.000 nuevos despidos
Hace algunas semanas, el presidente Javier Milei anunció que continuaría con la revisión y cese de miles de contratos estatales para reducir el gasto público. Las fuertes declaración fueron en el marco del cierre de la primera jornada del Foro Económico Internacional de las Américas, y según el mandatario se pondrían fin a 70.000 puestos.

Los dichos del presidente fueron luego esclarecidos por el vocero presidencial, Manuel Adorni, que intentó corregir las declaraciones del presidente al explicar que los 70.000 contratos a los que hacía referencia serían revisados, no necesariamente terminados.